YPF, de todos otra vez

Tras una intenso debate, la cámara de Diputados convirtió en ley la expropiación de YPF con 208 votos a favor y 32 en contra. Afuera, en la Plaza de los dos Congresos, una delegación de la CTA festejó junto a centenares de organizaciones la recuperación de la soberanía de nuestro país.

La CTA festejó frente al Congreso

Tras una intenso debate, la cámara de Diputados convirtió en ley la expropiación de YPF con 208 votos a favor y 32 en contra. Afuera, en la Plaza de los dos Congresos, una delegación de la CTA festejó junto a centenares de organizaciones la recuperación de la soberanía de nuestro país.

Desde muy temprano, militantes de diversas agrupaciones fueron llegando a la Plaza de los dos Congresos para esperar con paciencia la votación de la Cámara de Diputados de la ley de expropiación de YPF.

La CTA participó de esta jornada histórica. Por eso, la Central estuvo dentro y fuera del Congreso. Por la tarde una delegación llegó con sus banderas y se instaló muy cerca del escenario que se montó de espaldas a la entrada principal del palacio legislativo. Mientras el secretario general de la central, Hugo Yasky, junto al secretario adjunto Pedro Wasiejko, el coordinador general Gustavo Rollandi, el secretario de la CTA Provincia de Buenos Aires y titular de SUTEBA, Roberto Baradel, y el dirigente Luis D’ Elia, entre otros, siguían el debate desde los palcos de la Cámara. Allí también el clima era de fiesta.

Al respecto, Yasky sostuvo en su discurso: "Recuperar YPF significa empezar a recuperar plenamente la condición de nación porque no hay nación sin proyecto popular. Lo que hubo en la Argentina hasta antes de que empezáramos a recuperar el terreno que nos habían robado con las políticas del neoliberalismo era una republiqueta desarticulada que podía ser exhibida como un muñeco de trapo entre los trofeos del fondo monetario internacional".

También afirmó que: "Las tristes épocas en que nos ponían como el mejor alumno. Recuperar la llave maestra que para cualquier economía significa adueñarse de las decisiones del terreno energético es además de un enorme avance hacia una economía nacional planificada. Y es también un profundo cambio cultural que pone a salvo a las generaciones jóvenes de las mentiras del consenso de Washington en eso que muchas generaciones pensaban que lo privado era mejor que lo público y que el mercado era lo que inevitablemente venía a remplazar al Estado. Esa era la posmodernidad que imaginaron los neoliberales. Hoy estamos más cerca de la patria grande", apuntó el dirigente ceteatista.

El momento de mayor algarabía se vivió cuando el titular de la Cámara, Julián Domínguez dio concluida la votación con la palabra: "afirmativo". De esta manera el Congreso acordaba que se declare de utilidad pública y sujeto a expropiación el 51 por ciento del patrimonio de YPF Sociedad Anónima.

Minutos después, los dirigentes de la CTA se sumaron al festejo de los militantes que estaban en la Plaza y compartieron el escenario con el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, el jefe de gabinete, Juan Manuel Abal Medina, la ministra de Desarrollo Social, Alicia Krichner y muchos otros legisladores y referentes políticos.

Ese acto, para Yasky fue "un momento en el que se pudo dar rienda suelta a la alegría y expresar además la adhesión de nuestro pueblo a la recuperación de YPF, algo que nos pone frente a un hecho que marca claramente el cambio de época que estamos protagonizando. Ya no se puede hacer un relato de este paso de reivindicación de la soberanía energética si no se parte del punto que marcaron la lucha de los trabajadores de YPF, que en la soledad de los ’90 intentaron poner freno al proceso de entrega del gobierno menemista. Quizá lo único que faltó en los importantes alegatos que se escucharon en este Congreso de la Nación fue realizar un justo homenaje a esos héroes anónimos de la resistencia social que si bien no pudieron frenar el proceso de entrega, sin lugar a duda dejaron sus huellas digitales de manera que ellos son parte también de la recuperación que estamos celebrando".

Con la nueva ley, el estado recupera el 51 por ciento del paquete accionario de la empresa y además se declara de utilidad pública el autoabastecimiento de hidrocarburos. Este proyecto fue enviado a la Cámara por la presidenta de la Nación. Contó con el apoyo de 208 diputados, 32 votaron en contra y 5 se abstuvieron.