Yasky: "Siempre fue así: ellos fugan, nosotros pagamos"

Los gremios que suscribieron el documento del 30 de marzo “Paz, Pan y Trabajo. Que la deuda no la paguen los de abajo” debaten en el Senado de la Nación el proyecto de Ley que propone pagar la deuda externa con los capitales fugados al exterior que no fueron declarados.

La iniciativa, que busca crear un “Fondo Nacional para la cancelación de la deuda con el FMI” y lleva la firma de la mayoría del bloque del Frente de Todxs, coincide con el planteo de los sindicatos acerca de quiénes deben soportar el costo de la deuda contraída por la gestión de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional: “Que paguen los cien agentes que sabemos que fugaron 24.679 millones de dólares. Que los organismos de control fijen la mirada e investiguen a quienes tienen activos no declarados en el exterior y que paguen los que tienen que pagar”.

Por la CTA de les Trabajadorxs estuvieron presentes Hugo Yasky, secretario general y diputado nacional; Pablo Carro, secretario general de CTA Córdoba y diputado nacional; Carlos de Feo, secretario general de CONADU; Carlos Girotti, secretario de Comunicación de la CTA; Yamile Socolovsky, secretaria de Formación, Investigación, Proyectos y Estadísticas de la CTA; Agustina Panissa, secretaria general adjunta de ATE Capital; Edgardo Llano, secretario general adjunto de la CTA y secretario general de la Asociación del Personal Aeronáutico; Claudio Marín, secretario general adjunto de Foetra; y Gustavo Rollandi, secretario de Organización de la CTA.

También estuvieron presentes Pablo Moyano (Camioneros), Sergio Palazzo (Bancarios-CFT), Carla Gaudensi (SiPreBA y FATPREN), Ricardo Peidró (CTA-A), Héctor Amichetti (Gráficos-CFT), Omar Plaini (Canillitas), Vanesa Siley (SITRAJU-CFT), Walter Correa (Curtidores-CFT), Francisco Manrique (SMATA), Carlos Minucci (APSEE-CFT), entre otrxs.

Intervención de Hugo Yasky, secretario general de la CTA y diputado nacional

Buen día, primero agradecer a las compañeras y compañeros del Senado por la posibilidad de estar acá. Estamos representados un espectro muy amplio del movimiento sindical de la Argentina.
El 30 de marzo, cuando se cumplieron 40 años de la marcha Paz, Pan y Trabajo, que en el año 1982, marcó un momento histórico para el movimiento obrero, que veníamos de lo que ya conocemos. Desde la reafiliación compulsiva que fue un hecho histórico. Los trabajadores se reafiliaron y mostraron su voluntad de seguir teniendo la pertenencia a los sindicatos hasta esa marcha toda una serie de luchas. El 30 de marzo publicamos una solicitada, una declaración firmamos con los compañeros del Frente Sindical, dela Corriente Sindical, dos corrientes muy representativas que pertenecen a la CGT, los compañeros de la CTA Autónoma, que están también presentes hoy y nosotros, la CTA de los Trabajadores.
En esa declaración, además de reivindicar esa lucha histórica, poníamos de manifiesto el interrogante acerca de quiénes son los que van a pagar la deuda externa en la Argentina. Porque es verdad, el episodio del acuerdo con el FMI es un tema que hoy nos enfrenta a una realidad concreta y objetiva que es la discusión acerca de dónde van a salir esos recursos. Si no hacemos nada, la inercia nos va a llevar a que el hilo, como siempre se corte por lo más delgado. Si no hacemos nada van a ser los trabajadores, las trabajadoras, los presupuestos que se van a reducir, la economía que va a languidecer. Lo que ya sabemos, lo que ya vivimos, seguramente con otros episodios cuando haya pasado este “período de gracia”, donde otra vez vamos a tener que renegociar, rediscutir, con todo lo que significa.
Por eso venimos con la convicción de que este proyecto que ustedes han presentado, es un proyecto que abre una perspectiva, una puerta de salida, para encontrar un camino que no nos vuelva a poner otra vez en la repetición de lo que siempre terminó siendo. Que de la deuda se benefician unos pocos, y en eso sí son distributivos. Así como no les gusta la distribución para la riqueza, les gusta la distribución para las deudas. El tema deuda pagamos todos. Ellos fugan y nosotros pagamos. Ese es el mecanismo que siempre vivimos.
Entonces, nos pareció muy interesante. El compañero Pablo Carro, que está acá, y que seguramente luego hablará, presentó la idea de prorrogar el aporte a las grandes fortunas personales. Pero es verdad que eso tiene la pata floja, por el discurso de siempre, que un nuevo impuesto, la clase media, y lo que ya sabemos. Pero esto para nosotros es novedoso, importante, porque primero pone en debate un tema que se oculta en la Argentina y que muchos grandes medios de comunicación colaboran con ese ocultamiento. Es la existencia de nichos donde los dólares que se fugan de la Argentina, son parte de operaciones de lavado de dinero, lo que aquí se explicaba. Mucha de la literatura de los economistas neoliberales es para tratar de explicar que eso es producto de la desconfianza. No, eso es producto de la decisión no solamente de evadir, de lavar y licuar, muchas veces activos que tiene que ver con delincuencia de guante blanco, con parasitismo social.
Nosotros creemos que el proyecto es muy bueno. Que la posibilidad de terminara con el secretismo bancario y bursátil de una ley que viene de la época de la dictadura militar, es un elemento importantísimo, porque no puede existir secreto, así como un almacenero no puede decir, mis cuentas son secretas y voy a mostrar lo que yo quiera. En ese terreno no puede existir secreto para nadie.

Como decía el general Perón: Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada. Y esto es para los que están fuera de la ley. No es un impuesto nuevo, es un fondo que justamente va a buscar los recursos ahí, donde tenemos que ir a buscarlos.
Creo que no solamente venimos a expresar el apoyo a esta iniciativa, también tenemos la voluntad de militar esta iniciativa. También tenemos la voluntad de convertir esto en una bandera, la posibilidad de ir a todo el país a abrir este debate. A convocar a los cuerpos de delegados, al activismo, a la militancia sindical, a discutir esto, a prepararnos para construir la presencia del movimiento sindical en las calles las veces que tenga que estar para ayudar a que esto pueda salir y convertirse en una ley que va a ser en beneficio de la inmensa mayoría del pueblo argentino.
Porque acá, desde los que tienen empresas y producen, hasta los que trabajamos, o estamos desocupados, nos podemos beneficiar si le entramos a este nicho de parasitismo social que es el dinero negro del lavado y la especulación financiera.
Gracias por la presencia, y la verdad es un orgullo poder ser parte de una delegación sindical tan representativa para venir a discutir y apoyar un proyecto como éste. Gracias

Intervención de Pablo Carro, secretario general de la CTA Córdoba y diputado nacional

Obviamente que estamos de acuerdo con este proyecto. Cada vez que hemos discutido en la Cámara cuestiones impositivas, como el proyecto que presentaron Máximo Kirchner y Carlos Heller, recuerdo que ellos dicen: “Dejen de cazar en el Zoológico, vayan a buscar a los que fugan”.
No veo razón alguna para que la oposición no acompañe este proyecto si nosotros somos capaces de dar el debate público necesario. Pero también tener en cuenta que además de la deuda externa que tenemos con el FMI, con los acreedores privados, hay una tremenda deuda interna que nosotros también tenemos que resolver.
Durante los cuatro años de Macri, los salarios cayeron en un promedio de 25%; empeoró la situación el primer año de Pandemia, pero el salario básico cayó un 33%. Nosotros no podemos aceptar o naturalizar que una recuperación económica que vaya llevando a recuperar los salarios uno o dos puntos por año, nos va a tomar 15 y 20 años alcanzar el salario que teníamos en diciembre de 2015. Me parece que ese plan puesto de esa manera es muy largo. Me parece que nosotros tenemos que atender rápidamente la deuda externa pero también la deuda interna, por eso desde el movimiento obrero estamos proponiendo que ese proyecto que presentaron Máximo Kirchner y Carlos Heller, se mantenga todos los años que tengamos que pagarle al FMI, porque quienes ganaron en aquellos años, y ganaron mucho, son los que tienen que hacer el esfuerzo principal en esta etapa.
Así que felicitar por el proyecto, le vamos a dar todo el impulso necesario, pero sobre todo dar el debate público porque aquí, todo este tiempo, mucho gobierno, Fondo Monetario, mucho oficialismo, mucha oposición, mucho Senado, mucho Diputados, pero poco pueblo.
Nosotros vamos a lograr que estos proyectos avancen si logramos movilizar a nuestro pueblo en defensa de nuestro gobierno y de nuestros propios intereses.
Muchísimas gracias.