Yasky: "La inflación no es la preocupación central del gobierno y eso es un problema"

Entrevista a nuestro secretario general de la CTA y diputado nacional Hugo Yasky, por el programa radial Ahora Dicen para Futurock FM, sobre las movilizaciones del 1º de Mayo, Día Internacional de lxs Trabajadorxs. También se refirió a la necesidad de que el gobierno nacional tome medidas para frenar la inflación y se recompongan los salarios. Y convocó al acto del 5 de mayo a las 17 en Plaza Lavalle, Tribunales, contra el golpe institucional de la Corte y por una Justicia democrática, independiente y feminista.

Florencia Halfon: ¿Qué podés decir de las marchas de este fin de semana?

Hugo Yasky: La verdad que me parece que son distintas convocatorias y hay que hacerlas aunque se realicen en circunstancias y lugares distintos, con el mismo espíritu de unidad. Creo que el movimiento popular tiene que unirse, fundamentalmente, a partir del movimiento sindical, que ha sido históricamente el núcleo convocante y nosotros vamos a estar el 30, mañana, en un encuentro en Baradero, mañana va a ser. Que convoca a todos los sectores del sindicalismo, a partir del Partido Justicialista bonaerense que comienza con esta actividad a recobrar un nivel de debate que creemos necesario.
Creo que el 1º va a haber marchas de todos los sectores. Tradicionalmente lo ha hecho la izquierda, los movimientos oficiales. Ese protagonismo popular es necesario en un momento en el que las cosas son difíciles para los trabajadores, en la Argentina y en el mundo. De manera que no creo que esa historia de querer confrontar una marcha con la otra, o querer generar polémicas absurdas cuando son tantos los problemas que tenemos y tanta la necesidad de unidad, no lo comparto.

F.H.: Es que se entiende que la lucha es una sola, pero a la vez, ustedes arman este plenario sindical, pero las organizaciones más afines al albertismo, si tal cosa existiera, se van a movilizar el domingo, en el centro.

H.Y.: Y está bueno que lo hagan. Es el movimiento popular.

F.H.: Pero no te parece que va a haber una división.

H.Y.: Para nada. Ellos se movilizan el día domingo. Nosotros vamos a estar debatiendo el día sábado. Siempre ha sido así. No hemos tenido nunca el 1º de Mayo escenario de unidad. Cuando la época del macrismo, los 1º de Mayo para algunos no existían, y para otros que estábamos en plena lucha resistiendo las políticas neoliberales, a veces nos juntábamos en la calle, a veces en un club.
Yo no creo que haya que leer el 1º de Mayo en clave de confrontación, y quienes caigan en eso, me refiero a los dirigentes que lo hagan, se equivocan, están meando fuera del tarro, porque lo que menos necesita el campo popular en este momento, son divisiones y mucho menos un día como el 1º de Mayo.
Es un dato de la realidad, lamentablemente el 24 de Marzo no marchamos todos juntos en un mismo acto, se hacen los esfuerzos, pero siempre alguien encuentra un pelo en la leche, una coma, un punto, a partir del cual dice “ah, no, no puedo participar, vamos a hacer otro acto”, pero yo rescato del 1º de Mayo, que va a haber un pueblo argentino movilizado, otro debatiendo y todos con el mismo objetivo, independientemente de que después en el momento que haya que discutir la interna, cada uno analice lo que legítimamente representa los intereses de los trabajadores.

F.H.: Como secretario de la CTA, cuando escuchás, no solamente desde la oposición, sino también del propio gobierno, se habla de que las movilizaciones de la izquierda en la 9 de Julio por más planes, por trabajo, más alimentos en los comedores, esos acampes, son extorsiones no son solamente discursos de la oposición que habitualmente se queja de ese tipo de movilizaciones. Cuando lo escuchás desde adentro del Frente de Todos, ¿qué te pasa?

H.Y.: Creo que la extorsión es el hambre, no poder darle de comer a tu gente y tener un trabajo digno y un salario digno. Los sectores que hacen esa lectura, cuando vienen de la oposición, me indigna porque ellos generaron este país, sistematizaron el hambre. Perdimos 20 puntos de salario en cuatro años. Con los tres gobiernos de Néstor y Cristina, ganamos 19, es decir, a lo largo de 12 años recuperamos 19 puntos de lo que habíamos perdido durante los 90. Resulta que estos señores vinieron y en cuatro años hicieron no solamente que se perdiera todo, sino que todavía más, porque el sector público perdió 27 puntos y eso generó desocupación, desigualdad, más pobreza, y cuando ese conflicto se manifiesta, porque el conflicto no es que te corten la 9 de Julio, el conflicto es que tengamos millones de personas viviendo debajo de la línea de pobreza; que haya hogares donde teniendo trabajo el hombre y la mujer, se llegue, casi te diría, rasguñando a llenar la olla todos los días. Entonces esos discursos punitivos, sancionatorios, esta locura que a algunos se les ocurre, que bueno, vamos a decirles a los piqueteros que vayan a manifestarse a un piquetódromo para que no molesten en la calle, me parece realmente la expresión de un pensamiento antisocial propio de las clases dominantes, por eso no me gusta cuando alguien en el Frente de Todos o alguien de nuestro gobierno, habla con el mismo lenguaje que utilizan los sectores de la derecha para descalificar a quienes reclaman por algo que es justo.
A mí me hubiese gustado ver muchos de esos compañeros y esas organizaciones, peleándola con la misma convicción, con la misma fuerza, que ponen ahora, durante el macrismo. Porque ahí se generaban las condiciones que hoy estamos sufriendo, pero de ninguna manera esto me va a hacer tapar el hecho principal que si alguien no tiene empleo, no solamente tiene el derecho, casi te diría tiene es mucho más sano que esté en la calle reclamando y no en la casa llorando.

Delfina Torres Cabreros: En relación con esto que decía, ¿le parece que la inflación, y puntualmente la inflación en los alimentos, es la preocupación central del gobierno y que le está dando la prioridad que amerita?

H.Y.: Creo que no. No es la preocupación central del gobierno. Es un problema que evidentemente la guerra de Ucrania ha hecho que sea más grave en la Argentina y en el mundo. El tema de la inflación requiere medidas, que independientemente de que las acompañen o no los grupos empresarios, son necesarias. Los controles, conocer cuáles son los balances y las ganancias de las empresas, para poder detectar dónde están las distorsiones. Discutir en la Argentina un nivel razonable de rentabilidad empresaria y no esta locura que hay grupos monopólicos que pretenden ganar en la Argentina, lo que jamás ganarían en los países en los que están las casas matrices de sus empresas multinacionales; discutir en serio una política para acercar alimentos de manera sistemática a precios accesibles a través de la posibilidad que el sector público participe en la producción de alimentos.
Hay una cantidad de medidas, inclusive otras, como por ejemplo, establecer una política en la cual, cuando haya conatos de desabastecimiento, se apliquen las leyes. Hay leyes, como la Ley de Abastecimiento, que el gobierno debería tener en este momento sobre el escritorio para aplicarla, porque está habiendo casos de especulación con la provisión de alimentos, o proveen en los lugares donde tienen menos control, una serie de maniobras, y ahí no lo veo al gobierno actuando no solamente con consistencia sino también con la convicción que hace falta ponerle.
Del mismo modo, y creo que es una asignatura pendiente, y esto lo ha reconocido el propio Presidente de la Nación, el tema de la distribución de la riqueza. No nos sirve una economía que pueda mostrar algún signo de vitalidad, si a la vez eso no se traduce en una mejora de la situación social, y este creo que es el primer debate en este 1º de Mayo para todos los trabajadores.
Cómo construir un país donde pueda haber crecimiento económico, pero donde ese crecimiento económico se exprese en distribución de la riqueza, donde no le sirva solamente a los que tienen la sartén por el mango sino que realmente lo sienta, lo viva como una mejora, todo aquel que trabaja.

D.T.C.: El gobierno anunció un bono para los trabajadores informales y dejó afuera a los trabajadores registrados, justamente, porque, decía el Presidente, que tienen la institución de las paritarias, para discutirlo por esa vía, sin embargo sabemos que hay por lo menos, un millón y medio de trabajadores registrados que tienen ingresos por debajo de la línea de la pobreza. Entonces, en ese sentido, le parece que la instancia de las paritarias es suficiente, que hay que hacer algo más, ¿qué es lo que está fallando en definitiva?

H.Y: Creo que lo hemos planteado y esperamos que el gobierno tenga la posibilidad de escuchar no solamente a la UIA, o a otros grupos empresarios. Lo hemos planteado no solamente desde la Central sindical, hay centrales empresarias que definen la necesidad de un aumento general de salarios. El aumento general de salarios, a través de una suma fija tiene la virtud que levanta más los salarios de los que están abajo proporcionalmente. La paritaria significa abrir instancias de negociación, que en determinado momento se pueden trabar, como está pasando con los bancarios. Son tiempos dilatados, desiguales, todas las paritarias no tienen enfrente de las cámaras patronales, gremios con la misma capacidad de presión, como pueden ser los gremios más fuertes.
Frente a una realidad donde no hay ninguna duda, de que el signo de crecimiento de la economía no va acompañado del signo de la recomposición de los ingresos de los asalariados, entonces el gobierno debe tener la capacidad de entender, que si el objetivo es lograr que la economía se reactive en el tiempo sostenida por el consumo, por este camino vamos mal y la forma de corregirlo, entiendo yo, y le reclamamos eso, es el aumento general de salarios, que es distinto que abrir las canillas de las paritarias por lo que explicaba antes.

Periodista: El “Cuervo” Larroque dijo que a Guzmán no lo votó nadie, que podría pensarse eso de cualquier ministro, pero que la derrota de 2021 fue un veredicto sobre su política económica y empezamos a escuchar a un sector del Frente de Todos, que describe directamente esta situación diciendo que el gobierno tiene que cambiar su rumbo económico. ¿Vos coincidís con esta mirada en estos términos?

H.Y.: No exactamente en los términos que lo planteó Larroque, pero todo lo que te estoy diciendo evidentemente reclama un cambio en el rumbo. Reclama aquello que el propio Alberto Fernández había dicho: “Si me estoy equivocando, cuando me equivoque, háganmelo saber”.
No creo que el Frente de Todos tenga que sumirse en un silencio de obsecuencia, cuando hay señales claras que tenemos problemas que no estamos resolviendo, y en esto el Ministro de Economía habrá tomado nota. Él pensaba que tranquilizando la economía se daba el paso principal para que la situación empezara a entrar por el terreno virtuoso del crecimiento de la actividad y de la mejora de los ingresos. Pasó una cosa, está creciendo. En algunos rubros muy intensa, pero pasa otra, no se distribuye, se concentra. Cada vez hay salarios, a medida que se van creando nuevos empleos, de peor calidad. El otro día había un empresario de la construcción diciendo: “Yo no puedo tomar mano de obra porque con los planes sociales, con alguna changa, la gente gana más que lo que yo le ofrezco, entonces lo que debemos hacer es encender una luz de alarma y decir qué pasa en la Argentina con los salarios.
Lo que tenemos que recomponer es el ingreso, eso está absolutamente claro, y no seguir pensando que si la economía se tranquiliza todo va a andar sobre ruedas, porque en la época de la pandemia se especulaba y se justificaban los movimientos especulativos, de los grupos empresarios locales, los aumentos de precios, por la pandemia. Después era porque no se había firmado con el FMI, ahora no está la pandemia, ya se firmó con el FMI y siguen haciendo lo mismo. Los índices de inflación siguen subiendo, siguen los movimientos especulativos. Frente a esto creo que está claro que el Ministro de Economía hay una parte de la realidad que no está viendo, hay una parte que no entendió y se necesitan cambios.

Periodista: Se movilizan el 5 de mayo en una marcha a la Corte Suprema contra su presidente, Horacio Rosatti. ¿Creés que hay un clima social para movilizaciones, que por supuesto es una discusión completamente válida e importante, pero las prioridades son otras en este momento.

H.Y.: El tema es que si nosotros, frente a lo que ha sido claramente, un golpe institucional de Rosatti y tres o cuatro más que lo acompañan, en nado sincronizado, con grupos muy poderosos de este país y la propia oposición que quieren condicionar a éste y a futuros gobiernos, si frente a eso seguimos mirando por la ventana, balconeando, y no hacemos nada, creo que vamos por mal camino.
La situación económica, la distribución de la riqueza, la posibilidad de tener un gobierno popular que tome medidas a favor de los sectores más débiles, como lo quiso hacer éste incluso, cuando dijo internet tiene que ser un derecho para todos porque estamos en pandemia y se le cruzó la Corte de Justicia y le dijo “no, esto no puede ser así”, si eso no lo modificamos y dejamos que sigan avanzando, evidentemente va a ser imposible que tenga margen de acción cualquier gobierno popular, por eso entendemos, que es cierto hay otras prioridades, pero esto tiene que estar en el radar de los sectores populares.
El 1º de febrero hicimos una marcha muy importante. La del 5 de mayo va a tener también características multitudinarias. Y creo que hicieron bien los organismos de derechos humanos, a los que vamos a acompañar muchísimas organizaciones del movimiento sindical, popular, en convocarnos por este tema.

Enlace audio entrevista: https://soundcloud.com/futurock/hugo-yasky-1