Yasky: "El Gobierno tiene que tomar medidas para avanzar con la distribución de la riqueza"

Nuestro secretario general de la CTA y diputado nacional Hugo Yasky dialogó con El Destape Radio sobre el resultado de las PASO 2021 y propuso la necesidad de medidas económicas, como la recomposición de los ingresos, no solo para lxs trabajadorxs que tienen paritarias, y un recambio de funcionarios para los próximos dos años de gestión de Alberto Fernández.

Ari Lijalad: ¿Qué pasó?

Hugo Yasky: Creo que hubo una pérdida de votos de nuestro Frente. La elección que hizo la oposición estuvo dentro de lo que históricamente es el nivel de votos que ellos sostienen. Entiendo que hay que buscar las razones y creo, para mí, sin duda influyó la situación económica, el padecimiento de millones de argentinos que no lograron percibir en sus bolsillos, en su vida cotidiana, el cambio de orientación que desde el primer día el gobierno anunció cuando dijo que los salarios iban a ganarle a la inflación, que veníamos para resolver el tema de la pobreza, de la desigualdad. Creo que ahí no tuvimos la capacidad de producir un cambio que fuera perceptible en los bolsilos de los que menos tienen.
Por supuesto no fue solamente falta de celeridad en las iniciativas ni consistencia en las medidas, también del otro lado jugaron para que esto pasara. Me refiero a los formadores de precios, a grupos muy poderosos, monopólicos, concentrados, que ayer festejaban el alza de las acciones en Wall Street pero que hicieron mucho para que este resultado fuera así porque en un país con los salarios en una especie de piso histórico, al cual quedaron después del macrismo y con las tarifas congeladas, nada justificaba este aumento inflacionario, que fue uno de los factores principales del malestar y del voto que tuvimos el otro día.

A.L.: Quedan dos meses de acá a las elecciones generales de noviembre. ¿Qué pensás que tiene que hacer concretamente el gobierno para revertir esto?

H.Y.: Pensando que quedan dos meses, y también que quedan dos años. Creo que el gobierno tiene que profundizar medidas que signifiquen avanzar con una distribución de la riqueza que permita que los sectores que hoy todovía no advirtieron el cambio de orientación económica, que no le llegó al bolsillo la noticia de que este no es un gobierno que piensa solamente en satisfacer las demandas de los demás ricos, empieza a sentirse en el bolsillo y esto tiene que ver con la recomposición de los ingresos, no solamente del salario, no solamente de los que tienen paritarias.
Cuando en un momento nosotros propusimos un aumento general de salarios, hace tres meses, estábamos pensando en esto. Hay que abrir las compuertas para que la distribución realmente supere en un cambio que sea perceptible.

A.L.: ¿Puntualmente pensás que ya el gobierno debería dar un aumento generalizado de salarios?

H.Y.: No sé si ya, porque esto debe definirse en el marco de una redefinición de la estrategia económica. Creo que esa tiene que ser una medida. Si nosotros tenemos una dificultad para que los salarios le ganen a la inflación, hay que definir las medidas para que esto ocurra definitivamente. Lo mismo con el Salario Mínimo, Vital y Móvil que no se puede seguir postergando y lo mismo con los jubilados. Hay que asegurarse que los jubilados tengan los ingresos por encima de la inflación. Creo que esta es una señal que le va a dar consistencia a lo que nosotros proponemos y fundamentalmente va a mostrar que vinimos a hacer otra cosa, no solamente a administrar la crisis de la deuda, ni de alguna manera generar condiciones para que en un mediano plazo intengible se recupere la economía productiva.

A.L.: ¿Pensás que Alberto debería hacer algún cambio en el gabinete?

H.Y.: Pienso que lo que tiene que haber es cambio en la política. Los cambios en el gabinete tendrá que ver. Si de pronto hay ministros que sienten que determinadas decisiones les producen vértigo, que no están dispuestos a llevarlas adelante, por supuesto. Pero creo que lo que debe cambiar es la política. Sería malo simplemente cambiar algunos nombres y que las cosas sigan igual.

Nicolás Lantos: En función también de esto, ¿te parece que la falta de movilización en las calles de estos últimos años se sintió, a la hora quizás que el gobierno tome algunas decisiones que podrían haber acelerado este proceso de recuperación económica? En ese sentido te pregunto si está en los planes convocar ahora sí a una gran manifestación y cuál sería la consigna.

H.Y.: Nosotros desde ya tenemos una fecha prácticamente dentro de un mes que tiene una simbología enorme, que es el 17 de Octubre. Se está hablando de una marcha el 18 de octubre. Creo que hay que recuperar la movilización. Para el movimiento sindical, para el peronismo, la desmovilización a que nos obligó la pandemia evidentemente nos restó un instrumento que es muy fuerte, que muchas veces marca la diferencia.
Creo que la movilización desde ya, tiene que enmarcarse en recrear una mística que le devuelva a los sectores populares el sentido de lo que está en disputa. Porque realmente la posibilidad de que el Congreso de la Nación quede bloqueado por una fuerza que claramente representa los intereses de sectores corporativos muy poderosos, sería un retroceso, del mismo modo que lo sería la posibilidad que dentro de dos años otra vez en la Argentina vuelvan a ocupar lugares en el gobierno los que van a llevar adelante las mismas políticas que conocimos durante el macrismo. En ese sentido, la movilización popular tiene que tener un contenido que es asumir en este momento político un claro protagonismo en los sectores populares, respaldando la necesidad de profundizar las transformaciones para que quede claro que se trata de dos modelos en disputa que no tienen absolutamente nada que ver entre sí. No es simplemente un cambio de administración.

Fabiana Solano: Hablando un poco de organización, movilización, sindicalización, un punto clave para entender lo que está pasando es que hay también un gran sector de la población, sobre todo los jóvenes, que no están insertos en el mercado laboral, tampoco en lo que es la organización política, sindical, o porque forman parte de la economía informal o porque directamente no tienen trabajo, entonces tampoco tienen vínculos laborales que le permitan generar una organización. ¿Cómo se les habla a ese sector desde el discurso de la sindicalización, desde la organización política, si ni siquiera tienen acceso a un trabajo informal y tampoco pueden conocer ni el lenguaje ni la dinámica de la organización de los sindicatos?

H.Y.: Creo que no se puede inventa un discurso que no tenga que ver con esta disputa del movimiento popular en la Argentina y que hace apenas dos años se expresaba en una lucha que se dio en las calles para tratar de poner fin a un gobierno que claramente, a través de los tarifazos, la especulación financiera, todo lo que ya sabemos que nos llevó a este punto en la Argentina. Una profunda desigualdad social, un sector de desocupados crónicos y un sector de la juventud muy importante que queda fuera tanto del circuito laboral como de las escuelas. Creo que frente a esto no podemos encontrar un lenguaje distinto ni pensar que hay una fórmula que nos permita conectar con ellos. Creo que la única manera es revalorizar la herramienta política. Hay muchos jóvenes que militan en los barrios. Hay muchos jóvenes que no están desconectados de la política. Creo que ese tiene que ser el puente por el que transitemos para llegar a esos otros jóvenes, que hoy de verdad, están en situación de marginalidad.

A.L.: Decías que ustedes plantearon hace varios meses la cuestión de un aumento general de salarios. Ayer escuchaba a distintos dirigentes de organizaciones sociales plantear otra serie de cuestiones que no fueron atendidas por el gobierno. ¿Pensás que no le prestaron atención suficiente a ustedes, a los dirigentes sindicales y a los dirigentes de movimientos sociales desde el gobierno?

H.Y.: No me quiero poner en un lugar que hagamos como una especie de un ajuste de cuentas, ni reclamando. Lo cierto es que hubo una actitud demasiado administrativa de cuidado del déficit fiscal. Nosotros tuvimos superávit fiscal. Es verdad. El superávit fiscal no es ni de izquierda ni derecha. No me voy a poner a discutir eso. Ahora, si vos tenés seis meses de superávit fiscal y una marea de pobreza y la aguja no se mueve, evidentemente tenés que replantearte las cosas. Y eso es lo que faltó. No sé si escucha. No puedo decir que tuve oportunidad de hablar y de plantear esto. También es cierto que cuando lo hicimos y fue público, porque no lo hicimos en una reunión a puertas cerradas, lo publicamos como una demanda de la CTA, no hubo los reflejos políticos necesarios para darse cuenta que ese tipo de medidas se tenían que tomar.
Es lo que espero que el gobierno advierta en esta etapa, no pensando solamente en los próximos dos meses, pensando en los próximos dos años. Necesitamos construir un país que cuando termine el mandato el Frente de Todos, realmente sea distinto. Y eso que va a distinguir a nuestro gobierno se verá en la reducción de la pobreza y en la generación de oportunidades de empleo.
Y esto, sin salario en el bolsillo de la gente, simplemente penando para llegar a fin de mes, los que pueden, y otros al fin del día, no se puede hacer.

Audio entrevista: https://ar.radiocut.fm/audiocut/yasky-tiene-haber-un-cambio-en-politica-no-se-puede-postergar-aumento-salrios/