Una deuda que nos condena a vivir con violencias

8M PARO Y MOVILIZACIÓN FEMINISTA

Una multitud de mujeres y diversidades colmó las calles nuevamente en el Día Internacional de la Mujer trabajadora, para reclamar por el cese de la violencia y el acoso y porque la deuda externa, contraída en 2018 por el gobierno de Macri, “es una guerra contra la posibilidad de vivir vidas libres de violencias, vidas dignas y autónomas, para construirlas como las deseamos”.

En Ciudad de Buenos Aires, las trabajadoras organizadas de las distintas centrales sindicales y de la economía social y popular (UTEP, SiPreBA, CTA-T, CGT, CTA Autónoma, Mujeres Sindicalistas de la CFT- CGT, CCC y CNCT), concentraron en 9 de Julio y Avenida de Mayo para marchar a las 16:00 hacia el Congreso Nacional.

“La deuda es con nosotras y nosotres. Que la paguen los que la fugaron”, se leía en el enorme cartel blanco con letras negras debajo del escenario ubicado frente al Congreso. Desde allí las mujeres y disidencias participantes leyeron de manera coral el documento colectivo.

“Sabemos que los ciclos de endeudamiento externo se imponen como mecanismos de dominación colonial y como forma de intentar recortar la soberanía nacional en la toma de decisiones estratégicas en materia económica, social, financiera, impositiva, laboral. Ya vivimos el recorte de los presupuestos para políticas de género, el aumento de la edad para jubilarnos; la caída de la moratoria previsional y su reemplazo por la paupérrima Pensión Universal para Adultos Mayores. ¡Nosotras, nosotres y nosotros sabemos que los aportes que nos faltan los tiene el patriarcado y por eso también esta deuda es con nosotres!”, detalla unos de los primeros fragmentos del texto que adjuntamos completo a pie de página.

En tanto, nuestra compañera Estela Díaz, ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires, manifestó con entusiasmo en esta jornada de lucha: “Renovando fuerzas, vacunadas, vacunades. Esto nos permite los encuentros en la calle. Es imprescindible estar organizadas, en unidad. Es amplísima la unidad que hubo para esta movilización y no sólo acá en la Ciudad de Buenos Aires, sino que esto está ocurriendo en todas las ciudades del país, y en nuestra provincia. Enormes columnas de nuestra provincia, del conurbano, pero del interior también. Esto nos da mucha fuerza para el tiempo que viene. Necesitamos volver, superar el tiempo de neoliberalismo político y de pandemia para reconstruir la provincia. Es con nosotras movilizadas”, aseguró.

A su lado, la ministra de Gobierno bonaerense, Cristina Álvarez Rodríguez, enfatizó: “Hoy en este reencuentro, en este abrazo colectivo de mujeres, géneros, diversidades de toda la provincia, de todo el país, nos damos cita frente al Congreso porque es el lugar donde peleamos los derechos, donde peleamos las leyes. Y en estas semanas tan fuertes donde se está discutiendo este tema, nada más ni nada menos de nuestro presente y nuestro futuro, con mucha alegría decir que todas somos mujeres trabajadoras, que no hay ajuste posible porque ya hemos hecho todos los esfuerzos y porque siempre somos el primer cuerpo que aguanta todos los ajustes y todas las variables de violencias. Así que la verdad, con mucha alegría reencontrándonos, y con mucha política. Hemos avanzado en la provincia de Buenos Aires con el Ministerio que lidera Estela, con todo el equipo, con el Ministerio nacional, y con la apertura de muchísimas delegaciones municipales en cada uno de los 135 distritos que han sido trabajo de todas las mujeres. Así que felices”.

Por parte de la CTA, participaron de la lectura del documento las compañeras Roxana Rogalski, secretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la CTERA y secretaria de salud de UTE, y Karina Nicoletta, secretaria de Género de la AGTSyP - Subtes.

Nuestra secretaria nacional de Discapacidad, Remigia Cáceres, reflexionó: “Atrás de nosotros está el FMI que nos obliga a pagar la deuda que contrajo otro gobierno. Es muy fuerte lo que está pasando en la sociedad. Sabemos que cuesta empezar a crear algún tipo de expectativa político económica, pero sabemos que también podemos crear entre grupos feministas algún tipo de proyecto de Ley para que paguen la deuda quienes la contrajeron. Nosotrxs, como colectivo de Discapacidad, casi siempre sabemos que el hilo se corta por lo más débil y esperamos que no suceda así. Confiamos en el gobierno de Alberto Fernández y Cristina para que podamos seguir con todo lo que habíamos proyectado y que la sociedad pueda tener un plato de comida en la mesa”.

Otra de las compañeras que participó de la lectura del documento, Carla Gaudensi, secretaria general de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) y secretaria Adjunta 2da del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), expresó: “En este día de lucha, las mujeres trabajadoras de todas las centrales y también de todas las organizaciones acabamos de leer el documento. Me parece que refleja toda la situación que vivimos las mujeres y disidencias. Como trabajadoras de prensa estamos junto a las compañeras de SiPreBA y FATPREN con nuestras demandas específicas. Una de ellas se leyó en el documento, que es la reglamentación de la equidad en los medios de comunicación, que nos parece central, porque es una conquista que logramos. Y es muy importante estar unidas en esta fecha y haber podido volver a las calles a pelear por nuestros derechos, poniendo de relieve y en la agenda pública todo lo que nos sucede como mujeres y colectivos de disidencias sexuales”.

La emblemática luchadora por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, y una de las fundadoras de la Campaña Nacional, Nina Brugo, remarcó: “Hemos crecido y hemos conquistado derechos que a veces no se cumplen. Por lo tanto, tenemos que seguir unidas, movilizadas. Unir a todo nuestro movimiento, que no existan tantas divisiones, donde estemos todas, todos y todes lxs feministas que queremos un mundo popular y mejor. Una sociedad que merezca ser vivida, sin discriminaciones de ningún tipo. Sin discriminación de género, económica, social, ni política. Y que podamos construirla”. En la misma línea fueron las palabras que expresó enérgicamente desde el escenario, tras la lectura del documento, y que definió como un sueño propio. Brugo también integra la Asociación de Abogadas y Abogados de Buenos Aires, pertenece a la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA) y forma parte de Unidad Popular.

Sandra, taxista e integrante de la Asociación Taxistas de Capital (ATC-CTA), afirmó: “Estamos en este día haciendo presencia no solamente por nuestros derechos sino por un canto a la movilización que estamos logrando, por los derechos de la mujer y de las trabajadoras. Dentro de la ATC, estamos luchando con el firme propósito de decirle no a las aplicaciones, a las multinacionales, que no tributan dentro del país y que están haciendo de esa actividad una precarización laboral. Y no tenemos ninguna posibilidad dentro del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de Larreta”. Además, relató los hechos de violencia que viven en su ámbito de trabajo: “Nosotras estamos en la calle. Hay mucha violencia. Cuando una mujer maneja hay como un sentimiento de competitividad y hay bocinazos, hay puteadas y mucha prepotencia. Se nota una violencia extrema en la calle”.

La compañera taxista se refirió, por último, al principal lema de la jornada y de la movilización popular que este año reclama que la deuda la paguen quienes la contrajeron y la fugaron. “Que la pague el gobierno de Macri que es quien contrajo la deuda y siempre el pueblo está en una minoría de derechos. La tienen que pagar ellos”.

Para concluir, la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, definió: “El documento fue muy claro. Hay una manifestación, este 8M, de todas las mujeres, de los feminismos, que tiene que ver con que la deuda es con nosotras. Esta deuda que tomó Macri, que es símbolo del fracaso del gobierno neoliberal de Macri, es una deuda que nos condena a vivir con violencias, a que se profundice la feminización de la pobreza. Y nosotras estamos decididas a estar en las calles siempre, no solamente para marcar agenda y ampliar derechos sino también para cuidar todas las conquistas que hemos alcanzado. No queremos perder calidad de vida por ninguna imposición del Fondo Monetario Internacional. Tenemos que saber que hay mujeres organizadas en el pueblo argentino, que van a defender todos y cada uno de los derechos que hemos logrado, principalmente en los gobiernos de Néstor y Cristina”.