Un atropello a la libertad de elegir y decidir

Con jornadas de asambleas en las sedes de Pami de todo el país, las y los trabajadores expresaron su malestar frente a la noticia de público conocimiento (https://www.lanacion.com.ar/politica/los-gremios-del-pami-negocian-con-luana-volnovich-un-aporte-solidario-salarial-del-2-nid06042022/), en la cual se hace referencia a la negociación de gremios paritarios y autoridades de un aporte compulsivo descontado del salario de la totalidad de las y los trabajadores, de planta y contratados.

En PAMI ya hay un “aporte solidario” desde 2005, en el mismo sentido que el establecido en el Estado nacional a partir de diciembre último. Se trata del 0,5% de la masa total bruta salarial con destino a los gremios paritarios conforme el artículo 97 del Convenio Colectivo de Trabajo. Ahora pretenden imponer un 2% obligatorio a todo el colectivo laboral del Instituto, sin importar si están o no agremiados/as. Esto lesiona las libertades de aquellos que no se sienten representados por estos dirigentes y que consideran que su accionar gremial solo beneficia a ellos mismos.

Desde el Sindicato Unido de Trabajadores y Empleados de PAMI (SUTEPA), expresamos nuestro rechazo y realizamos asambleas en todo el país, con fuerte convocatoria en los edificios de Nivel Central y sedes de Bahía Blanca, Salta, Mendoza, Rosario y Tucumán. para analizar junto a las y los trabajadores los alcances de esta medida violatoria de los derechos adquiridos porque se trataría de una afiliación de hecho, un atropello a la libertad para elegir y decidir que permite ser parte de un gremio con el que cada una o uno se siente representado.

Cuesta comprender los motivos para que, en el actual contexto de crisis económica con inflación desbordada de más de 60% y la consiguiente situación prestacional institucional ya conocida, se pretenda imponer en forma velada y obligatoria un aporte de semejante envergadura con destino a los gremios paritarios, lo cual implicaría junto al impuesto a las ganancias, un golpe durísimo al bolsillo de los trabajadores y trabajadoras del Instituto que ya vienen perdiendo salario.

La esencia de un gremio se forma por la voluntad soberana de un conjunto de trabajadores y trabajadoras que deciden efectuar su aporte para sostenerlo y defender sus derechos. Si los aportes se imponen en forma compulsiva, la representación gremial queda totalmente viciada, en tanto las y los trabajadores pierden totalmente la posibilidad de ser escuchados y tenidos en cuenta, consolidándose la pérdida de derechos.

Esta suerte de nuevo impuesto al sueldo, evidencia sin dejar lugar a duda, la existencia de la metodología de negociar y pactar en forma velada, inconsulta y a espaldas de todo el colectivo laboral. Una práctica que vicia la voluntad de las y los trabajadoras, en tanto y en cuanto no se les pregunta y sólo se enteran con las actas consumadas.

Desde SUTEPA se intimó en términos de ley a la patronal para que ratifique o rectifique lo anunciado en la nota periodística, a la espera de una respuesta.