Sérgio Nobre: "Si las instituciones no actúan ahora, la coacción puede influir en el resultado electoral"

Declaraciones del presidente de la CUT de Brasil

La Confederación Sindical de las Américas compartió una entrevista realizada a Sérgio Nobre, presidente de la Central Única de Trabajadores (CUT) de Brasil, en la que el dirigente afirmó una advertencia contundente ​​“La mayoría de los empresarios brasileños son esclavistas, les gustaría que volviera la esclavitud, apoyan a Bolsonaro y, por eso, quieren obligar a los trabajadores a votar por el presidente. Eso es un crimen”.

"Si no hay una señal inmediata y más fuerte de las instituciones para frenar a los empleadores que están obligando criminalmente a los/as trabajadores/as a votar por Jair Bolsonaro (PL), esta ola de acoso electoral podrá influir en el resultado de las elecciones".

“Se necesita más agilidad en la investigación y sanción del hostigamiento electoral contra la clase trabajadora, práctica que sirve a los intereses de la campaña de Bolsonaro”, dijo Nobre, subrayando que la tarea de la Central es también defender las libertades de la clase trabajadora, entre ellos el derecho a votar por quien ellos quieran.

“En una elección polarizada como esta, el uso de la coerción económica, porque de eso se trata, el chantaje de los empresarios para hostigar a los trabajadores y exigirles que voten por Bolsonaro, es un delito electoral y debe ser detenido”.

“Nunca, en ningún proceso electoral anterior, hemos visto algo similar y en esta proporción”. Según Nobre, los empleadores siempre intentaron influir en el voto de los/as trabajadores/as, pero de una forma más subjetiva. “De esta manera y en este volumen, reunir a los empleados y decirles que tienen que votar por Bolsonaro, de lo contrario perderán sus trabajos y la empresa cerrará, es inédito y extremadamente grave”, señaló el dirigente de la CUT, en la entrevista realizada con LUSA, la agencia de noticias portuguesa, que distribuye su producción periodística a la prensa de toda Europa.

Además Nobre expresó temer que los casos de coerción y acoso electoral contra los trabajadores aumenten en vísperas de la segunda vuelta, el 30 de octubre: "No podemos subestimar la capacidad de hacer el mal de esta gente, porque es la parte más atrasada del empresariado la que hace esto, el empresario que tiene tradición de negociación, que tiene diálogo con el movimiento sindical, no entra en esto, pero estos son una minoría”.

Canales Exclusivos

Los casos de acoso laboral electoral se duplicaron con creces con relación a las elecciones de 2018. Según el Ministerio Público del Trabajo, ya había 447 denuncias hasta la noche del martes (18).

La CUT Brasil abrió un canal exclusivo para que los/as trabajadores/as denuncien el acoso electoral en el lugar de trabajo. Ya hay más de 150 denuncias, hasta este miércoles (19). De manera unitaria, las centrales de Brasil CUT, Força Sindical, UGT, CBT, NCST y CSB, también crearon un sitio web para que los/as trabajadores/as denuncien a los empleadores que amenazan a despedir a los empleados que no votan por Bolsonaro, es decir, si el expresidente pierde las elecciones, el 30 de octubre (todas las encuestas apuntan la derrota).

“Estamos aconsejando a todas las centrales de nuestros estados y sindicatos de la CUT que nuestras bases denuncien los casos y tomen acciones contra las prácticas antisindicales en las empresas denunciadas. Tenemos interlocución con el MPT y la asesoría jurídica trabajando en esto”, dijo el presidente nacional de la CUT.

Aumento de denuncias

El Procurador General del Trabajo, José de Lima Ramos Pereira, dijo a la prensa el martes (18) que las denuncias de hostigamiento electoral en el lugar de trabajo se derivan de la «banalización» de la práctica y la polarización política en el país. Pereira se reunió con el ministro Alexandre de Moraes, presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), para discutir medidas para combatir el hostigamiento electoral. Moraes dijo, después de la reunión, que la detención de uno de esos empresarios que obligan a los trabajadores a votar por su candidato encendería la linterna.

Según el MPT, el acoso electoral ocurre cuando un empleador actúa para coaccionar, amenazar o prometer beneficios para que alguien vote por un determinado candidato. La región sur del país es la que presenta el mayor número de casos hasta el momento: 171. Los tres estados de la región también ocupan la primera, segunda y tercera posición del ranking, siendo Paraná el campeón de denuncias, con 64 ocurrencias. Santa Catarina aparece a continuación con 54 denuncias; y Rio Grande do Sul con 53.

La Fiscalía General del Trabajo afirmó que, a diferencia de las elecciones de 2018, los más de 400 casos de la 2da vuelta están relacionados con casi 400 empresas. Según él, en juicios anteriores, las denuncias se concentraron en unas pocas empresas. Una situación que no se ha repetido este año.