RUNASUR: Voces de la CTA-T

El último fin de semana se constituyó en Vicente López el RUNASur. Con el objetivo de conformar el UNASUR de los pueblos, una nutrida delegación de la CTA-T participó del inicio de una propuesta pensada para construir una América Plurinacional.

El lanzamiento de la RUNASur coincidía con una fecha que desde esta Central se conmemora todos los años: el No al ALCA. Allá por el 2005, en Mar del Plata, la CTA se movilizó junto a cientos de organizaciones populares para expresar el rechazo a la intervención del gobierno de Estados Unidos en nuestra América. En ese sentido, compartimos aquí algunas impresiones sobre aquella gesta histórica y el nacimiento de una iniciativa que busca consolidar las democracias de nuestra región y fortalecer la integración latinoamericana.

Roberto Baradel - Secretario de Relaciones Internacionales de la CTA-T

Es muy importante conmemorar el No al ALCA. Fue una gesta histórica que nuestro pueblo llevó adelante con el acompañamiento de presidentes de gobiernos populares que también fueron parte de los procesos políticos en nuestros países, como el Comandante Chávez en Venezuela, Néstor Kirchner en Argentina, Tabaré Vázquez en Uruguay. Lula, que hoy nuevamente va a ser presidente del Brasil; Lugo, de Paraguay y, un presidente que no estaba, que fue Fidel Castro. Y además, Evo, que todavía no era presidente y marchaba con Diego Maradona. Fue muy importante y sentó las bases para decirle al imperio que no estamos dispuestos a ser el patio trasero de nadie y dio nuevamente la posibilidad de la construcción de la Patria Grande y la integración de los pueblos. Así surgió después la UNASUR y la CELAC. Vamos por eso ahora, con Lula en Brasil, Petro en Colombia, con Maduro en Venezuela, con Arce y Evo en Bolivia, con Boric en Chile y hoy con Alberto y Cristina, y el año que viene con un gobierno nacional y popular que seguramente vamos a construir entre todos y lo vamos a gestar en movilización popular, de la mano de Cristina Fernández de Kirchner.

Hoy estamos constituyendo el RUNASUR, que me parece fundamental porque los gobiernos se gestaron a partir de procesos políticos, pero los primeros que salieron a manifestarse en contra del ALCA fueron los movimientos sociales, los trabajadores y trabajadoras. Cuando se decide hacer la cumbre en Argentina, antes se había hecho en Canadá y el único presidente que se opuso fue Chávez y el dirigente en representación de la CTA que estuvo en esa convocatoria fue Hugo Yasky, movilizándose y rechazando el ALCA. Cinco años después se gestó la movilización popular y ya no fue uno sino cinco presidentes los que dijeron que no. Por eso es tan importante la articulación de los movimientos populares, las organizaciones sociales y los pueblos originarios. Para tener coordinación, una articulación e ir construyendo un proceso desde la base y que corone la construcción de la Patria Grande

Silvia Almazán - Secretaria general adjunta del sindicato docente SUTEBA y miembro de la CTA Provincia de Buenos Aires.

Para trabajadoras y trabajadores conmemorar el ALCA representa la construcción de una lucha en un período muy dificultoso para América Latina. Era una etapa de construcción, recuperación de los estados a través de los gobiernos democráticos y populares, pero también con una fuerte presencia de los Estados Unidos en el continente, a partir de lo que era el Consenso de Washington y las políticas neoliberales, avanzando con convenios que subordinaban, sometían y limitaban la soberanía de los pueblos. Entre ellos el No al ALCA. Allí se construyó una movilización popular previa, de debate, rechazo a estas políticas de subordinación a los organismos de crédito internacional y a la política imperial de Estados Unidos. En esa jornada hicimos paro las organizaciones sindicales, confluimos en Mar del Plata los movimientos sociales y populares, no solo de Argentina sino de América Latina. Conformamos el Foro de los Pueblos. Hubo actividades, movilizaciones, debates, intercambios para conocer la realidad de la lucha y las disputas en Latinoamérica y se generó una movilización muy importante de miles de personas, encabezada por Diego Maradona y estaba Evo Morales que aún no era presidente. Paralelo a esa lucha de los movimientos populares de América Latina en la calle, resistiendo, también en la Cumbre de las Américas, que se había convocado para la discusión y la firma del No al ALCA, un grupo de presidentes rechazó la firma de ese convenio. Eso fue muy representativo, simbólico y político de lo que fue esa década para América Latina. Una irrupción muy fuerte, de construcciones políticas soberanas. Eso marca un hito histórico.

Por eso, que en esta jornada se esté constituyendo la Asamblea Plurinacional de la RUNASur es tomar ese legado pero también el de una construcción desde los movimientos populares de América Latina. De los movimientos sindicales, sociales, de mujeres, de pueblos originarios, de derechos humanos. De todos aquellos que están generando distintas iniciativas que están pensando cómo construimos una Latinoamérica unida, soberana, emancipada. Cómo nos encaminamos en un proceso de liberación en una etapa en donde dimos vuelta la página de políticas neoliberales, que interrumpió aquel proceso que te mencionaba y que hoy, a partir del 30 de octubre, con la elección de Lula en Brasil, estamos mejor posicionados en el continente. Con esa mirada esperanzadora, de construir una agenda de las organizaciones de los pueblos y qué desafíos nos damos en este objetivo que nos estamos planteando.

Eduardo Pereyra - Secretario de Finanzas de la CTA-T y Secretario de Relaciones Internacionales de CTERA-CTA

Como todos los años, estamos conmemorando aquella gesta histórica que cambió la historia de América Latina, porque el destino era ser una colonia de Estados Unidos, aún más con ese proyecto que fue un tratado de libre comercio para todas nuestras Américas. El haber roto ese proyecto colonial cambió América Latina. Después vino lo que vino, con la intención de Estados Unidos de negociar país por país. No lograron ese tratado colonial y nosotros lo conmemoramos no como una cuestión nostálgica sino porque nos remite al presente, a las luchas de soberanía, independencia, de autonomía de nuestros pueblos y nuestros países de estas políticas coloniales. Eso hoy sigue más vigente que nunca. Ese hecho nos remite al presente, donde esas fuerzas latinoamericanas deben constituirse para luchar contra esos procesos coloniales y para constituir de una vez por todas nuestra Patria Grande.

Lilian Capone – Secretaria de Salud Laboral de la CTA bonaerense

Nos hace falta conmemorar estos 17 años del No al ALCA. Después de la alegría inmensa de las elecciones en Brasil y que Lula sea presidente, es lo mejor que nos puede haber pasado en este último tiempo. Cuando la derecha neoliberal, que no tiene frontera pero tiene una forma muy agresiva de avanzar contra los derechos de los pueblos. Hoy es fundamental poder reconocerlo. En el caso del RUNASur, la importancia de rescatar esta transversalidad de los pueblos. Y en el caso de salud, poder seguir discutiendo y aprendiendo de los pueblos originarios y de sus saberes, por que si no, tenemos que discutir qué es ciencia. Este código de salud en el RUNASur nos abre la perspectiva de poder incorporar y seguir discutiendo el concepto más amplio de lo que es un movimiento sanitario, como estamos llegando en la Argentina. Por último, decir que la salud no es el modelo hegemónico médico, no es el arte de curar ni el asistencialismo con las multinacionales farmacéuticas detrás. Es lo que estamos haciendo hoy con todos los temas: lo ecológico, el saber, la historia, la tierra, género y diversidades sexuales. Todo eso hace al concepto de salud y en el RUNASur era necesario tranversalizarlo a 20 países. Es un gusto estar acá.

Andrés Larisgoitía – Director de Relaciones Internacionales de CTA-T

Hoy estamos en un día histórico. Conmemoramos los 17 años desde que la conjunción de un pueblo en la calle, de una declaración de huelga y de muchos años de resistencia de todos los pueblos de América Latina, con cinco presidentes que articularon y se pusieron de acuerdo, le dijimos que no a las ambiciones del imperio norteamericano de imponer el ALCA y condicionar el desarrollo de América Latina. Tenemos que festejar esa manifestación hermosa en Mar del Plata, en la que un pueblo salió a la calle, con cinco gobiernos que tuvieron el coraje de decirle en la cara a Bush, NO al ALCA, es una expropiación más. Pero hoy le damos nacimiento al RUNASur que es algo que desde el movimiento sindical y desde la CTA venimos peleando desde siempre: que los pueblos tienen que ser parte de los procesos de integración de los gobiernos. Ningún proceso real de integración se da de espaldas al pueblo y sin que el pueblo participe. Hoy lanzamos una bandera que es que los pueblos sean escuchados, se organicen y articulen, entendiendo que América es una región diversa, que existe una diversidad de culturas, migraciones, respeto a los pueblos originarios que sufrieron genocidios. Hoy, respetando todas las aberraciones que vivieron nuestros pueblos, con la invasión y la colonización, que sigue siendo vigente, la propuesta es que en esta diversidad nos unamos, en función de construir una alternativa para que nuestro pueblo viva mejor y que logremos un espacio de desarrollo. Obviamente, la pelea es la democracia. Una democracia de la que seamos parte. Las políticas públicas tienen que estar construidas en consenso y con participación de nuestro pueblo. Nuestro pueblo quiere ser parte del accionar del Estado, que las políticas se consensúen con el conjunto y ser sujetos hacedores y actores de los hechos políticos.

Todas las notas relacionadas a este tema, están accesibles en este enlace.