Ramos Tapia: “Para salir del subdesarrollo hay que decirle no al modelo neoliberal”

A 14 AÑOS DEL NO AL ALCA ¡NO AL NEOLIBERALISMO!

En el marco de la actividad en la UMET, a 14 años del NO AL ALCA, el secretario general de la Federación de Asociaciones de Académicos de Universidades del Estado de la CUT Chile, Miguel Alejandro Ramos Tapia, se refirió a la situación de gravedad que atraviesa el país hermano. Mientras que el secretario general de la Federación Nacional de Camioneros, Hugo Moyano ratificó la necesidad de la unidad mayoritaria del pueblo trabajador, para terminar con las políticas de hambre, de miseria “que afectan a los sectores más sensibles de nuestra sociedad, a nuestros queridos jubilados, a los niños y a todos quienes no tienen trabajo”.

Hugo Moyano, secretario general de la Federación Nacional de Camioneros

“Compañeras, compañeros. No sé si hablar último es un privilegio, porque lo que quería decir ya lo dijeron los compañeros. La verdad es que este acto es muy importante, y más para quienes tenemos unos años de trayectoria, que nos hace recordar tiempos lejanos y la forma que se peleaba hace años, las diferencias que había, pero siempre había un grupo de dirigentes, que estábamos enrolados en el MTA, en la CGT, o en cualquier otro sector, como en aquel tiempo, había crecido la CTA en forma importante.

Recuerdo cuando hicimos el acto en Plaza de Mayo, que también me tocó cerrar. Lo abrió el compañero Víctor De Gennaro y lo cerré yo. Realmente, un acto impresionante. Uno de los primeros actos que le hicimos al gobierno de aquel entonces, al de Menem, como resistencia a las políticas que llevaban adelante, que eran bastante parecidas a las que llevó este gobierno, que a Dios gracias, dentro de 32 días creo que faltan, también se va.

Y recuerdo cómo se discutía en aquel entonces, traigo esto a la memoria, porque como hay compañeros jóvenes, una discusión no es terminar, es seguir siempre con el mismo objetivo, tratar de sumar voluntades. Esto es lo que nos da la experiencia y tratamos de transmitir a los más jóvenes. Después hubo un acto muy importante, en el cual se habló del Alca, ese acto que se hizo, recuerdo, había de todo. Era un momento tan especial, tan difícil, todos estaban disconformes pero nadie se animaban y convocamos a un acto. Para hablarle de frente a la Casa de Gobierno pusimos el palco en el Cabildo. Antes de hablar comenté con algunos compañeros que iba a plantear la desobediencia fiscal, porque no es posible que se paguen las deudas al extranjero y no les paguen las deudas a los argentinos. No se aumentaban los salarios, nada. Y me contestaron: Hugo, no digas eso, te van a meter en cana. Les contesté que lo iba a decir. Por eso cuando Pablo sale a veces con algunas cositas que no caen muy simpáticas, me dicen, qué querés, a quién salió?

Había muchísimos políticos, la señora Lilita Carrió andaba dando vueltas, había muchísimos. Había también muchos compañeros peronistas. Cuando yo digo, no es posible que se pague la deuda al extranjero y no se pague la deuda a los argentinos, por esa razón vamos a organizar el no pago de los impuestos. La desobediencia fiscal. Les puedo asegurar que cuando dije eso, no quedó nadie en el palco. Se rajaron todos. Yo pensé si lo había dicho bien. Lo digo con toda sinceridad, con todo respeto, con todo cariño, el único que quedó fue Cafiero que preguntaba qué pasa, qué pasa.

Estaba la Chiche Duhalde, todos se habían ido. Después al otro día me llamaban de todos lados para ver cómo hacíamos eso. Pero fue algo que nos pasó en ese momento y lo que quiero transmitir es que no hay que abandonar nunca la lucha. La única lucha que se pierde es la que se abandona. Por eso es importante que todos los compañeros que nos visitan de países hermanos: Chile, Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia, sepan que porque una lucha no dé resultado no se fracasa, al contrario, se fortalece. Y algo que siempre transmito a mis compañeros del gremio, es que siempre hay que tratar con humildad a todos, porque la humildad no es debilidad, es fortaleza moral, porque uno sabe que lo que está reclamando es justo.

Cuando estábamos en Mar del Plata y salíamos a pelear, éramos muy jóvenes. Estuvimos dos veces presos. Dos veces, nada más, en la época de los militares y todo eso nos trae a la memoria, llegar a una instancia como ésta y poder transmitirles a nuestros hermanos latinoamericanos y a los jóvenes dirigentes, que hay que seguir luchando de la forma que sea, porque esto es lo que ha permitido terminar con un gobierno que nos hizo mucho más daño que gobiernos anteriores con más años de mandato. El daño ha sido tremendo en todos los órdenes.

En lo particular, dijeron de todo de mí. Menos que me parezco a Brad Pitt, a eso no lo dijeron. Me denunciaron a Independiente, nos allanaron, de todo nos hicieron, y sin embargo no aflojamos.

Cuando deciden no tratar la reforma laboral, porque se había aprobado por mayoría el tratamiento, tres votaron en contra, Plaíni, el pibe de Peaje y Pablo. Y cuando Pablo sale a la calle y un periodista le pregunta qué habían tratado, le contesta que no se había aprobado y le dice: “Espero que no haya otra Banelco”. Cuando dijo eso, para los compañeros que a lo mejor no lo saben, la Banelco es una tarjeta de crédito y en los años 90 cuando también querían introducir la reforma laboral, en la época de Menem, había un ministro de Trabajo mendocino, que en una discusión que yo tuve con él le dije que no se iba a aprobar esa ley, porque ellos tenían mayoría en Diputados pero nosotros en el Senado teníamos mayoría peronista. Él me contestó: Para senadores tengo la Banelco. Y eso pasó a la historia. La aprobaron a la ley, pero después hubo una denuncia y resultó cierto que le habían dado plata a los senadores para aprobar la ley, claro que dijeron que no era así y bueno, cuando se menciona esta frase, me llamó un senador para preguntarme qué pasaba y le dije que nosotros no queríamos que se aprobara la ley. Me contestó que si nosotros íbamos y decíamos que no estábamos de acuerdo la ley no se iba a aprobar. No quisieron correr el riesgo de ser acusados, como habían sido acusados los senadores de aquel entonces.

Reitero, a nosotros nos castigaron muchísimo. A partir de ese momento, cuando se hacen las movilizaciones para rechazar la ley, nos denunciaron a todos, a mí, a mi familia. Denuncias de todo tipo. Nunca, en todos los allanamientos que tuvimos encontraron algo que no correspondía. Por eso no pudieron hacer nada, pero en un caso sacaron a un juez. Le llevaron un expediente con las acusaciones y el juez dijo que no había nada que hiciera posible detenernos. Fue el juez Carzoglio, que tiene agallas demostradas, porque tomó decisiones inclusive siendo presionado por los servicios de inteligencia a través del Presidente de la Nación. Hoy, este juez está separado de su cargo, pero si Dios quiere, que es el más justo de los jueces, lo va a volver a reintegrar. Espero que así sea, porque la sociedad se merece jueces así.

Hemos resistido a todo, es importante que sepamos esto compañeros, porque el día de mañana en Latinoamérica pueden sufrir estas consecuencias. Hay que estar preparado. Hay algo que es fundamental en esto y es no arrugar. Porque a nosotros nos han presionado de todas formas y sin embargo nunca dimos un paso atrás. Por eso hoy, gracias a Dios, entre todos hemos logrado esta unidad y esa unidad comenzó con un grupito de compañeros. Plaíni, el compañero de Smata, Bancarios, hay más, los compañeros de CTA, por supuesto. Pablo se iba y yo le preguntaba adónde, y me contestaba “a una reunión con unos compañeros”. Yo estaba un poco retirado del tema, un poco cansado entonces no participaba como antes. Y un día viene y me dice que teníamos una reunión. Me pareció bien y comenzamos a participar.

Los compañeros de Smata hicieron un congreso, llevaron a la compañera ex presidenta, electa vicepresidenta, hicieron un acto, fui y nos sacamos una foto. Cuando la foto empezó a aparecer, algunos criticaron, pero la inmensa mayoría de la gente nos felicitó por haber logrado ese reencuentro. La Presidenta no tiene tan mal carácter, pero era dura. Nosotros también, entonces eso hizo que estuviéramos un tiempo distanciados. Después todos nos dimos cuenta, sin ninguna duda, que había sido un error.

Nos reencontramos, luego vino la designación de Alberto, aprobada por todos nosotros porque lo había decidido la compañera, y pudimos lograr el triunfo que hemos logrado que es muy importante porque el poder dominante, el que gobernaba en el país, no el señor que no sabe para qué estaba, el presidente, el poder dominante era el que llevaba adelante las políticas, políticas de entrega, de endeudamiento, de hambre, de miseria, de dólares que se iban afuera. Por eso, esta unidad que hemos logrado, que ha logrado el pueblo argentino, es lo que ha posibilitado tener hoy la gran esperanza, y como bien se dijo aquí, la situación no es sencilla, no es fácil, es una situación muy delicada la que está atravesando nuestro pueblo pero hay algo que nos diferencia de lo que nos estaba pasando, y es ese grado de esperanza de que esto va a mejorar, que vamos a sacar entre todos el país adelante para que los argentinos y lógicamente los latinoamericanos vivamos con la dignidad que merecemos vivir. Éste es el objetivo que hemos logrado y este esfuerzo que estamos haciendo para unirnos todos los sectores gremiales y políticos también, es el reclamo que está haciendo gran parte de la sociedad. No podemos negarnos a ese reclamo y fundamentalmente quienes tenemos muchos años de experiencia y que hemos vivido otras situaciones como ésta.

Como muy bien ya se dijo hoy aquí, hay que hacer el esfuerzo necesario para lograr la unidad mayoritaria del pueblo trabajador, del pueblo argentino, de todos los sectores sociales de nuestro país para terminar de una vez por todas con estas políticas de hambre, de miseria que afectan a los sectores más sensibles de nuestra sociedad, a nuestros queridos jubilados, a los niños y a todos quienes no tienen trabajo. Éste es el compromiso que asumimos y que yo quería transmitirles muy humildemente, simplemente. Muchísimas gracias a todos”.

Miguel Alejandro Ramos Tapia – CUT Chile – Secretario general Federación de Asociaciones de Académicos Universidades del Estado

“Buenas tardes compañeros, compañeras, compañeres. La inclusión debe estar presente.

Quiero saludar y pedir disculpas porque la Central Unitaria de Trabajadores de Chile no pudo asistir pero le han dicho que no a uno de los tratados de libre comercio que se querían instalar en América Latina. La Central hoy día tiene tareas muy urgentes, pero con mucho respeto me han pedido que salude a los compañeros.

Nosotros estamos viviendo un proceso muy complejo. Es un proceso que ha desbordado a la sociedad, a la política y a quienes nos gobiernan, que es un gobierno neoliberal, instalado en Chile desde hace ya 46 años y ratificado en la Constitución hace alrededor de 40, 38 años, con la Constitución de 1980.

Este movimiento ha pasado por al lado de los partidos políticos y algunas organizaciones, sin embargo en agosto último, la Central Unitaria de Trabajadores había constituido una mesa de unidad social con distintas organizaciones, más de 40 organizaciones sociales y yo quisiera leer cuál es el compromiso de esta mesa.

Indicamos que nosotros no nos quedaremos en la inmovilidad, en la resignación, ni seguiremos cada cual marchando por su lado, con escasos o nulos resultados. Queremos una sociedad diferente, con más libertad y democracia, con más igualdad y justicia, con más solidaridad y fraternidad. En eso estamos todos y todas, por lo que hemos decidido que llegó la hora de actuar al unísono.

Si bien este estallido social se produce por el alza de 30 pesos para los estudiantes, en realidad, esto era una olla a presión que había sido instalada hace más de 30 años.

Alguien hablaba de lo que se quiere construir como Estado, pero el Estado es un pacto social entre todos nosotros y ese pacto tiene que brindar el bienestar de cada una de las personas. En Chile, ese bienestar favorecía sólo al 1%. El 50% de los trabajadores ganan menos de 500 dólares y la línea de la pobreza en Chile está definida por los 450 dólares.

Una familia no puede vivir con 500 dólares en Chile. Y eso es el 50% de la clase trabajadora. En esas condiciones donde tienes que pagar por la salud, por la educación, donde tienes que hacerte cargo de tus padres, porque no pueden vivir con la pensión que reciben. Realmente se estaba acumulando mucha presión, mucha energía y hoy ha salido a la luz.

Debemos estar muy contentos. Vamos a cumplir 21 días de movilización este viernes y esperamos que esta movilización decante y baje una vez que hayamos conseguido el acuerdo político para cambiar las reglas de juego.

La Constitución política ha sido el freno a las transformaciones sociales que esta Central de Trabajadores ha tratado de impulsar. Durante el gobierno de la presidenta Bachelet tratamos de avanzar en la titularidad sindical.

Hoy explicaba que los sindicatos no tienen fuerza para negociar cuando en Chile se ha instalado el concepto de los grupos negociadores. El empresariado puede negociar con un par de personas y es tan válido como negociar con un sindicato. Aquello no fue posible no porque la Central de Trabajadores no lo pidiera o no lo exigiera, o los trabajadores no lo exigieran. No fue posible porque el Tribunal Constitucional indicó que era inconstitucional.

La salud, inconstitucional la reforma solicitada; la educación, inconstitucional la reforma solicitada. Hoy pasadas más de 40 horas, el Ejecutivo amenazó con declarar el proyecto inconstitucional. Nuestra barrera es la manera en que se definen las reglas, que es la Constitución.

El pueblo está pidiendo Asamblea Constituyente y ayer el Congreso, el Senado, aprobó la idea de presentar la modificación para levantar un plebiscito, para que sea la gente, los trabajadores, el pueblo quienes se pronuncien.

No sabemos cómo va a terminar. La Central de Trabajadores es parte de la Mesa Social, pero a esta mesa la conforman una serie de organizaciones que están demandando mayor bienestar, mayor dignidad, mayor respeto. Es de esperar que podamos alcanzar lo principal que es la reforma de la Constitución.

Quiero señalar que nosotros, desde la Central de Trabajadores, siempre estamos incluyendo a todos los actores. Es importante que toda nuestra sociedad sea capaz de manifestarse. Lo demostró el pueblo de Ecuador, lo demostró hoy día el pueblo de Bolivia, lo demostraron ustedes, compañeros, después de cuatro años de movilizaciones, de marchas, de luchas, de que efectivamente se puede contra el modelo. Es necesario que otros pueblos de Latinoamérica y el Caribe también lo demuestren. Si queremos salir del subdesarrollo tenemos que decirle no al modelo neoliberal”.