Rafael Correa: “América Latina está en disputa”

Durante el Congreso Ordinario y Plenario Nacional de Delegadxs de la CTA y el acto en conmemoración de los 16 años del No al ALCA en Avellaneda, se contó con la presencia del expresidente de la República del Ecuador, Rafael Correa; el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta; el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, Jorge Ferraresi; la Ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires, Estela Díaz; el ministro de Cultura de la Nación, Tristán Bauer; el diputado del Parlasur, Oscar Laborde; el ministro de Defensa de la Nación, Jorge Taiana; la jefa de Gabinete y candidata a primera concejala de Avellaneda, Magdalena Sierra, entre otrxs compañeros y compañeras.

Cuando promediaba el cierre del Congreso y el Plenario, fue un orgullo recibir la visita del expresidente de la República del Ecuador, compañero (Mashi, en quichua) Rafael Correa. Contó que previamente había estado junto al secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti, recorriendo el predio de la ex ESMA, donde funcionó uno de los centros clandestinos de detención, tortura y exterminio más grandes de la última dictadura cívico militar, hoy espacio para la Memoria y la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos.

El vicepresidente del Parlasur y titular del Instituto de Estudios de América Latina de la CTA (IDEAL-CTA), Oscar Laborde, fue el encargado de presentar a Rafael Correa, a quien recibieron junto al intendente de Avellaneda, Alejo Chornobroff. “Muchxs de nosotrs estuvimos hace 16 años. Estuvimos caminando aquella tarde lluviosa rumbo al estadio y no sabíamos si íbamos a repudiar a los presidentes o si íbamos a decirle No al ALCA. Había debate entre nosotrxs y en la propia central, entre quienes creíamos que una vez se iba a defeccionar y entre quienes creíamos que no, que había las condiciones, por esos líderes que se habían agrupado, de decirle No al ALCA”.

“La vida continuó, el ALCA fue rechazada, creció América y la derecha contraatacó. Apareció una derecha más eficiente, hicieron el lawfare, lo destituyeron a (Mel) Zelaya, a Lugo, forzaron la traición, forzaron los golpes de Estado y creyeron que iba a ser una ola conservadora irreversible y no la fue, compañeros. No la fue porque el neoliberalismo no tiene nada que ofrecer. Es un guiso recalentado, es una historia gastada. Y el movimiento popular tiene conciencia. Por eso, estos no son los 90. Cada año, desde aquel 2005, la CTA hizo un acto. A veces como éste, a veces más grande, a veces más pequeño, pero siempre lo recordamos. No como una cosa nostálgica, sino como un legado de lucha. Así que en esta recordación, en este Congreso de la CTA tenemos el orgullo y el honor de escucharte”, concluyó Oscar Laborde para dar el pie a la intervención de Rafael Correa.

“No se imaginan la emoción, la alegría. En esta época que en lo personal, en lo familiar, para mi Patria son muy duras ¿no? Por la traición, por el retroceso, por la destrucción, por el lawfare. América Latina está en disputa. Nos acostumbremos a ganar todos. Por eso tal vez algunos tienen una mirada pesimista, pero si miran en un horizonte un poco más amplio, comparen con los 90 cuando era derecha contra derecha, ahora disputamos el poder y hemos ejercido el poder exitosamente. Pero por eso somos peligrosos y por eso vuelve un Plan Cóndor renovado, ya no con las masacres, con las torturas, los asesinatos como en los 70. No porque no pueden, no quieren. Con los avances tecnológicos eso se sabría en forma inmediata. Peor hay nuevas, más sutiles formas de perseguir, de aniquilar, de tratar de lograr con sus medios de comunicación, con justicia corrompida lo que no logran en las urnas: Neutralizar los movimientos populares, neutralizar a los dirigentes progresistas”, expuso Correa.

“Mi viaje aquí a la Argentina siempre es una gran alegría, me renueva el alma visitar esta tierra tan querida. Aproveché esta visita para reunirme con Horacio Pietragalla, secretario de Derechos Humanos, porque estamos preparando una conferencia de prensa, justamente, sobre lawfare, para principios de diciembre. Lo que no había caído en cuenta es que las oficinas de Horacio eran en la trístemente célebre ESMA, y con el perdón de todos ustedes, no podía dejar de visitar el museo Sitio de la Memoria. Realmente es algo estremecedor hasta donde puede llegar el odio, la brutalidad humana. A no olvidar la historia. Como decía el gran Néstor Kirchner: ’Sin odio pero con memoria’. Para que la barbarie nunca más venza a la civilización, para que la mentira nunca más venza a la verdad, para que la maldad nunca más venza a la bondad, para que el odio nunca más venza al amor. Los vamos a derrotar, compañerxs. El futuro es nuestro. Y con alegría, con optimismo, con esperanza. Sin convertirnos en ellxs”, subrayó.

“Es alarmante ver cómo aquello que creíamos vestido de pasado, esa brutalidad, esa barbarie, esa falta de civilización, ese odio cegador ha vuelto. Surgen los extremos. En una entrevista me preguntaban: ’¿Usted cree que la derecha se ha fortalecido?’. No cuantitativamente, se ha radicalizado. Grupos extremistas han surgido. Grupos fascistoides, esos grupos que en los 70 no dudaron un segundo en aniquilar a sus conciudadanos, con los mayores abusos, las mayores torturas. La mayor falta de Piedad, de sensibilidad, de humanidad. Están de vuelta. ¿Y saben por qué? Por el éxito de la izquierda. Porque ven que están en peligro sus privilegios, sus sistemas. Jamás caer en lo que ellos son. Sería la mayor de sus victorias y nuestra peor derrota. A responderles con más amor, con más esperanza, con más bondad, con más visión de Patria Grande que nunca, compañerxs, y triunfaremos. Prevaleceremos porque tenemos la verdad, tenemos la convicción, tenemos los principios”, aseguró.

“El Socialismo del siglo XXI, el progresismo tiene sus fundamentos. Es el trabajo humano sobre el capital, es lo que nos define, más la justicia, más otras características. Pero el trabajo humano sobre el capital, hoy en estos tiempos, cuando el neoliberalismo quiere convertir al trabajo y al trabajador en un instrumento más de acumulación del capital, esas definiciones ideológicas son más importantes que nunca, queridxs compañerxs. A luchar por los derechos de nuestra clase trabajadora. A luchar contra ese imperio del capital. Se los puedo decir. He sido diez años presidente. Al mundo no lo maneja la verdad, no lo maneja la justicia. No lo manejan los principios. Lo manejan los intereses, el poder y el imperio del capital. Esa es nuestra gran lucha, el trabajo humano. La clase trabajadora sobre los intereses del capital. Y una de las expresiones de esos intereses del capital era el ALCA. Celebramos 16 años de esa victoria histórica en que inmensos latinoamericanos, el gran Néstor Kirchner, Hugo Chávez Frías, Lula Da Silva, vencieron a los intereses del imperio. Porque nadie es idiota, nadie es estúpido. No estamos contra el comercio pero sí contra el ’bobo aperturismo’, contra el ’sálvese quien pueda’, contra la dizque competencia, cuando unos están en la azotea y otros en el subsuelo. No hay país que se haya desarrollado de esa forma, empezando por los Estados Unidos, el iniciador del proteccionismo moderno, por si acaso. No quisiera hablar de esto por mi deformación académica de Economista. Pero el iniciador del proteccionismo moderno se llama Estados Unidos de América. Y hoy predican lo que nunca cumplieron. No es de locos, no es de fanáticos, no es de noveleros que resistimos esas cosas. Porque sabemos las consecuencias, la destrucción de nuestra industria, de nuestra clase trabajadora, el atentar contra los más pobres, lo que un coterráneo de ustedes, orgullo de América Latina, el Papa Francisco llama los descartables de nuestra sociedad. Por eso nos oponemos a ese ’bobo aperturismo’. No debemos buscar crear un gran mercado, debemos buscar crear la Patria Grande, compañerxs. A luchar contra esa globalización neoliberal que sólo busca un mercado mundial. A eso le llaman integración. Que no busca ciudadanos del mundo, tan sólo consumidores globales y a construir lo que soñaban nuestros libertadores, San Martín, Bolívar, una nación de naciones. Un comercio, sí, pero justo, entre iguales. Para el desarrollo, no en relaciones de sometimiento”.

Para concluir, Mashi Rafael describió: “Hace 16 años se dio una gran victoria. Pues no sólo resistir, es construir. Y hoy hemos tenido en estas épocas grandes retrocesos: la destrucción de Unasur, la neutralización de Celac. América Latina y sobre todo Sudamérica está en disputa, pero nuestros pueblos resisten. Nuestras causas continúan. Se recuperó Argentina, muy probablemente el próximo año se recupere Brasil. De qué manera se recuperó Bolivia. Por primera vez en muchas décadas hay un gobierno verdaderamente de izquierda en Perú. Lastimosamente en Ecuador no lo logramos y le pido disculpas a la Patria Grande pero seguimos resistiendo y somos de lejos la principal fuerza política del país, pese al lawfare, pese a la cárcel, pese al discurso mediático, pese a que se apoderaron de todas las instancias del Estado, pese a que nos robaron hasta el partido político. Sepan ustedes que teníamos que participar con partidos políticos prestados. Pero todos esos atentados a la Constitución, a la democracia, a los Derechos Humanos, como era contra Correa, contra los correístas, contra la izquierda, no pasaba nada. Si nosotros hacíamos la décima parte de control de nuestros opositores, hubieran sido noticias mundiales. Esa es la doble moral contra la que tenemos que luchar. ¡Pero venceremos, con la verdad de nuestro lado, compañerxs! ¡Con infinito amor! ¡Por nuestra clase trabajadora! ¡Por la Patria Grande! ¡Por Argentina! ¡Por un mundo mucho más humano! ¡Por la supremacía del ser humano, del trabajo humano, sobre el capital! ¡Por la Justicia en todas las dimensiones, no sólo justicia socioeconómica, justicia de género, justicia étnica, justicia etaria, justicia intergeneracional para dejarles a las futuras generaciones un mundo del cual disfrutar! ¡Venceremos! ¡Viva Argentina! ¡Viva la Patria Grande! ¡Y Hasta La Victoria Siempre!”.

En tanto, se le hizo entrega de un reconocimiento al ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, Jorge Ferraresi, por el impulso en la entrega de viviendas a familias trabajadoras, en el marco del programa en convenio con la CTA llamado “Casa propia con sindicatos”.

Luego de un video conmemorativo de los 16 años del rechazo al ALCA, Ferraresi expresó: “Los líderes políticos en Latinoamérica empezaban a vislumbrar que había que enfrentar algo tan poderoso como era el neoliberalismo, a partir de la centralidad del norte. Y había muchas expectativas porque eran gobiernos que recién empezaban y comenzaban a tomar un rol de disputarle al poder económico la distribución de la riqueza. Y tuvimos avances y retrocesos. Si vamos al 2005, seguramente hoy tenemos una correlación de fuerzas distinta a la que teníamos en aquel tiempo. Hemos tenido retrocesos que eran impensados, que el neoliberalismo había llegado al gobierno siempre por golpes militares y empezó a llegar a los gobiernos a través de procesos democráticos”.

“Elecciones que ganamos y que parece que los tenemos vencidos y retrocedemos porque no somos capaces de transmitir a nuestro pueblo que todavía ese sueño lo tenemos bien presente, sabemos que tenemos una deuda, que vamos a concretarlo en ese camino, pero necesitamos la fortaleza de la unidad del campo popular, la mística revolucionaria de lxs compañerxs que militan cada uno de los días, no perder jamás la memoria de los que construyeron aquel No al ALCA, pero la responsabilidad del presente es volver a construir la fortaleza que tenían los gobiernos populares en cada uno de los países. Y por eso hoy retrocedimos en Ecuador. Por eso todavía tenemos pendiente recuperar Brasil. Y tenemos un gobierno en Perú que está de nuestro lado pero que la derecha lo hostiga permanentemente. Tenemos que tener claro esto, tenemos que generar, recomponer y no perder de vista que para construir esta unidad es necesario tener objetivos. La unidad por sí sola es una unidad vacía y la unidad tiene que ser para generar la unidad latinoamericana y la felicidad de nuestro pueblo”, aseguró el ex intendente de Avellaneda.

“Néstor no se murió. Néstor vive en los pibes que están cobrando la asignación”, respondió a los cánticos la ministra y compañera Estela Díaz, “así le sacamos el sexismo a las canciones”. También apoyó la moción del compañero Tano Catalano sobre modificar el nombre de la central por Central de las Trabajadoras y los Trabajadores de la Argentina.

“Empecé orgullosamente como compañera de esta central pero también orgullosamente parte de este gobierno que lleva adelante el mejor gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof. El único compromiso que tiene nuestro gobernador y que conduce con absoluta claridad es trabajar día y noche, 7 por 24 para responder a las necesidades de este pueblo. Un compromiso inquebrantable, sin vueltas, que le queda claro a nuestro pueblo y sobre todo a los poderosos”, señaló Díaz y agregó: “Luego de los cuatro años de Macri y del vidalismo, de ese neoliberalismo que en cuatro años hicieron daño por décadas, después vino el tiempo de la pandemia. Pero hoy estamos en el tiempo de los reencuentros. Podemos estar acá gracias a la campaña de vacunación más grande de nuestra historia. Hoy también la felicidad de los pibes y de las pibas es vacunarse”.

“Esta conmemoración del No al ALCA se reactualiza con una potencia enorme. No hay salida si no es con unidad y con integración latinoamericana. Y nuestros pueblos están de pie. Y el movimiento feminista y de mujeres es un ejemplo en la resistencia a las políticas neoliberales. Y el movimiento sindical de los trabajadores y las trabajadoras que resistió los cuatro años de neoliberalismo también hoy está planteando la unidad central que necesitamos. No es un acuerdo de superestructura. La unidad es encontrarnos para bancar a los gobiernos populares que están discutiendo la redistribución de la riqueza, la salud, la educación, el trabajo, la producción. Un proyecto que nos incluya todos y a todas. Es con nosotras y con nosotros, de protagonistas de ese proceso de transformación”.

También integrante y una de las fundadoras del Comité por la Libertad de Milagro Sala, Estela Díaz se refirió a la arbitraria detención de la líder social y pidió por su libertad. “Nos acompañó en la lucha contra el ALCA hace 16 años y hoy no puede estar acá porque está presa. ¡Libertad a Milagro Sala!”.

Para concluir, la Ministra de las Mujeres de la provincia de Buenos Aires señaló: “Atravesamos un tiempo tremendo. Vivimos un año y medio de pandemia y quieren decir que no hablemos de eso. Pero es muy doloroso y muy duro lo que nos ha dejado la pandemia. El encierro, las pérdidas de vida humanas, los dolores emocionales en la vida personal de cada uno y cada una. Tenemos que darnos los tiempos para restañar esos dolores y lo mejor para restañarlos es hablarlos, poner en palabras peor seguir organizándonos. Porque es colectivamente, con la organización popular, con la participación, con el debate que hoy, además, se articula con un gobierno popular que está del lado de las necesidades de nuestro pueblo. Tenemos este tiempo que restañarnos emocionalmente, pero también porque tienen que venir el tiempo de la recuperación de tanto dolor social, de deuda social que hay con nuestros pibes, con nuestras pibas, con nuestros barrios populares. Ese es el camino, sin lugar a dudas. Es un camino de un proyecto que vamos a construir. Con Estado presente, con militancia, con cercanía y con fuerza. Se hizo hace poco tiempo. Dejaron de ser un tema los planes con los 5 millones de puestos de trabajo formal que generaron Néstor y Cristina. Es por ahí. Con trabajos, con derechos y saldando la deuda con el trabajo de las mujeres, con igualdad. Un Proyecto Nacional, Popular, Democrático y Feminista. El 14, a votar. El 15, a seguir reconstruyendo nuestra provincia”.