Pueblos originarios: el vicepresidente del INAI visitó la CTA

Luis Pilquiman, junto a los compañeros Ángela “Nina” Jaramillo y Lisandro Arijón, se reunieron con Hugo Yasky en la sede de la Central.

El compañero Luis Pilquiman quien, además de su responsabilidad en el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, es miembro del Parlamento Mapuche de Río Negro, mantuvo este miércoles una reunión con nuestro secretario General y presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de la Nación.

En el encuentro también participaron Nina Jaramillo -reconocida abogada kolla en el ámbito de los temas indígenas- Lisandro Arijón, trabajador del INAI y referente de ATE Verde y Blanca, como así también Carlos Girotti, secretario de Comunicación de nuestra Central. Durante la reunión se abordaron las cuestiones referidas a la prórroga de la Ley 26.160 y todo lo atinente a los últimos intentos de desalojos de las tierras ancestrales en la Patagonia argentina.

Hugo Yasky explicó a los compañeros que el reciente Plenario Nacional de Secretarios Generales había resuelto impulsar la votación de los diputados de la prórroga de Ley 26.160. Esta legislación, por la que se declara la emergencia territorial en las comunidades indígenas, impide desalojos y mandata al Estado nacional para realizar un relevamiento técnico, jurídico y catastral de dichas comunidades, vence el próximo 23 de noviembre.

Además, nuestro Secretario General informó a los compañeros del INAI que ya se había enviado a todas y todos los diputados nacionales una carta de nuestra Mesa nacional abogando por la imperiosa necesidad de votar la prórroga.

En este contexto, Luis Pilquiman y Nina Jaramilo hicieron referencia a la situación planteada a partir del desalojo represivo en el paraje Cuesta del Ternero, vecino a El Bolsón, en la provincia de Río Negro. A su turno, Hugo leyó el comunicado de la CTA rionegrina -que la Mesa nacional de la Central hizo suyo- en el que expresamos la demanda al poder provincial y judicial de una inmediata convocatoria a una mesa de diálogo, para una resolución pacífica del conflicto; la urgente habilitación de un corredor humanitario que posibilite el ingreso de alimentos para quienes están cercados por las fuerzas policiales provinciales y el firme rechazo a la judicialización del reclamo que protagoniza la comunidad mapuche afectada.

Por último y como saldo de los intercambios de información y pareceres, quedó abierta una instancia permanente de consulta y colaboración entre la CTA y los compañeros del INAI.