“No podemos estar en la batalla sin insumos ni personal”

Dialogamos con Zulma Lovay, jefa de enfermería de la sección de Infectología del Hospital Fernández y delegada de ATE Capital, a partir del fallo de la justicia porteña que intimó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a entregar los elementos de protección personal (EPP) a les trabajadores de la salud de los hospitales públicos.

La medida se extiende a todos los hospitales porteños y señala que se debe priorizar a aquellos donde la situación es crítica, como ocurre con el Rivadavia y el Fernández.

La resolución del juez en lo Contencioso Administrativo y Tributario Marcelo López Alfonsín se inscribe en un proceso que se inició con el pedido de una medida cautelar, por parte de ATE Capital, para que el Gobierno porteño cumpliera con la normativa vigente y las recomendaciones de los ministerios de Salud, tanto de Nación como de Ciudad, frente a la pandemia de COVID-19, y entregara los insumos adecuados y los elementos de protección personal para cada tarea a les trabajadores.

“La Justicia llega tarde, pero llega. Es un paso adelante en la lucha por los derechos de los trabajadores. A veces se tienen que judicializar las luchas porque decididamente las negativas del Jefe de Gobierno (Rodríguez Larreta) respecto a la entrega de los equipos de bioseguridad, en ese momento tan grave cuando se inició la pandemia, puso al descubierto todas las miserias humanas. Y, además, nosotros entendíamos que ellos no nos iban a dar nada, como lo estaban haciendo y nuestros compañeros estaban arriesgando sus vidas, tal es el caso de dos compañeros que fallecieron, un compañero del Durán y otro del Hospital Rivadavia, por tener esos equipos que no eran de calidad, los barbijos no eran los 3M que se necesitaban. Como veíamos que ellos endurecían y se oponían a entregarnos los equipos nosotros entendimos que debíamos ir un paso adelante y judicializar el tema. Primero fue denegado, después ellos apelaron, se les denegó la apelación y ganamos el juicio, el oficio, la apelación”, detalló Zulma Lovay, jefa de enfermería de la sección de Infectología del Hospital Fernández y delegada de ATE.

- ¿Ya recibieron los elementos?
- En este momento están tan asustados que están entregando en algunos sectores. Hoy comenzaron a entregar y me vinieron a decir, obviamente sabían que la nota que había salido en Página/12 (del periodista Nicolás Romero) daba cuenta de la situación y yo esperaba que en la mañana me llamaran y me preguntaran algo. Efectivamente no me preguntaron nada, no me increparon, ni nada. Simplemente me dijeron “bueno, estamos entregando. Vos estás viendo, ¿no?” Y les contesté que sí, que esto no es ningún acto de heroísmo de parte de ustedes, esto debe ser lo natural, lo que administrativamente corresponde, entregar los insumos necesarios básicos para una situación de pandemia.

- ¿Cómo está el escenario ahora con los casos de COVID-19 en el Hospital Fernández?
- Me gustaría decir que está fantástico, pero no es así. Está mal. Hay muchos colegas enfermos. Hoy casualmente un compañero nuestro, que es supervisor de sábados, domingos y feriados, estaba mejorando, pero desgraciadamente se agotó y hubo que intubarlo y esto significa el respirador y todos los que tienen Fe rezan y los que no dan fuerza. Todxs sabemos que por encima de la vida no hay nada. Este compañero lucha por su vida. Tenemos otra colega también a quien pusieron plasma, pero se recupera muy despacito. Lo que pasa es que estos compañeros han estado expuestos al contacto muchas horas y, por ejemplo, con esos barbijos 3M que no se los cambiaban, cada dos o tres horas, porque tener puesto ese barbijo sin cambiarlo cada dos o tres horas ya no tiene la misma efectividad. Nosotros reclamamos que se les entreguen dos barbijos 3M por turno de seis horas. Esto tiene que ver también con la falta de personal. No hay enfermería. Esta pandemia pone al descubierto toda la situación epidemiológica en cuanto al recurso humano de enfermería lamentable que tenemos dentro de CABA y también en el AMBA, no es solamente acá, todo el país tiene esta problemática. Analizan una enfermera por cada tantos médicos. No es así. Se toma la referencia de una enfermera por cada 10 mil habitantes, ésa debe ser la ecuación. No cada tantos médicos, porque las enfermeras no cuidan médicos. Somos profesionales que cuidamos personas enfermas. Tenemos a veces a cargo tres o cuatro pacientes que están muy delicados, y cuando hay que atenderlos hay que controlar el respirador, hacer los balances. Te lleva mucho tiempo. Estás muy expuesto al contacto directo con el paciente.

- ¿Qué mensaje les darías a lxs compañerxs de la CTA en cuanto a la situación de contagio y la imperiosa necesidad de cumplir el aislamiento?
- Que la gente se quede en sus casas, primero y principal, que de esta manera nos está apoyando. Que se le exija al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que tenga más personal de enfermería, que haya recambio. La gente hace 90 días que no toma franco. Está cansada, agotada, no solo físicamente, psicológicamente también, porque la presión es muy alta. Además, hay poliempleo, hay muchxs compañerxs que salen de uno y entran en otro y así van a sus hogares a dormir. Esta situación ha puesto al descubierto la gravedad de la falta de recursos de enfermería y también del sacrificio que hacen los médicos residentes para estar en todos lados y en todos los horarios del hospital, porque lamentablemente, son ellos quienes están hisopando, atendiendo los casos COVID. En la primera línea de batalla tenemos que estar porque nosotros somos profesionales. Estamos para pandemia y no pandemia, pero no podemos estar en una batalla contra un enemigo invisible, que no sabemos cuáles son sus estrategias porque no lo vemos, porque es nuevo, porque no lo conocemos, en el mundo, nosotros no podemos estar en la trinchera sin insumos y sin personal. Por eso nosotrxs enarbolamos la bandera de nuestra ATE Capital saliendo a luchar por la presencia de recurso humano necesario y urgente en la CABA, porque esto se desmadra y la verdad que no vamos a tener ni camas ni personal que atienda a las personas que van a esas camas.

La medida dispone además que el gobierno porteño deberá informar sobre la cantidad de EPP entregados de acuerdo a la situación de cada hospital, e intimó a Provincia ART a que ejerza un control exhaustivo sobre el GCBA respecto al cumplimiento de los protocolos sanitarios.

- ¿Cómo continúa el chequeo del acatamiento efectivo por parte del GCBA de esta resolución judicial?
- Cuando vengan, nosotrxs vamos a controlar, a verificar si se está entregando o no y vamos a acompañar a esa auditoría que envíen para corroborar que se estén entregando en tiempo y forma los elementos de protección personal. Y vamos a continuar luchando por esta necesidad de recurso humano. Pedimos a todos los compañerxs que nos acompañen para dar fuerza a todas estas familias de trabajadorxs de la Salud que hoy por hoy luchan por su vida.