Matías Zalduendo en la CSA: “Nacimos para vencer, no para ser vencidos”.

Celebro este congreso de la CSA, tan importante y necesario para los tiempos que nos tocan.

En primer lugar, quiero rendir un homenaje a una compañera de la juventud de la CTA de los Trabajadores que participó también en el Comité de Jóvenes, durante mucho tiempo, Lucrecia Cardozo, de APA, la Asociación del Personal Aeronáutico de Argentina; una compañera que nos dejó hace un tiempo, militante de la juventud trabajadora del continente. Mi homenaje y mi recuerdo siempre presente.

En el marco de esta situación compleja, pareciera que se nos presenta un mundo más hostil a la clase trabajadora. Las propuestas del capital para los jóvenes son la
precarización del mundo del trabajo donde con algunas consignas como “sé tu propio jefe” o “trabajá desde tu casa” llevan a los jóvenes a un trabajo en el cual son esclavos de un patrón a quien no le ven la cara. Si se organizan los castigan, los despiden por afuera de todo marco de regulación, de convenios colectivos, de derechos. Creo que eso tiene que ser uno de los grandes desafíos del Comité de Jóvenes de la Confederación Sindical de las Américas.

Tenemos que entender y discutir el trabajo del futuro, que ya es en tiempo presente, que está instalado y la pandemia ha acelerado. tiene que ser una respuesta para todos los jóvenes que entran al mercado laboral que necesitan tener derechos y estar defendidos.

El sueño de los patrones, del capital, es que haya un mundo sin sindicatos. Nosotros
debemos ponernos en contra de eso y seguir construyendo más organización popular, sindical, para poder defender derechos y para que los que no quieren perder privilegios entiendan que necesitamos cada vez más justicia social.
Estamos viviendo tiempos muy duros, ya se ha planteado acá la importancia de la
liberación de las patentes como un reclamo claro para que la vacuna no sea un privilegio para unos pocos, sino algo a lo que puedan acceder todos los países del mundo y que haya una distribución igualitaria. Es un reclamo más que justo.

Entender que la pandemia está acrecentando la desigualdad que nosotros siempre
denunciamos. Esas desigualdades que se ven en la realidad que estamos viviendo donde los pobres son cada vez más pobres, donde los trabajos se pierden y hay muchos sectores dominantes que quieren seguir enriqueciéndose a costa de la clase trabajadora.

Eso amerita también profundizar la unión, por eso es tan importante este congreso.
Tenemos que entender que la CSA va a cumplir un rol fundamental en la etapa que se viene en el continente. La lucha nuestra no es solo de defensa, sino pasar a la ofensiva; es poder defender procesos políticos que se vayan dando para consolidar una América Latina cada vez más justa, un continente más justo, más igualitario. Debemos estar todos abocados a la defensa de la etapa que se viene, que va a ser muy dura, pero estoy seguro que estaremos a la altura de las circunstancias.

Celebro la conformación del Comité de la Juventud, a las compañeras y compañeros que estarán tomando responsabilidades, entendiendo que el desafío va a ser también convocar a esos jóvenes que están accediendo a su primer trabajo en condiciones desiguales, difíciles, pero entendamos que esos compañeros tienen que estar organizados.

El mejor lugar para un joven, una joven, que ingrese al mercado laboral es estar
organizadxs en un sindicato. Por eso peleamos, por eso soñamos, resistimos y venceremos porque nacimos para vencer, no para ser vencidos.