Mar Para Bolivia - En el Polideportivo de Racing. Dijo Evo: "El pueblo latinoamericano cuando se une nunca lo derrota el imperio".

Discurso del compañero Evo Morales, presidente del Estado Plurinacional de Bolivia:
Muchas gracias, compañeras y compañeros trabajadores de Argentina, a los movimientos sociales, autoridades, a todas y a todos.

Una enorme emoción escuchar este gran apoyo del pueblo argentino, a la cabeza de los trabajadores de Argentina. A nombre del pueblo boliviano, y a nombre también del Estado Plurinacional de Bolivia, decirles muchas gracias por este apoyo, hermanas y hermanos. Seguro que el pueblo boliviano nunca va a olvidar esta clase de actos tan grandes de apoyo, por una justicia, por una reivindicación. Por lo menos debo decir con mucha claridad que estamos en campaña para que vuelva Bolivia al mar con soberanía, pero nunca hemos visto tanta concentración y este apoyo. De verdad, compañeros dirigentes, muchas gracias una enorme concentración para expresar esa solidaridad. Estamos convencidos que los pueblos de América Latina están organizados sindicalmente, culturalmente, políticamente. El pueblo de América Latina está organizado en movimientos sociales, trabajadores, pero con una línea política, con principios y valores; el pueblo latinoamericano cuando se une, nunca lo derrota el imperio.

Es nuestra experiencia, hermanas y hermanos.
Qué tan importante ha sido unirnos y derrotar a quienes nos dominan o nos dominaban.

Claro, después de la fundación de la República, lo que hacían era, cuando surgían movimientos políticos de liberación, ahí venían las dictaduras militares. Cuando surge la unión del pueblo boliviano, del pueblo latinoamericano, de algún país de América Latina, ¿qué hacían? Aplastar, dividir. En este tiempo por lo menos con un poquito de experiencia desde Bolivia, quieren hacernos, dividirnos, cooptar algunos dirigentes sindicales para la derecha, para los neoliberales, para los procapitalistas; proimperialistas, para dividirnos, para dominarnos políticamente. Y dominándonos políticamente, robarnos económicamente, saquear nuestros recursos naturales. Pero a esta altura fracasaron y van a seguir fracasando porque hay lucha y conciencia del pueblo boliviano para derrotar el desafío de tantos años.

Nuestra experiencia, compañeros dirigentes. ¿Qué hicimos en Bolivia? Lo que hicimos es recuperar esta conciencia ideológica, que nos dejaron durante la lucha de la época colonial. Y quienes se enfrentaron han sido sobre todo el movimiento indígena, los llamados sin alma por algunos miembros de la Iglesia Católica. Y de verdad a mí me ha sorprendido con justa razón el hermano Papa Francisco, que ha pedido perdón por las ofensas de épocas pasadas de algunos miembros de la Iglesia Católica.

Yo estoy sorprendido hermanas y hermanos. En las décadas pasadas tenía que ser el Che Guevara, argentino; ahora el Papa Francisco, quien reivindique las luchas de los trabajadores de todos los pueblos América Latina y el Caribe. Por eso hermanas y hermanos estamos convencidos que la unidad de América Latina seguirá dando una batalla contra la dominación y el saqueo.

En Bolivia, desde el momento en que nos hemos organizado, no solamente de carácter sindical, social, comunal, la experiencia nuestra es que de la lucha sindical y social, pasamos a la lucha electoral, recuperando los principios y valores del conjunto de los movimientos sociales, preparando un programa de gobierno, un programa nacional y no un programa de políticas impuestas desde Estados Unidos, del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional. Liberarnos políticamente y económicamente.

Y quiero decirles, ustedes saben que el movimiento indígena: los quechuas, aymaras, las nacionalidades de América Latina, han sido en la historia el sector social más humillado, más vilipendiado, despreciado, discriminado, explotado en toda la historia. Ese sector junto a los obreros, a la clase media, maestros, nos hemos movilizado políticamente, y ese sector de trabajadores, obrero y originario, ahora hemos salvado a Bolivia democráticamente; ésa es nuestra historia.

Esta mañana yo comentaba, informaba brevemente. Bolivia es pequeño, tenemos 10 millones de habitantes, cuando llegamos al gobierno en 2006, el PBI era 9 mil millones de dólares. El año pasado llegamos a 33 mil millones de dólares de PBI. Hermanas y hermanos, las reservas internacionales en 2005 eran 1700 millones de dólares, y el año pasado, este año llegamos a 15 mil millones de dólares de reservas internacionales.

En 2005, cuando el gas y el petróleo estaba en manos de los extranjeros, la renta petrolera era 300 millones de dólares y el año pasado llegamos a 5800 millones de dólares de renta petrolera. Hermanas y hermanos, la inversión pública en 2005 eran 600 millones de dólares. Para este año está programada en 7200 millones de dólares. Cuando revisamos los datos económicos de la renta petrolera nos preguntamos: en 20 años de neoliberalismo cuántos nos robaron, cuánto se llevaron No hay donde perderse. Alguien decía: tenían que ser ciegos para no ver y sordos para no escuchar los resultados que hemos tenido hasta ahora.

Por eso quiero decirles orgullosamente, el año pasado nuevamente hemos sido elegidos por el 62% hermanas y hermanos.

También quiero informarles, cuando era soldado de las fuerzas armadas, en el año 1978, jovenzuelo de 17, 18 años, ese año, conocí tres presidentes: tres generales, imagínense cómo era, antes del 2006, antes de asumir la responsabilidad como Presidente, me acuerdo de los últimos cinco años del 2000, antes del 2006, cada año había un presidente: 2001, Banzer; 2002, Tuto Quiroga; 2003, Gonzalo Sánchez de Lozada; 2004, Carlos Mesa; 2005, Rodríguez Veltzé; y desde el 2006, nueve años y medio un solo presidente.

Hermanas y hermanos, trabajadores, en esta experiencia, corta experiencia, sí los trabajadores con principios, organizados; originarios, con principios anticolonialistas, antiimperialistas, en unidad, sólo podrán salvar a nuestra Patria y a la Patria Grande, hermanas y hermanos. De eso estamos convencidos.

Pero también quiero decirles hermanas y hermanos, estamos en tiempo de profundos cambios, de integración de nuestros pueblos. Cuando llegué a la Presidencia, recién se gestaba Unasur, Unidad de Naciones de Sudamérica, ex presidentes que aportaron bastante. Ahora estamos con Celac, de toda América Latina y el Caribe, respetando todavía nuestras diferencias. Yo digo: qué bueno sería todos los presidentes de América Latina y el Caribe, sean antiimperialistas, ahí si podremos derrotar al imperio norteamericano y al sistema capitalista, que ha hecho mucho daño a la humanidad.

Después que garantizamos esa unidad, con la integración de Celac, Fidel me llamó y me decía telefónicamente: Evo, lo que he pensado, ahora están haciéndolo realidad. Fidel estaba contento, feliz. Antes, decía, era yo solo. Ahora son tantos presidentes. Un saludo a Fidel Castro por esa lucha antiimperialista que él empezó solo. Ahora el mundo, algunos sectores de Estados Unidos, le han dado la razón a Fidel, viene Hugo, con quien enfrentamos al Alca. No sé si se acuerdan los trabajadores, en una temporada decíamos nosotros, en vez que se llame Alca, debía llamarse Alga, saben por qué: Área de Libre Ganancia de las Américas, eso decíamos y criticábamos. Mi respeto y admiración, al compañero y hermano, Néstor Kirchner, acá se plantó y derrotamos al Alca, en su Presidencia.

Sin embargo el imperio no duerme, el imperio norteamericano, la derecha internacional, no duerme. Mira, cuando surge con mucha fuerza Unasur y Celac, empieza a dividirnos. Y ahora dicen Alianza del Pacífico. Solamente para romper esa gran integración de América Latina y el Caribe. La Alianza del Pacífico es para continuar con las políticas del Alca. Con la política del consenso de Washington. El acta constitutiva de Alianza del Pacífico, dice: privatizar los servicios básicos. Y es el neoliberalismo, y el neoliberalismo es libre comercio nuevamente. Por eso nos respetamos, aunque tenemos profundas diferencias con algunos países o presidentes de gobiernos de América Latina, hasta de Unasur, que han sido electos democráticamente. Pero yo no puedo entender todavía, cómo es posible que algunos presidentes, gobiernos que llevan el título de socialistas, comunistas, cuando están privatizados los servicios básicos, están privatizados los caminos, los aeropuertos, hasta el mar está privatizado. Qué clase de socialistas podrían ser si todos los servicios básicos están privatizados.

Hermanas y hermanos, la derecha, algunos comentaristas, a los Presidentes de nuestros gobiernos los tratan de “populistas”. Si populista viene del pueblo bienvenido. Yo digo, no somos populistas. En el fondo somos socialistas; somos antiimperialistas como trabajadores, obreros y originarios. Digan lo que digan, hagan lo que hagan, esta revolución democrática, ya es imparable. Yo siento que nuestro proceso hace historia. Y por eso hermanas y hermanos, esta clase de actos en el cual me siento un trabajador más argentino, con las palabras que ha vertido aquí el compañero, somos países vecinos, con la misma historia, con la misma lucha, y de verdad estoy sorprendido, la compañera Cristina nos ganó haciendo un monumento a Juana Azurduy.

Después de la inauguración del monumento de Juana Azurduy, anoche llamé a Bolivia. Y muchas hermanas estaban llorando de emoción. En Bolivia, más conocida es Bartolina Sisa, también Juana Azurduy, pero Juana Azurduy, como era una mestiza, tiene mucha ascendencia en la clase media, pero igual se dieron cuenta de quién es nuestro. Nosotros también tenemos allá monumentos, escuelas de Belgrano, de otros compañeros y compatriotas argentinos.

Hermanas y hermanos, de verdad nuevamente quiero expresar esta gran solidaridad, y no solamente en ustedes, del hermano Papa Francisco, quien la semana pasada nos ha sorprendido, cuando expresó solidaridad diciendo que Bolivia tiene que retornar al Pacífico con soberanía. Tenía que ser un Papa sudamericano, un Papa argentino, que exprese con profundo sentimiento sobre esta injusticia de más de 130 años. Y hablo del pueblo argentino, pero yo quiero decirles también, esta es la primera vez batalla legal ante La Haya, estoy seguro que si nos va bien esto, nos irá mejor con Malvinas. Malvinas para Argentina. Estamos convencidos de esto. Porque la humanidad mediante las Naciones Unidas ha creado un organismo internacional, un Tribunal, para que se juzgue y no podemos desconocer ese organismo internacional para resolver las controversias.

Algunas “doctorial” de Chile cuestionan competencia de La Haya. Pero yo entiendo perfectamente cuando hemos presentado la demanda, después de dos o tres meses, acepta, admite la demanda, y desde ese momento se considera que el Tribunal es de su competencia. Si no fuera de su competencia hubiera rechazado la demanda desde el primer momento.

Es una primera batalla ganada. Sin embargo esta clase de actos, hermanas y hermanos, seguirá permitiendo que este problema, esta injusticia, es ya conocida no sólo regionalmente, sino ya se convierte en un tema mundial. Y después de escuchar algunos organismos internacionales, del hermano Papa Francisco, ya es un tema mundial al ser juzgado.

Hermanas y hermanos, nuevamente agradecer por este gran acto. Venir acá siempre es fortalecerse. Yo me vuelvo cargado de mucha energía. Primero quiero comentarles, es que el grito de “Olé, olé” me asustaba a mí. Me invitaron acá, en el año 1994, 1995, algunas organizaciones, la Universidad. Yo entraba y gritaban: Olé, olé, olé, Evo, Evo, asustaba, sudaba de miedo. Ahora gusto, me encanta.

Muchas gracias hermanas y hermanos.
¡Que viva Argentina!
¡Que vivan los trabajadores!
¡Que viva la Patria Grande!
¡Que viva Bolivia!
Muchas gracias.