Llano: “Teníamos razón cuando decíamos que Aerolíneas debía ser la línea de bandera para cumplir el rol social de repatriar argentinxs”

Entrevista a Edgardo Llano, secretario general de APA y secretario general adjunto de la CTA de lxs Trabajadorxs, en el marco de los 74 años de historia que cumplió hoy el gremio aeronáutico.

El 27 de marzo de 1946 nacía la Federación Argentina del Personal Aeronáutico (FAPA), fruto de la fusión de tres entidades gremiales, que poco tiempo después adoptaría el actual nombre de APA (Asociación del Personal Aeronáutico).

APA es el primer gremio aeronáutico. Luego surgirían los otros sindicatos de los distintos sectores de la aviación civil. Tiene 10.000 afiliados y afiliadas en todo el país y representa a lxs trabajadores de tierra de empresas nacionales -excepto técnicxs aeronáuticxs-: Check in, rampa, administrativxs, reserva, free shop, concesionarios de aeropuertos argentinos, parte de la fábrica de aviones de Córdoba y de aeroclubes, aeropuertos del país en todas sus especialidades y de mantenimiento.

“Son 74 años y hay mucho para contar. Para sintetizar vamos a empezar por los 90”, expresó el secretario general de lxs aeronáuticxs, Edgardo Llano. “APA fue el gremio que encabezó la lucha contra la privatización de Aerolíneas y junto a agrupaciones de otros gremios, no con el oficialismo de ese momento sino con agrupaciones opositoras, armó una especie de agrupación nacional para enfrentar la privatización. Lamentablemente no pudimos frenarla en ese momento”.

“Durante la década del 90 APA estuvo en la calle resistiendo el achique de la gestión de Iberia en Aerolíneas. Durante ese tiempo hemos perdido compañeros, pero después de la crisis que pasó la empresa American Airlines también, donde la resistencia se hizo muy fuerte desde APA. Llegamos al año 99, cuando entran los americanos fuertemente y dejan un desastre financiero en la empresa donde fundamentalmente nos vendieron los productos de ellos y se fueron al poco tiempo”, rememoró Llano.

“En el 2001 tuvimos una lucha muy importante en APA que duró seis meses hasta que apareció un comprador, en ese momento, el Grupo Marsans. Fue una lucha muy fuerte en muchos lugares del país donde acampamos, dormimos en los aeropuertos, hemos bloqueado las pistas. Llevamos adelante muchas medidas, algunas bordeando lo ilegal para defender nuestra empresa de bandera, que en ese momento estaba en manos de extranjeros”, señaló.

“Otra lucha importante fue en el 2008 cuando la línea de bandera fue recuperada por el Estado nacional y a partir de ese momento se dio el apoyo de la gente, donde demostrábamos que la línea de bandera era imprescindible para el país y era fundamental que el Estado la recuperara, la expropiara en ese momento como se hizo a través de un proyecto que presentó la compañera Cristina Kirchner y que logró a partir de ahí llegar a la situación actual. Enseguida se empezó a recuperar la empresa. Cuando Cristina terminó su mandato hubo 75 aviones de la empresa y cuando ella se hizo cargo había 26. Fue una pelea muy grande, muy fuerte, con el apoyo contundente de nuestra Central, la CTA que estuvo en todo momento acompañándonos, como de otros sectores gremiales”, resumió y agregó: “En el medio participamos en la lucha por la defensa de los compañeros de LAPA, de Dinar, de Southern Winds, empresas que por las políticas liberales desaparecieron pero en ese momento pudimos lograr durante el gobierno de Néstor y Cristina preservar los puestos de trabajo que ha sido algo fundamental”.

-¿Cómo fue tu llegada al sector aeronáutico y tus primeros acercamientos a la actividad gremial?
 Yo ingresé a Aerolíneas en septiembre del año 80. Apenas entré, y más allá que todavía estaba la dictadura, nos afiliamos al Sindicato. Los compañeros que estaban nos afiliaban enseguida y empecé en el sector de rampas, de maleteros, durante los primeros tres años. Después pasé al sector de salón VIP durante varios años y en el 89 fui elegido delegado del sector por primera vez.
Cuando se estaba privatizando la empresa, un poco antes, llegué a hacer mi primera experiencia como delegado.
Luego pasé a ser delegado general del Aeropuerto en el 91 hasta el 93, año en que me presenté como parte de una lista a competir por la conducción del Sindicato. No ganamos, pero con esa lista en el año 96 hicimos una lista de unidad, donde yo fui secretario adjunto del sindicato durante dos mandatos, acompañando al compañero Ariel Basteiro y en el año 1995 fui elegido Secretario de Derechos Humanos de la primera elección de la CTA de Lomas de Zamora y en el medio de eso con mucha participación en todo lo que fue la CTA.
En el año 2004 me presenté con una lista y ganamos el sindicato que nos permite a través del Frente de Personal Aeronáutico conducirlo hasta el día de hoy en una lista de unidad, donde hemos confrontado con compañeros de otras listas, pero siempre hemos ganado holgadamente y hoy tenemos una conducción estable, consolidada, con muchos logros en nuestro haber, no sólo gremial. Las peleas que hemos dado en lo gremial, en los años de macrismo enfrentándonos a las políticas de la ‘revolución de los aviones’, que hoy, lamentablemente, la crisis que vive el país con la pandemia mundial demuestra que teníamos razón cuando decíamos que Aerolíneas debía ser la empresa de bandera para cumplir el rol social que está cumpliendo repatriando argentinos.
Estamos conduciendo el sindicato y no sólo hemos tenido logros gremiales, hemos hecho nuestra sede a nuevo. Ocho pisos de la sede del sindicato nuevos; este año hemos terminado la remodelación del hotel, en la ciudad de Mar del Plata, una inversión grande de los aeronáuticos. Seguimos con las mejoras en el Club Ituzaingó y lamentablemente esta pandemia nos paró una obra que empezamos en un camping que estamos construyendo cerca del Aeropuerto de Ezeiza, en la zona de los bosques y que estamos demorando por el Covid-19 que nos atacó y que seguramente va a generar mucho desempleo en la actividad aeronáutica del mundo y Argentina no va a ser la excepción.

-¿Qué reflexión te merece el crecimiento del movimiento de mujeres y disidencias dentro de APA, encabezado por la compañera Mónica Ameneiros -quien recientemente fue distinguida por la Legislatura porteña, junto a otras trabajadoras de la aviación civil, por su incansable lucha y compromiso- y además, la gran participación de las juventudes, con delegades en cada uno de los sectores de trabajo de lxs aeronáuticos?
 Respecto al crecimiento de las mujeres, es algo que se veía venir hace unos años. Fue uno de los motivos que nos llevó a modificar el estatuto y crear la Secretaría de Género, la de DDHH, la de Juventud y la Secretaría de Política Aérea.
La primera compañera que fuimos a hablar para integrar esa Secretaría fue la actual secretaria, Mónica Ameneiros, quien no aceptó nuestra propuesta porque por razones personales no podía dedicar el tiempo que ella quería. Un mandato estuvo fuera de la organización y cuando se hizo cargo, realmente ha llevado una labor enorme con el tema de Género, del 2x1, de la Ley por el Aborto, un sinfín de actividades, junto con Estela Díaz encabezándola desde la Central y muchas compañeras de otros sindicatos.
Este año le llegó un reconocimiento de la Legislatura porteña. Fue un día que también se le hizo un homenaje a Estela Carlotto y para los Aeronáuticos es un orgullo que Mónica lleve adelante ese trabajo junto con Dolores Dufau que es la prosecretaria y el trabajo que vienen realizando con la Secretaría de Juventud, que también tuvo un crecimiento descomunal en estos años y ha hecho que cientos de jóvenes de todo el país se involucren en la vida de APA, participen en sus actividades y han hecho que desde ahí se haya generado un movimiento social aeronáutico, integrado por compañeras y compañeros de la Juventud que atienden 7 comedores en distintos lugares de Provincia de Buenos Aires y Capital, donde tenemos 400 chicxs que son ayudados, asistidos, por estxs compañerxs, con la ayuda de APA. No sólo se trata de darles de comer, sino que se les brinda apoyo escolar, prevención de enfermedades, un montón de tareas más que desarrollan lxs jóvenes y hace que nos sintamos orgullosos de ellxs, así como de la Secretaría de Género.
Creemos que el trabajo en conjunto, en unidad, con el resto de los gremios de la Central, termina dando sus frutos a la larga, porque se hace a conciencia, con solidaridad, compromiso y con todxs, como debe hacerse.

-En el marco de la pandemia y luego del anuncio del presidente Alberto Fernández respecto del cierre de las fronteras, ¿Cómo van a continuar las repatriaciones de argentines en el exterior? (Aerolíneas Argentina ya ha repatriado 16 mil personas). Por otro lado, ¿Cómo se encuentran lxs trabajadorxs aeronáuticxs? Y, ¿han tenido algún tipo de complicación?
 Después del anuncio del Presidente con respecto al cierre de las fronteras, en el día de hoy llegaron los últimos vuelos de repatriación. Por el momento no hay otro vuelo autorizado hasta el 31 de marzo.
Los trabajadores aeronáuticos, en general, están bien. Estamos trabajando con dotaciones voluntarias en todos los aeropuertos.
Solamente hemos tenido un caso en Ushuaia, en Tierra del Fuego, donde los compañeros ahora se encuentran en cuarentena ya que el jefe de la base dio positivo con el Covid-19 y lamentablemente todos los compañeros están en cuarentena, porque habían tenido una reunión con él el día anterior a que diera parte médico.
Los trabajadores en general están bien, están fuertes, saben que se están exponiendo mucho en el sector aeronáutico y sobre todo los que están afectados en destinos internacionales, hacen que sea muy fuerte la exposición al contagio, ya que vienen pasajeros de todo el mundo y están en la primera línea de batalla, para decirlo de alguna manera.

“Hoy estamos al frente de esta situación con lxs compañerxs que están enfrentando la peor pandemia que se recuerde en la historia de la humanidad”, señaló Llano y agregó: “Vamos a ver cómo sigue esto. Esperamos que podamos superarlo todos los argentinos unidos, porque esto es grave, trae mucha muerte, trae un cambio en la historia del mundo. Seguramente, a partir de que esto pase vamos a tener un mundo distinto y ojalá sea un mundo que podamos compartir todos en unidad”.

Edgardo Llano es además presidente de la Federación Argentina del Personal Aeronáutico (FAPA) y, desde octubre de 2018, vicepresidente de la Sección de Aviación Civil de la Federación Internacional de Trabajadorxs del Transporte -ITF, según sus siglas en inglés-.