Llano: “Hay que avanzar hacia un mundo solidario”

Entrevista a Edgardo Llano, secretario general adjunto de la CTA de lxs Trabajadorxs y secretario general de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), por el secretario de Organización de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) Esteban ‘Kito’ Sueyro, a través del Instagram de la CTA Nacional.

Kito Sueyro: Este tema de la Pandemia hace que todos nos quedemos en casa. Vos decías que estabas en tu casa. ¿Cómo estás viviendo en términos personales esta situación, sabiendo que los dirigentes sindicales con cargos importantes andan de acá para allá todos los días?

Edgardo Llano: Mi caso es particular, tengo cuatro hijas que llevan más tiempo en cuarentena que nosotros, con lo cual con mi mujer muchas veces no sabemos qué hacer porque ellas están portándose demasiado bien, es duro estar adentro todo el tiempo, sin ver a sus amigas, pero tienen conciencia de cumplir esta cuarentena que es dura, difícil, pero saben que hay que hacerlo, como todos los argentinos. Algunos lo están pasando peor, otros no tanto, pero lo importante es cumplirla y que los hijos sepan que hay que respetarla. Más allá de las tareas del colegio, generando actividades todos los días, para que no se aburran, para compartir en familia, porque lo bueno de esta pandemia es que nos ha hecho compartir en familia como nunca antes y más a los que somos dirigentes sindicales que nos pasamos más tiempo afuera que en casa, así que fue un reencontrarse nuevamente con la familia.

K.S.: Es un punto positivo, poder compartir cosas del día a día, que quizá a veces nos cuesta. Hoy pasó algo, un video muy emocionante, de un compañero de un sindicato que está en la CGT, APLA, que te agradece a vos, después de llegar nuevamente a Buenos Aires, en el vuelo que fue a Shangai a buscar material quirúrgico, los respiradores, lo que eran necesidades de Provincia de Buenos Aires para poder enfrentar la pandemia y te agradece con mucha emoción, lo que nos puso a todos la piel de gallina. ¿Qué sentiste vos con eso?

E.Ll.: Realmente, es muy emotivo. Me desperté con ese video. Pablo Biró, esta mañana apenas llegó al Aeropuerto, se encontró con un compañero nuestro, de APA, y le dijo que quería hacer un video para mí. Yo había hablado con él el día que salió. Realmente fue muy emotivo, me hizo emocionar, y a mucha gente que me llamó también emocionada. Pablo es una persona muy generosa, un dirigente muy generoso con sus compañeros y de todos los gremios. Fue una gran alegría, es un orgullo tenerlo de compañero y amigo y un orgullo que haya ido en este primer vuelo a buscar insumos para aquellos que lo están necesitando, para que los médicos, los enfermeros, puedan trabajar en los hospitales, pero fundamentalmente es un orgullo que lo haya hecho por Aerolíneas Argentinas, que en los últimos cuatro años había sido atacada por el macrismo, hasta casi intentar hacerla desaparecer. Hoy, esta situación pone a Aerolíneas en lo más alto y se demuestra que necesitamos tener una aerolínea de bandera. Le agradezco a Pablo, primero que haya hecho el vuelo, segundo, este reconocimiento que me hizo que es también para todos los compañeros y compañeras de APA de todo el país y de cada una de las empresas que hoy siguen trabajando en todos los aeropuertos de Argentina. Sí, fue muy emotivo.

K.S.: ¿Para vos, qué significa Aerolíneas Argentinas, cuál fue tu trayectoria? ¿Cómo empezaste, cómo llegaste al lugar donde estás?

E.Ll: Lleva un par de años. Ingresé a Aerolíneas en el año 80, este año va a hacer 40 años. Me inicié en el año 80 en el sector de Rampas, ahí estuve tres años, donde tengo montones de amigos. Ahí aprendí. Con esos compañeros de rampa aprendí lo que era el compañerismo, la solidaridad, y se mantiene hasta hoy en ese sector. Después de ahí pasé por el área comercial, trabajé en los salones VIP, en la parte de tráfico, de check-in, trabajé en las oficinas centrales de Alsina y Paseo Colón, en el sector de cargas, nuevamente en el salón VIP, en Relaciones Públicas, por último tráfico, y en 1989 fui elegido delegado por primera vez del sector, en el 91 fui elegido delegado general del Aeropuerto de Ezeiza; en el 93 fui reelecto y en el 96 llegué con la lista de unidad al sindicato, como secretario adjunto acompañando al compañero Ariel Basteiro y estuvimos juntos dos mandatos en plena lucha de los 90 contra el menemismo. A partir del 2004, ganamos el sindicato con el Frente de Aeronáuticos y hasta hoy en la conducción de APA y siempre con un apoyo contundente de compañeras y compañeros de todo el país. Ya son 40 años de empresa que voy a cumplir en septiembre. Y más esta empresa, que fue fundada por el General Perón, y eso ya dice un montón de cosas.

K.S.: Muchos están diciendo que quieren ir a la fiesta de Edgardo de sus 40 años en Aerolíneas Argentinas. Hay cientos de compañeros que te están siguiendo en vivo, compañeras y compañeros de todo el país. Hay una compañera que me preguntó por el conflicto de Latam. ¿Nos podés contar un poquito de eso?

E.Ll.: Latam fue la primera empresa que apenas, casi iniciada la cuarentena obligatoria, vino con el asunto de una rebaja del 50% de los salarios y obviamente nosotros la rechazamos. Hubo una presentación de la empresa al Ministerio de Traabajo. Todos los gremios tuvimos una audiencia la semana pasada por esta misma vía virtual y volvimos a rechazar la propuesta argumentando lo que había ganado en el último cuatrimestre el grupo a nivel mundial. Ganó más de 400 millones de dólares. Nosotros decimos que tienen más que suficiente para bancar un par de meses. No aceptamos y ahí estamos con esa discusión. La empresa está diciéndole a la gente que les va a bajar igual el sueldo, entonces nosotros vamos a actuar como tengamos que actuar. Lamentablemente hoy no podemos actuar con una medida de fuerza, pero hicimos una denuncia en todos los organismos que corresponden, porque también están violando la normativa, los decretos que dictó el Presidente. No es la única empresa, hay otras empresas que vienen también con esto de reducción de salarios, pero ésta, Latam, es más salvaje, porque ellos creen que pueden manejar las cosas como lo hacen en Chile, donde los sindicatos, como en Perú, algunos sindicatos han aceptado esa propuesta. Nosotros creemos que a menos de un mes de iniciada la cuarentena no había motivo para bajar los salarios. Entendemos que es una crisis muy grande, que el sector aeronáutico, el turismo, la hotelería, van a ser uno de los más castigados, pero por eso ahí están los Estados. Nosotros estamos firmando con la internacional (IATA) que nuclea a las centrales aéreas un documento exigiéndoles a los gobiernos del mundo que se hagan cargo de sus aerolíneas. Con las privadas, que hagan lo que hizo el Estado con Aerolíneas, recuperarla para que tenga un rol social, de utilidad pública, como lo ha definido en ese decreto.

K.S.: Esto es importantísimo, durante el gobierno de Cristina fue cuando se tomó la decisión política de recuperar Aerolíneas Argentinas. Recuerdo esa foto en la calle, de los trabajadores y trabajadoras, ese abrazo interminable, que cuando vos estabas como secretario general, se pudo recuperar la aerolínea de bandera.

E.Ll.: Bueno, recordás que lo hicimos en parte juntos, porque la CTA estuvo en todo momento con nosotros, fue parte de esa lucha. Solos no hubiéramos podido los gremios aeronáuticos, tuvimos el apoyo de la CTA, también de gremios de la CGT. Creo que fue lo que marcó la diferencia, la unidad en la acción de los trabajadores argentinos, que cada vez que se unen demuestran que pueden conseguir resultados importantes. Por eso recordar ese momento, recordar que lo hicimos todos juntos, es fundamental para todas las peleas que vengan. Alberto decía “vamos a volver para ser mejores” y ya estamos siendo mejores por las políticas que se están aplicando con respecto a esta pandemia. Creo que no hay dudas que estamos siendo mejores, que hay que mejorar un montón de cosas, no hay dudas, pero me parece que éste es el camino. Se optó por la vida y no por la plata. No se hizo como en otros países, que están pagando las consecuencias con miles y miles de muertos, y estoy hablando de países del Primer Mundo que tienen toda la tecnología, que jamás pensaron en una pandemia, gastaron en armamentos y no gastaron en prevención para este tipo de situaciones, y vemos las consecuencias que vive Europa, que vive EEUU y nosotros que somos un país en desarrollo, estamos haciendo las cosas como las deberían hacer esos países. Lo estamos haciendo de manera que, más allá de que hay muertes y habrá más, creo que las medidas que se están tomando son aceptadas, hay que acompañarlas y hay que respetar las directivas que emanan del gobierno nacional porque es lo único que nos puede salvar de esta situación, que más allá, seguramente con el frío va a empeorar, si seguimos así será menor la cantidad de afectados.

K.S.: Entrando en ese tema. Los trabajadores de Aerolíneas, están como en el foco, porque se observó mucho esto de ir a Shangai a buscar los insumos que se necesitan para enfrentar la pandemia y a repatriar a los argentinos que quedaron varados en el mundo. Esa situación de la línea de bandera, de Aerolíneas Argentinas, quedó expuesta y fue muy importante. Ahora, lxs trabajadorxs, ¿cómo están viviendo esto? ¿Qué dicen lxs compañerxs?

E.Ll.: Hay que tener en cuenta que los trabajadores de APA son de los más expuestos al contagio. Todos los casos que se registraron en el país, fueron de gente que vino de afuera. A esa gente la recibe nuestros trabajadores, los vuelos los descargan nuestros trabajadores, a pesar de eso, y lamentablemente, tenemos cinco casos entre trabajadores de APA, tres en Ushuaia y dos en Neuquén. Al principio estuvo un poco desorganizado, más allá que nosotros estuvimos haciendo prevención antes que el Ministerio de Salud en Ezeiza. Nosotros, a fines de enero y con el equipo de Higiene y Seguridad que funciona en APA y que lo coordinó en su momento la compañera Lilian Capone, empezamos a hacer campaña de prevención en Ezeiza, exigiéndole a las empresas barbijos, cuando en ese momento se decía que no era obligatorio, pero nosotros habíamos pasado por varias epidemias, la del cólera, la del Sar, la fiebre porcina, y siempre en los aeropuertos teníamos una especie de ritmo de lo que había que hacer y sabíamos que a diferencia de otras pandemias, ésta era distinta, recurrimos al barbijo y al gel, como hicimos anteriormente. Esto fue peor. Los trabajadores de APA, de tráfico, de ventas, de check-in, de reserva, que se fueron con una computadora a trabajar a su casa, de Intercargo, que al día de hoy siguen con los vuelos sanitarios en todo el país, y lo hacen con una alegría enorme. Uno no puede creer que esxs compañerxs vayan a su casa, los esperen sus familias y están ahí atendiendo aviones, pasajeros de esos aviones que no sabemos si están contagiados. Cuando el pasajero viene de afuera no los controlan para entrar a Argentina, lo cual es muy complicado. Para mí ser el Secretario General de estos trabajadores, es hermoso, vuelvo a repetir, con la alegría que están trabajando, y hay que rescatar algo, son voluntarios, porque la ley les permite quedarse en sus casas. Los vuelos que estamos sacando lo están haciendo trabajadores voluntarixs, de Aerolíneas, de Intercargo, empresas que son del Estado y que son las que están operando y el resto de las aerolíneas, de Avianca, de Latam, de British, de todas las empresas que tiene APA, de Aeropuerto 2000, que también están firmes ahí. Los que no están trabajando logramos que puedan irse a la casa y sigan cobrando su salario, pero quienes están afectados a la operación aérea, siguen estando ahí. Son un gran orgullo para APA y para todos. Es un trabajo que no se ve y hoy lo destacó Pablo Biró en ese mensaje tan emotivo. El piloto se sube al avión, pero hay todo un conjunto de trabajadores de distintos gremios atrás, que están listos para que el avión salga, que vuelva, que aterrice en condiciones, se carguen los suministros, se carguen los alimentos, los equipajes, la carga y esté listo para llegar a destino. Muchxs de esxs trabajadorxs son de APA y, repito, es un orgullo que así sea.

K.S.: Como secretario general adjunto de la CTA, ¿qué pensás de las medidas que tomó el Gobierno Nacional hasta ahora, esto de poner 3000 pesos a los jubilados, la AUH, los 10000 pesos, ¿Creés que alcanza, que debería ser más para poder llegar a lxs compañerxs que la están pasando mal?

E.Ll.: Creo que nada alcanza, porque hay que tener en cuenta que venimos de un país devastado. Nos dejaron una deuda enorme, nos dejaron en ruinas el Ministerio de Salud, que lo degradaron a Secretaría. En estos días se están descubriendo las barbaridades que han hecho. Cuando Alberto dijo vamos a volver y ser mejores y lo está haciendo. Pero no alcanza porque si vos pensás que a este gobierno, a tres meses de asumir, le cae la mayor epidemia de la historia de la humanidad en tiempos modernos, la peor epidemia en tres meses, cuando el gobierno ni siquiera tenía todos los gabinetes de los ministerios armados. Por eso rescato más el trabajo de Alberto. Que hubo errores, sí, hubo errores, pero son tres meses de gobierno. No quiero pensar lo que hubiera pasado si hubiera estado Macri en el gobierno en esta situación. Creo que hubiéramos estado como en Brasil o peor, creo que hubiéramos vivido situaciones parecidas. Las medidas que se tomaron aquí fueron buenas. La CTA tuvo mucho que ver con eso. Por ejemplo, que se incluyera a los trabajadores, cuyo trabajo es esencial en la pandemia, como trabajo profesional, fue un trabajo de CTA y eso no es menor. El proyecto para que las grandes fortunas paguen un porcentaje, por única vez, no como en Europa que se está planteando que sea por diez o cinco años y es de un 4%, es un proyecto de CTA y creo que también hay que valorizarlo. Se va a tener una real dimensión de eso un poco más adelante. Pienso que la CTA está en el lugar que estuvo desde que se fundó y fundamentalmente en los últimos cuatro años que estuvo en la calle resistiendo y denunciando las malas políticas del gobierno macrista y hoy seguimos denunciando porque las consecuencias de la deuda externa se van a ver por mucho tiempo. Hoy estamos aportando para salir de esta situación de crisis. Esta crisis nos tiene que servir para ser mejores personas, para tener un mundo nuevo donde la cosa no pase por la plata, como dicen muchos. Está quedando demostrado que esta enfermedad, que aún no tiene vacunas, mata al más pobre y al más rico. Si no nos damos cuenta de eso… Porque, de qué le sirve a mucha gente tener 3 mil millones de dólares que no van a gastar ni ellos ni varias de sus generaciones. Esa plata le puede hacer falta a mucha gente para insumos básicos, para comer, o en este caso para otras cuestiones esenciales. La juventud de APA, los jóvenes por su cuenta organizaron y mantienen 8 comedores, del Movimiento Social Aeronáutico, 400 chicos son atendidos por estxs compañerxs, organizan campañas para que tengan útiles, zapatillas, además de comida. Este año iban a organizar una campaña para que tengan camperas. Lo que pretendemos es que después de esta pandemia, muchos de esos que tienen mucho, vean que hay otro país, vean que hay otro mundo, vean que hay mucha gente solidaria y no tienen un peso. Ellos podrían ser solidarios. Ayer lo escuchaba al Tano Catalano cuando hablaba de esta compañera, Zulma, que trabaja doce horas por días y luego va a hacer barbijos a la casa para regalar. Esos son los militantes que tenemos en nuestro espacio. En el espacio de APA, de CTA, de ATE, pero fundamentalmente todo lo que es CTA, militantes anónimos para muchos, sí los conocemos nosotrxs, pero la gran mayoría no los conoce. Que esa compañera que trabaja 12 horas y quizá en malas condiciones, con un salario que no alcanza, dedique parte de su salario para hacer barbijos para otros que lo necesitan más. Esas cosas son las que hacen sentirse orgulloso de la Central en la que estamos y para darse cuenta que a ese mundo debemos ir luego de esta pandemia. Un mundo más solidario en el cual todos nos demos cuenta que no se puede vivir pensando en la plata como lo hacen las grandes empresas y como te decía lo de Latam, 400 millones ganaron el año pasado en un cuatrimestre y pretenden bajar sueldos que no son sueldos de fortuna.

K.S.: Vos expresaste que Latam dice que quiere rebajar el 50% del salario de los trabajadores y parecería que eso es algo normal, que puede pasar. Los trabajadores decimos, saquémosles el 2, 3% de las ganancias a los supermillonarios y es un escándalo y algunos diarios nacionales dicen lo mismo. ¿Cómo ves esto y cómo tiene que ser nuestra reacción sabiendo que no podemos estar en la calle?

E.Ll.: Eso tiene que ver con la contaminación que hubo en los medios en los últimos años. Hay gente que se escandaliza por querer sacarle a los ricos y no se preocupa cuando quieren quitarles a los trabajadores, que sin ese 50%, o un 20, o un 30, lo que fuera, no van a poder llegar a fin de mes, no van a poder pagar los alquileres, los gastos escolares. Eso tiene que ver con que hubo una gran manipulación de los medios, no nos olvidemos que venimos de un gobierno de gerentes de empresas que han manejado el país como si fuera una empresa y ellos en lugar de ser ministros eran los gerentes. Recuerdo cuando el ministro Bullrich, cuando era ministro de Educación, le dijo a los empresarios escolares, “soy su gerente de recursos humanos”. Eso me pareció vergonzoso, un ministro de Educación de la Nación. Esa es la política, ésa es la tendencia, desvirtuar todo lo que está bien. ¿Cómo puede ser que un trabajador defienda que no le saquen la plata a los ricos y no cuando lo haga cuando le sacan la plata a los trabajadores? No escuché a nadie de estos medios, decir algo respecto a los despidos y suspensiones que anunció Techint, violando los decretos presidenciales. Ahora ¿qué pasa si despiden a 1500 y suspenden a 5000 violando las normas, sabiendo que eso va a ser una catarata, un dominó de empresas que van a hacer lo mismo? Obviamente en esta situación no podemos hacer una medida de fuerza pero tenemos que usar el ingenio, como lo hemos hecho en otras épocas de la historia argentina y del movimiento obrero para que esto no pase, para que no puedan abusar del poder que tienen porque tienen la plata. Hay que buscar la forma. No va a ser la primera vez que los trabajadores argentinos vayamos a enfrentar situaciones difíciles. Hemos enfrentado dictaduras y tenemos muchos mártires, dirigentes históricos en nuestra Central que han estado presos, que saben bien cómo pensar y son buenos maestros para nosotros. Me viene a la memoria Victorio Paulon, que para nosotros es un referente, de los más importantes, ha padecido el exilio, la cárcel, la persecución, pero ha enfrentado a las empresas, a los gobiernos con la frente bien alta y mirando a sus hijos a la cara y eso es lo que tenemos que hacer ahora. No hay que permitir a las empresas que bajen los salarios. Hay una empresa Andes, que hacía tres meses que no pagaba el salario a los compañeros por el fracaso de esta “revolución de los aviones” del gobierno macrista. Hoy siguen sin cobrar salarios. No quiero olvidarme de estos trabajadores, porque han sido y son importantes en la vida de APA. Hoy los gremios aeronáuticos estamos unidos y entre todos vamos a dar la pelea, no dar el brazo a torcer frente a ninguna empresa y que no se pierdan puestos de trabajo. El gobierno de EEUU, los reyes del neoliberalismo, ha dado más de 10 mil millones de dólares como subsidio a empresas aéreas, a United 5000, son los campeones del libre mercado, pero se dieron cuenta que si el Estado no está para auxiliar a las grandes empresas, no hay destino posible para un país que es enorme y necesita de aerolíneas como las necesitamos nosotros también.

K.S.: ¿Cuál debería ser la salida de esta pandemia para tener una sociedad mejor?

E.Ll.: En primer lugar habría que barajar y dar de nuevo. Lo primero que hay que hacer es decirles a los bonistas que vamos a pagar lo que podemos pagar y lo que consideremos que hay que pagar. Lo dijo Néstor Kirchner: “los muertos no pagan”. Segundo, decirle al FMI, esto es lo que podemos pagar, el gobierno va a cumplir, pero en estas condiciones, las condiciones las ponemos nosotros. Después de una situación como ésta, que es única en el mundo, creo que el Estado tiene que plantarse frente al FMI. Hay una propuesta del gobierno nacional. Creo que el FMI va a tener que aprobar las propuestas porque de lo contrario no va a poder cobrar, va a tener que aceptar la propuesta de quitas y, a partir de ahí, una nueva distribución de los ingresos en la Argentina. ¿Vamos a seguir permitiendo que los compañeros de la salud sigan trabajando en las condiciones que lo están haciendo, que en algunos hospitales, los compañeros llevan el algodón para los pacientes? Bueno, hay que cambiar todo el esquema. Hay que hacer un país nuevo, pero fundamentalmente hay que acabar con la informalidad, para que el Estado obligue de alguna manera, primero voluntariamente, sino que obligue el Estado a cubrir empresas que tienen necesidad de más trabajadores; pero para las que quieren mayores utilidades con menos trabajadores habrá que ponerles una tabla de cuántos trabajadores debería tomar cada empresa, para sacar a millones de trabajadores de la informalidad. El problema que tenemos hoy con la pandemia es que los asalariados, nos descuenten o no, tenemos un salario a fin de mes. Los trabajadores informales no van a poder seguir mucho tiempo en cuarentena porque tienen que salir a buscarse el mango y si no lo pueden hacer empieza la desesperación. A tus pibes no les podés decir, esperá a que termine la cuarentena; a los pibes les duele el estómago, a los tuyos, a los míos, pero imaginate a los pibes de quienes están en la informalidad y no tienen la posibilidad de tener un sueldo fijo.
Así que me parece que hay que barajar y dar de nuevo, mirar la realidad bien para adentro, en la Argentina más profunda. Estas situaciones sirven para ver la real situación de cada una de las provincias, la real situación del conurbano, como lo dice el gobernador Kicilloff, cada vez que puede. Es que hay una realidad que muchos no la ven y algunos son los que tienen esos miles y miles de millones de dólares, con los que no saben qué hacer. Hay que recordar, que los de las 50 fortunas son los que blanqueaban la plata que tenían afuera sin declarar pero no la trajeron. Lo reconocieron, pero no la trajeron. Hay que obligarlos a que traigan la plata y la reinviertan y si no la quieren reinvertir que se les cobre un impuesto adicional por tener esa plata en forma ociosa. Porque en EEUU la tienen por seguridad. Que se las hagan traer, que paguen un costo adicional o que obliguen a todos los que tienen empresas a contratar trabajadores por encima de las normas establecidas. Debemos tener un país que sea para todos, no para unos pocos. Un país donde todos los argentinos tengan un trabajo digno, un país en el cual nadie tenga que estar mendigando en la calle y a eso lo tenemos que hacer todos juntos. Estudiantes, sindicatos, jubilados, movimientos sociales, partidos políticos, todos juntos, con un solo norte, que es tener el país que nuestros pibes merecen.

K.S.: Te pido un mensaje final para lxs compañerxs, que tenga que ver con el cierre de la pandemia y seguir peleando por esta sociedad que queremos.

E.Ll.: Nosotros estamos acostumbrados a encontrarnos siempre en la calle. La historia sindical la construimos en la calle, siempre estuvimos ahí. Aprender a utilizar estos métodos para llegar a un montón de compañerxs, pero uno no tiene dimensión como cuando está en la calle codo a codo, hombro con hombro. A los compañeros les quiero pedir, no solo a los aeronáuticos, a todxs lxs trabajadorxs de nuestra Central, que hagamos los esfuerzos para mantener esta cuarentena todo el tiempo que sea necesario, que hagamos los esfuerzos, como lo está haciendo el movimiento barrial de la CTA, que hace un trabajo descomunal para llevar comida a los más necesitados, en cada una de las provincias donde se encuentra el movimiento, con un trabajo enorme del compañero Juan Vita, entre otros compañeros, que también es un trabajo como el que hacemos nosotros, pero quizá no lo conoce mucha gente. Que apuntemos a tener este país, de ser solidario con el de al lado, que miremos al compañero, la compañera que tenemos al lado, que miremos al vecino, la vecina que está mal, para saber qué necesita, qué podemos hacer por él, para sacarlo de una situación complicada. Nosotros tenemos un slogan en la Internacional nuestra que es “Globalicemos la Solidaridad” y me parece que el camino es ése. Avanzar hacia un mundo solidario, que los trabajadores, que han demostrado históricamente que son solidarios, sean la cabeza de ese mundo, mostrando al resto que se puede hacer algo distinto, con todos, sin distinción de quién tenemos al lado y juntos y organizadamente podamos marchar hacia ese país que todos nos merecemos, que siempre quisimos y que por momentos, unos años atrás lo tuvimos, se perdió y estamos recuperándolo. Cuando comenzábamos la tarea para recuperarlo apareció esta terrible pandemia que nos hace retroceder, como en los juegos, varios años para atrás. Vamos a salir todos juntos. Nosotros desde la Central tenemos una oportunidad única, creo que estamos a la altura de las circunstancias. Tenemos un conductor como Hugo Yasky, que hace que todo sea mucho más fácil. Enormes dirigentes que tenemos en nuestra Comisión y militantes, como vos decías en Mendoza, en Rosario, en Córdoba, tenemos conducción y militantes maravillosos, que hacen que mucha gente pueda pasarla un poco mejor. Yo apunto a eso, a que la solidaridad desborde en cada argentino, argentina, mirando hacia el que está al lado.-