La unidad de América Latina debe ser defendida por nosotros

Entrevista de Radio Central al compañero Hugo Yasky, secretario general de la CTA

Prensa CTA: Estamos con el anuncio de la visita del presidente de Bolivia, Evo Morales, que va a estar llegando al país el miércoles, pero el jueves va a estar en un acto conjunto con la CTA.

Hugo Yasky: Estamos convocándonos en la sede del microestadio de Racing Club. Vamos a realizar a partir de las 15:00 un acto que tiene que ver con una posición que la CTA ha expresado ya el año pasado, cuando estuvimos en La Paz con Evo, y es el apoyo nuestro a la demanda histórica del pueblo boliviano, ese anhelo que tiene que ver con reencontrar la salida al mar. Con volver a tener como nación latinoamericana, la salida al mar. Y la decisión fue constituir en el acto que vamos a realizar en el Microestadio de Racing, un ámbito en el cual la presencia multitudinaria de las organizaciones de la CTA, sirva para expresarle a Evo Morales el respaldo de nuestra Central a esta demanda. Por supuesto vamos a contar con la presencia del Presidente de Bolivia y va a ser también un momento importante para reafirmar los lazos de unidad de los pueblos de América Latina..

Prensa CTA: Evo Morales también estuvo visitando nuestra Central en otra oportunidad, ¿verdad?

H.Y.: Sí, estuvimos en otras oportunidades con Evo. Hicimos un acto muy importante en el Teatro Cervantes. Estuvimos junto a Evo en el 2008 en el conflicto en Santa Cruz de la Sierra, momento en el cual hubo un intento de destitución del presidente boliviano. Un conflicto bastante parecido, casi gemelo al que nosotros tuvimos en nuestro país con la Mesa de Enlace y los sectores más poderosos del movimiento agrario. En el caso de Evo Morales, además hay que decir que existe una corriente de amistad entre nuestro pueblo y el pueblo boliviano, que se da a lo largo de la historia y que en estos momentos recobra fuerza en el contexto de esta unidad, en términos de objetivos políticos en relación con la integración de América Latina, que además se hace más fuerte, porque Evo se ha constituido quizás, en una de las figuras emblemáticas de este reverdecer de búsqueda de constituir esa Patria Grande Latinoamericana para enfrentar al imperialismo yankee, y ha tenido también una reafirmación muy fuerte con la visita del Papa Francisco, que ha servido para demostrar que la unidad de América Latina tiene la capacidad de hacerse oír, expandirse más allá de las fronteras de nuestros países.

Prensa CTA: Hugo, también fuiste quien prologó el libro “Mi Vida”, de Evo Morales, desde Orinoco hasta el Palacio Quemado que hace todo un recorrido de la historia de Evo Morales, que también fue sindicalista cocalero.

H.Y.: Sí, es verdad. Ese libro que se editó en la Argentina el año pasado, es muy importante. Yo lo recomiendo en ese prólogo porque creo que la vida de Evo es la vida de un niño que nació casi diríamos en la indigencia, en el Altiplano, hijo de un trabajador golondrina, que fue por primera vez a la escuela en Salta. Primera vez que pisó una escuela pública Evo, y además a propósito de esto, estuvimos también con Evo en esa escuelita de Salta, el día que se reencontró con su maestra. Y esa historia de Evo es la historia de uno de los tantos desheredados de esta tierra, que a pesar de tener tantas riquezas supo generar desde las políticas de sus clases dominantes, tanta pobreza y exclusión. Evo remontó esa exclusión. Lo hizo luchando. Fue un destacado dirigente en Bolivia de lo que nosotros podríamos denominar el sindicalismo cocalero, que es una mezcla de sindicalismo con activismo de los movimientos campesinos de Bolivia. Ha tenido un papel muy importante en la resistencia del pueblo boliviano, al intento de privatizar por ejemplo el agua; al intento de entregar las zonas de la coca de Bolivia al dominio de los grupos que responden a Estados Unidos de Norteamérica. En esa resistencia Evo cuenta distintos momentos de esa vida que transcurrió entre marchas, entre intentos de resistir la represión; entre huelgas y que lo llevó finalmente, como figura emblemática en la resistencia a ocupar primero casi solitariamente, una banca en el Congreso de Bolivia y luego en lo que fue un ascenso fulminante a llegar a la Presidencia de la mano de las luchas de ese pueblo.

Prensa CTA: Inclusive, tan es así que Bolivia está en crecimiento, que Evo Morales viene a firmar acuerdos con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, de integración energética, ya que se va a construir una línea de interconexión eléctrica entre Yacuiba en Bolivia y Tartagal en Argentina.

H.Y.: Sí, la Nación boliviana es la demostración palpable, quizá la más clara y concreta de que arrancándose de encima el cáncer del neoliberalismo, una nación, que parecía condenada a la extrema pobreza, empieza a tener crecimiento económico y fundamentalmente desarrollo social. Es decir, Evo pudo resolver la ecuación que parecía que en Bolivia era imposible de complementar el desarrollo de políticas sociales, distribución, defensa del patrimonio nacional y crecimiento económico. Eso, siempre el neoliberalismo decía que no podía ir nunca tomado de la mano. O había crecimiento económico con políticas que imponían ajuste y concentración de la riqueza, o de lo contrario había atraso. Siempre vincularon el populismo, como lo denominan peyorativamente, con políticas de atraso, con políticas que llevan al fracaso económico. Hoy vemos que la realidad es otra y Bolivia se ha convertido en el tema energético, y en otros, en un actor importante en lo que nosotros denominamos el mapa de América Latina.

Prensa CTA: Inclusive con el tema de tener un intercambio energético con Brasil, podemos decir que la Patria Grande, está funcionando.

H.Y.: Que empieza a armarse ese rompecabezas. Que es difícil porque la derecha de nuestros países y los grupos poderosos que responden a los intereses de Estados Unidos de Norteamérica, tratan permanentemente de aplicar la política del “divide y reinarás”. Nosotros estamos a pocos meses de cumplir los 10 años de rechazo al Alca. El rechazo al Alca en el 2005, allá en Mar del Plata, en el contexto de una gran movilización popular, en la que también estuvo Evo Morales, no como Presidente, venía entonces como diputado y representante de los movimientos cocaleros de Bolivia. Ese rechazo al Alca significó poder por primera vez decirle No a una imposición del imperio; poder decirle por primera vez No, todos los presidentes, a eso que estaba escrito como un designio, que era convertir a América Latina en el patio trasero de la Casa Blanca y Washington y creo que esta rememoración que vamos a hacer en noviembre, quizá también lo tengamos a Evo en ese momento de rechazo al Alca, tiene que ver fundamentalmente, con proyectar hacia adelante el compromiso de atar fuertes los lazos que unen a los países de América Latina para conformar esa Patria Grande. Por eso apostamos a la solidaridad. Y apostamos a que esta controversia, en la que confrontan dos naciones hermanas como Bolivia y Chile, se resuelva en el marco de la paz y de las relaciones fraternas. Nosotros íbamos originariamente a plantear el acto con la consigna “Mar para Bolivia, Malvinas para Argentina”, pero sobre la marcha nos dimos cuenta que era poner en el mismo plano dos demandas, que sin embargo se dan en planos totalmente disímiles. La demanda del Mar para Bolivia, es la demanda de un país que de manera fraterna, se plantea ante otra nación hermana, como es Chile. Es la disputa, si se quiere horizontal, entre dos naciones vecinas y hermanas que tienen un viejo diferendo histórico, que tiene que ver con una guerra típica de la época en que nuestros estados eran enfrentados a partir de una inteligencia común que era la del imperialismo. Entonces dijimos, no es lo mismo reclamar al colonialismo inglés, la devolución de Malvinas, que el reclamo de Bolivia ante Chile, y por eso nos pareció que no había que ponerlo en el mismo plano y por eso en la nota que le vamos a entregar a Evo hacemos votos, expresamos nuestro anhelo, de que Bolivia pueda tener la salida al mar y de que esto no resquebraje la necesaria unidad de América Latina. Hay que decirlo: la unidad de América Latina es estratégica para la clase trabajadora y para los pueblos de nuestro continente. La unidad de América Latina tiene que ser defendida por nosotros porque las clases dominantes de nuestras naciones quieren la división, que no va a ser la división entre ellos, porque ellos tienen un patrón común, que es Estados Unidos de Norteamérica, pero sí quieren la división de nuestros pueblos, para favorecer a ese patrón común que ellos tienen.

Prensa CTA. Entonces invitamos a las compañeras y compañeros este jueves al miniestadio de Racing. ¿Cuáles son las expectativas de este reencuentro con Evo Morales?

H.Y.: Bueno, va a ser un acto colorido, multitudinario, lleno de mística. Evo para nosotros siempre es una figura que marca caminos, que marca rumbos, así que vamos ansiosos de poder escucharlo. Va a ser un acto que además va a contar con la presencia de una parte importante de la comunidad boliviana. Va a haber al inicio una típica, nosotros acá le diríamos comparsa, pero creo que ellos le dicen orquesta boliviana, de ésas que alegran los carnavales de este país hermano. Y toda la expectativa está puesta en que podamos vivir una jornada de lucha y a la vez una jornada de unidad.