La CTA-T presente en el Encuentro Nacional Hidrógeno 2030

Convocado por el Consejo Económico y Social

El pasado lunes 30 la CTA-T participó del Encuentro Nacional Hidrógeno 2030 que se realizó en la ciudad de Bariloche. Convocado por el Consejo Económico y Social y organizado por Presidencia de la Nación, el Ministerio de Desarrollo Productivo y el Gobierno de la Provincia de Río Negro, el evento reunió a distintos referentes de la industria, las centrales sindicales, los movimientos sociales.

Allí estuvo Sergio González, integrante del Equipo de Ambiente y Cambio Climático de la CTA-T, que participó del panel “Oportunidades y desafíos para el desarrollo de Hidrógeno en Argentina”, con una exposición que tuvo como eje la perspectiva de los y las trabajadores en las implicancias de una transición justa que incorpore al hidrógeno como fuente alternativa de energía.

Acompañado por el secretario general de la CTA rionegrina, Jorge Molina, González señaló sobre el evento: “Argentina tiene las mejores condiciones para producir hidrógeno verde, tanto en el norte como en la patagonia. Eso trae muchas incógnitas porque hay que tener el resguardo que realmente se trate de hidrógeno verde. Es decir, que no afecte o afecte lo mínimo posible el medioambiente y, por otro lado, que genere riquezas que, como sucede con todo el extractivismo en general, no se vayan del país. Ese fue el planteo que llevamos”.

El encuentro también contó con la participación de distintos representantes del gobierno argentino, como el secretario de Asuntos Estratégicos y presidente del Consejo Económico y Social, Gustavo Beliz. También asistieron gobernadores de las provincias involucradas en el proyecto y embajadores países que tienen mucho interés, como Corea, Japón y Emiratos Árabes: “Porque el hidrógeno verde es el combustible que más fuerza ha tomado para reemplazar los combustibles fósiles. El hidrógeno ya se produce a través de distintas metodologías. Está el llamado hidrógeno gris, extraído del petróleo; el azul, que se saca del gas natural; el rosa, que se saca de la energía atómica y el verde sería el que se produce sin afectación a otros sectores, por ejemplo no utilizando agua para regadío o consumo humano y a través de energía renovables. Por eso en la Patagonia se dan esas condiciones, porque se puede sacar agua del mar y dessalinizarla y el viento y el sol que hay en la Patagonia permite producir mucha energía que sea enteramente renovable. Ese fue el planteo que hicimos”.

“También -añade González- insistimos con que no hablamos de recursos naturales sino de bienes comunes. Y que esos bienes comunes pertenecen a toda la humanidad y a todo el pueblo y que lo que generen tiene que volver necesariamente a la gente de donde se implanten las empresas. Tiene que haber garantía de continuidad laboral y una transición justa real, porque por ahora las energías renovables generan sueldos bien pagos pero sin garantías laborales y muchas veces sin permitir la sindicalización”.

Hay un video disponible con la transmisión de la actividad. Pueden acceder haciendo click aquí