La Cepal desmiente a los grupos empresarios

Al otro día del ataque al Diputado Carlos Heller

Acaba de publicarse un informe de la Cepal que desmiente de manera categórica los argumentos del lobby empresario, acerca de que la presión impositiva en nuestro país resulta asfixiante.

Contra lo que afirman los grandes medios de comunicación y los portavoces de la oposición alineados detrás del objetivo de impedir que tenga tratamiento el impuesto a las grandes fortunas, la Cepal acaba de dar a conocer datos que dan por tierra con esos argumentos.

La Argentina aparece en ese informe con un peso de los impuestos sobre el PBI equivalente al 28,8%. La comparación con Uruguay desmitifica el discurso de los millonarios que buscan ese destino huyendo de la presión tributaria, que según ellos resulta asfixiante. En el país vecino la presión es del 29,2%. En el caso de Brasil el porcentaje es aún mayor, 33,1%. Y aparte, si vamos al promedio de presión tributaria de la OCDE nos encontramos con que ésta se eleva al 34,3%.

Con esta información a la vista es evidente que las mentiras en las que se amparan los grupos dominantes constituyen argumentos falsos que tienen por único objeto seguir imponiendo la lógica tributaria regresiva imperante todavía en nuestro país. La que hace que la prevalencia de los impuestos al consumo directo consoliden un sistema injusto en el que pagan más los que menos tienen.

Lograr que en el congreso se vote el proyecto para el aporte solidario de las grandes fortunas personales, no solamente tiene que ver con una necesidad acuciante que plantea la actual coyuntura signada por la pandemia, sino además con la disputa política con los grupos fácticos para avanzar hacia una reforma tributaria en la que los que más tienen más paguen.