Jornada Mundial por el Trabajo Decente

Declaración de la CTA-T

Como todos los años, el 7 de octubre se celebra la Jornada Mundial por el Trabajo Decente (#JMTD20). Para esta edición, la 13ª la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA-T) redactó un comunicado que lleva la firma de su secretario general, Hugo Yasky, de los adjuntos, Edgardo Llano y Daniel Catalano y del de Relaciones Internacionales, Roberto Baradel. Allí señala las implicancias de la fecha, la importancia de ir hacia una Alianza Estratégica entre el Trabajo y la Producción Nacional, entre sindicatos y otras organizaciones y los objetivos de dicha iniciativa. A continuación compartimos el documento.

7 de octubre de 2020
JORNADA MUNDIAL POR EL TRABAJO DECENTE

Hoy, 7 de octubre tiene lugar la 13ª edición de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente (#JMTD20). Hoy el Mundo vive un momento especial, sobrellevando la Pandemia del COVID-19, que hizo visible la precaria situación de los sectores más vulnerables, la intolerable desigualdad, la pobreza y la injusta situación social de millones de personas en todo el planeta, profundizando la ya degradada situación generada por la hegemónica gobernanza global de un fallido modelo neoliberal depredador. Los efectos de la pandemia sobre la salud, el empleo, los ingresos y la igualdad de género resultan aún más catastróficos teniendo en cuenta que el mundo estaba ya fracturado.

Los trabajadores reivindicamos la JMTD desde 2008 y este año será una vez más una jornada de movilización mundial: un día en el que sindicatos en el mundo entero se manifestarán reclamando trabajo decente. En muchos lugares no será posible organizar eventos con presencia física de personas, debido al riesgo de propagación del virus, no obstante, sindicatos del mundo entero han alcanzado nuevas formas para mantener contacto con sus representados organizando todo tipo de eventos.

El trabajo decente es un trabajo productivo para hombres y mujeres en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana. El trabajo decente implica oportunidades de un trabajo productivo y con un ingreso justo; proporciona seguridad en el lugar de trabajo y protección social para los trabajadores/as y sus familias; ofrece mejores perspectivas para el desarrollo personal y favorece la integración social; da a las personas libertad de expresar sus opiniones, organizarse y participar en la toma de decisiones que inciden en sus vidas; y garantiza la igualdad de oportunidades y de trato para todas y todos.

El concepto de Trabajo Decente contiene cuatro dimensiones: normas internacionales del trabajo, empleo, protección y diálogo social. La inseparabilidad e interdependencia de estos cuatro componentes del Trabajo Decente está consensuada internacionalmente en la Declaración de OIT de 2008 sobre la justicia social para una globalización equitativa, y de este consenso se derivan compromisos.

Trabajo Decente es entonces la libre elección y ejercicio del trabajo, y, por lo tanto, elimina y prohíbe el trabajo forzoso, el trabajo esclavo y el trabajo infantil. Es un trabajo con seguridad social, desde la propia iniciación del contrato laboral, con los aportes al sistema de previsión social, la prevención de riesgos laborales y la compensación ante cualquier accidente o enfermedad laboral. Son las tutelas que protegen la maternidad, infancia, matrimonio, vacaciones; enfermedades, salarios diferidos de compensación, vejez, y todas aquellas circunstancias atípicas que acontecen en la vida de los individuos. Es el derecho a la libre asociación y afiliación a las organizaciones que defienden los intereses de los trabajadores: el sindicato. Sin libertad sindical y derecho de asociación, el resto de los derechos se verán seriamente limitados, y a mediano plazo, cercenados. Asociado a ese derecho se encuentra el fortalecimiento del diálogo social entre empleadores, gobiernos y trabajadores y su correlato en la negociación colectiva. La conciliación entre vida familiar y trabajo, indica que es necesario desarrollar políticas de responsabilidad familiar compartida, en igualdad de condiciones y oportunidades para hombres y mujeres. Impone la eliminación de toda forma de discriminación, ya sea por sexo, edad, raza, religión, orientación sexual, nacionalidad, etc.

Trabajo Decente significa restablecer la condición digna del trabajador y enmarcar los derechos laborales como derecho humano. No se trata, por ende, de cualquier trabajo, sino de una actividad fundada en los principios básicos surgidos en el acuerdo tripartito internacional y de entender que la promoción de este concepto en una coyuntura tan desfavorable pune de manifiesto el reconocimiento de que es el trabajo el que genera riqueza, el que favorece la inserción en la vida comunitaria, construye el progreso social de los países y permite a sus ciudadanos acceder a una vida digna.

Un nuevo contrato social resulta esencial para trazar la vía para la recuperación de los efectos de la COVID-19, así como para establecer una economía de prosperidad y sostenibilidad compartidas. El trabajo decente debe ser un elemento central de las acciones gubernamentales para recuperar el crecimiento económico y construir una nueva economía mundial que dé prioridad a las personas.

El tema central para el Sindicalismo Internacional es “Un Nuevo Contrato Social para la Recuperación y la Resiliencia” y la CTA de los Trabajadores adhiriendo a esa propuesta se encuentra abocada a la construcción de una alianza social de todos los sectores productivos" contra "la especulación financiera", y en "defensa del trabajo argentino y la producción nacional" que se constituya en la vía de salida a esta crisis que estamos viviendo en pandemia. Construir esta Alianza Estratégica entre el Trabajo y la Producción Nacional, junto a los sindicatos y otras organizaciones, en vista a la post pandemia y la necesidad de recomponer el aparato productivo nacional, es una tarea indelegable, que se propuso dos objetivos:
● Lograr una unidad lo más amplia posible, para dejar de estar a la defensiva y pasar a una etapa propositiva, para lo que se convoca a todos los sectores que compartan estas ideas a incorporarse para enriquecer el debate que permita alcanzar este objetivo.
● Ser protagonistas en el Consejo Económico y Social anunciado por el presidente Alberto Fernández.

Estas iniciativas solo pueden ser construidas a través de espacios de deliberación pública y diálogo social eficaz. Los sindicatos no pueden relegar su representación en los espacios existentes o en los que sean creados para la formulación de los Planes Nacionales de Trabajo Decente.

Hugo Yasky
Secretario General

Edgardo Aníbal Llano
Secretario Adjunto

Daniel Catalano
Secretario Adjunto

Roberto Baradel
Secretario de Relaciones Internacionales