Hugo Yasky: “No estamos pensando ni en derrotas ni en retiradas tácticas”

Discurso del Secretario General de nuestra Central durante el acto en homenaje a Néstor Kirchner.

Compañeras, compañeros, es un orgullo estar en este lugar hoy honrando a Néstor Kirchner.
Este sindicato, ATE…

(Cánticos)

Dice el Tano que pronuncié una palabra que activó el fervor y el canto de ustedes y es lo mejor, porque eso es lo que le da sentido a nuestra lucha. Lo que le da sentido a la lucha, es el protagonismo de nuestro pueblo, de las trabajadoras y los trabajadores.

Cuando Néstor asumió, hubo un sindicato, el principal sindicato del país, que le abrió las puertas a Néstor, y que empezó a construir con Néstor una relación desde el movimiento obrero. Fue ATE.
Yo, que pertenezco a otro sindicato, con una tradición de lucha enorme como es la CTERA, tengo que confesar que muchas veces sentía envidia, sentía que a nosotros nos costaba romper eso que en definitiva es un prejuicio: la idea de que el Sindicato tiene que estar a cierta distancia de la política, la idea de que la independencia del movimiento sindical tenía que ver con esa distancia, hasta con cubrir la forma. Pero, después, la realidad nos demostró que la experiencia de los compañeros de ATE era la que marcaba un camino distinto. Claro, después la realidad nos demostró que no hay posibilidad de traducir esa independencia en una actitud de neutralidad y pudimos empezar a construir un tiempo distinto en el movimiento sindical. Y fíjense qué paradoja: los compañeros que condujeron históricamente ATE, hubo momentos en los que no fueron capaces de entender que el tiempo político que estábamos viviendo se había transformado y que esa transformación tenía que ver con Néstor Kirchner.

Muchas veces en la Historia interviene el azar. Porque es verdad que Duhalde intentó que el candidato no fuera Néstor, intentó que fuera Reutemann, intentó que fuera De la Sota, por último fue Néstor. Podría haber cambiado esa historia. Lo cierto es que llegamos a este punto y que hoy llegados a este punto no va a haber retorno para el movimiento popular. Los que piensan, los que tienen la idea venturosa de que con el kirchnerismo puede pasar lo mismo que con otros movimientos que dejaron de existir, se equivocan.

Y nosotros estamos construyendo un momento político que vuelve a plantear la posibilidad de mirar el futuro con esperanza. No son solamente los 12 años del mandato kirchnerista, no es solamente mirar para atrás. Acá está Axel Kicillof, hay que sumar a esa cuenta de 12 años, los años de un gobernador en la provincia de Buenos Aires que demostró que se puede gobernar a favor de las trabajadoras y trabajadores.

La provincia de Buenos Aires es la provincia donde está la inmensa mayoría del pueblo peronista, del pueblo trabajador. Es la provincia también donde anidan los más poderosos intereses de la clase dominante. Y en esa provincia contradictoria nosotros tenemos que resolver el avance del movimiento popular. Si hay un lugar desde donde traccionar el triunfo de las fuerzas populares, el próximo año, está claro que ese lugar es la provincia de Buenos Aires.

Y eso no significa que tenemos que pensar en la provincia de Buenos Aires como el lugar de repliegue, al contrario. La provincia de Buenos Aires la tenemos que pensar como el lugar desde donde vamos a construir una victoria del movimiento popular de norte a sur y de este a oeste.

No estamos pensando ni en derrotas ni en retiradas tácticas. Estamos convencidos de que es el momento de avanzar, de dar un nuevo paso y en ese sentido la militancia juega un papel clave. Necesitamos un movimiento sindical que no tenga que recluirse en un pequeño estadio a puertas cerradas para tratar de discernir, de encontrar la forma de vincularse con la política. La forma de vincularse con la política de este movimiento sindical es la calle, es el día a día, es poner el pecho, es ir a discutir con las trabajadoras y trabajadores, es estar todos los días levantando las banderas de la lucha y del movimiento popular.

Que podemos tener candidatos en las listas, sí, pero los candidatos en las listas no los tenemos porque somos astutos para la negociación. Los candidatos en las listas los tenemos porque se legitiman en la lucha, poniendo el pecho. Cada día que a uno de nuestros compañeros la derecha trata de denostarlos, cada día que los persigue, que los demoniza, que los estigmatiza, esos compañeros crecen en la conciencia y en la valoración popular. Por eso yo estoy convencido que este movimiento sindical que representa la CTA tiene que encontrar el punto de convergencia, de unidad con los compañeros de la CGT, pero no de cualquier CGT.

Anda por acá el Gringo Amichetti, lo veo a Pancho, a Vanesa, a Walter, a muchos compañeros que hoy no están, que no han venido a este acto, pero que forman parte, de éstos con quienes queremos forjar la unidad.

Necesitamos un movimiento obrero que sea capaz de interpretar este movimiento político. Que sea capaz de demostrar que se crece con la militancia popular. Que se es fuerte con las convicciones, que se es creíble, hablando de las cosas que nuestro pueblo quiere escuchar. Que hay que ir y rendir cuentas frente a las compañeras y compañeros. Que hay que ser capaces de levantar las banderas de Perón y de Evita y decirle a la derecha de este país: no nos van a ver nunca de rodillas, no nos van a hacer nunca sacar la bandera blanca. Que se olviden. Vamos a luchar una y otra vez para defender lo que queremos.

Tenemos dirigentes como el Tanito Catalano, como el compañero Edgardo Llano, como Sonia, Estela, Robi, como Edgardo, como muchos de los que están formando parte de esta lista que pronto va a ir a elecciones. ¿Cuál es el programa de la lista nuestra? El programa de la lista nuestra se llama kirchnerismo. El programa de la lista nuestra se llama la justicia social. El programa de la lista nuestra es la distribución de la riqueza, es la defensa de los derechos humanos, es la unidad de América Latina, es el ideario que defendieron los que en este país dejaron su vida luchando por una Patria Justa, Libre y Soberana.

Y no estamos en momentos de agachar la cabeza. Quisieron asesinar a la compañera Cristina. Detrás de ese intento no solamente había subnormales, como los que nos muestran, tratando de convencernos de que eran cuatro o cinco loquitos. Detrás de ese intento hay poderosos intereses de una clase dominante que llegó al punto de imaginarse que podían dominar a nuestro pueblo eliminando físicamente a Cristina.

Que sepan que este pueblo no lo va a olvidar. Que sepan que este pueblo va a exigir justicia hasta el último día. Que no nos conformamos con cuatro o cinco tarados en una alcaidía. Queremos llegar a los responsables intelectuales. Queremos llegar a los que pusieron el dinero. Queremos llegar a los que están atrás de esto.

Cristina Kirchner representa para nosotros la continuidad de lo que fue la figura de Néstor.
Representa para nosotros lo que Lula en Brasil. Representa para nosotros lo que Evo en Bolivia, lo que cada líder en su pueblo. Yo disiento con el compañero Máximo, pero como nos queremos mucho lo puedo decir. Sigo viendo una enorme mujer, una enorme candidata a Presidenta en esa compañera, Cristina Kirchner.

(Cánticos de Cristina Presidenta)

Y es ella la conducción de nuestro movimiento, por supuesto.

Dije la otra palabra mágica y por eso cantan (risas). Creo que con este fervor, con esta convicción, con esta alegría… Porque yo los veía el otro día a los de la oposición en la sesión … La verdad, la cara que tienen, no condice con el discurso que pretenden hacer que nos creamos. Porque cuando hablan dicen que ya son gobierno, que ya llegaron, que vienen dispuestos a pasarnos por encima, que nos van a poner en una picadora de carne. Pero después cuando uno los ve y los tiene enfrente, los vi con una cara de orto, con una cara de amargura, con una cara de odio. Cuando hablamos desde las bancas les da asco y nada se construye desde ese asco. Lo único que se construye desde ahí es la derrota. Lo único que se saca de ahí es oscuridad. Lo único que se saca de ahí es resentimiento.

Por eso nosotros hoy lo recordamos a Néstor con la alegría de lo que era el “Flaco”. Ese “Flaco” que con total desparpajo le ponía la mano arriba de la rodilla al presidente del gran imperio. Con ese “Flaco” que lo bancaba a Fidel Castro, con ese “Flaco” que no le hacía asco a bajar el cuadro de un genocida; con ese “Flaco” que nos enseñó que la vida tiene que ver con la lucha, con la dignidad.

¡Viva Néstor Kirchner!
¡Viva el Peronismo!
¡Viva la clase trabajadora!

Y a ganar definitivamente para que nuestro pueblo sea feliz. ¡Fuerza!