Hugo Yasky: "Haría falta un reordenamiento de la conducción sindical"

Les periodistas Rocío Criado, Paula “Poli” Sabatés y Sebastián Cazón dialogaron con Hugo Yasky en ’Crónica Anunciada’, por Futurock.

Rocío Criado: Veníamos hablando de la situación económica, bastante preocupados de cómo salir, respecto a los salarios. Repasábamos la reunión que se gestó entre la mesa chica de la CGT y el Presidente. Cuál es tu mirada sobre la discusión que se tiene que dar, sobre la posibilidad de que haya algún bono, la discusión de paritarias. ¿Cómo estás viendo el debate por la cuestión salarial?

Hugo Yasky: Creo que la salida en un momento en el que la inflación sigue siendo alta y el poder adquisitivo de la mayoría de los asalariados no cubre la canasta básica, tiene que ser buscar un camino alternativo al de las paritarias y eso es pensar en la posibilidad de sumas fijas otorgadas a través de una decisión del gobierno que después se discuta a cuenta de las paritarias. Pero evidentemente el problema de las paritarias resuelve la situación de un sector simplemente y la mayoría queda afuera de esa solución, entonces creo que insistir con un instrumento simplemente porque hay una especie de actitud religiosa de algunos dirigentes sindicales que creen que solamente se pueden discutir aumentos salariales en el marco ce una paritaria en una situación de crisis extraordinaria como la que están padeciendo la inmensa mayoría de los trabajadores es negar la posibilidad de buscar algún camino alternativo. Creo que es un error muy grande.

R.C.: Y en este sentido en particular, cómo estás viendo al gobierno nacional y la gestión de Sergio Massa en ese sentido. Ves un gobierno que está acompañando, que le falta un poco para poder mejorar la situación salarial

H.Y.: Creo que hay que tratar de agregar a las medidas que toma Sergio Massa, que claramente tienen que ver con tratar de lograr cierta estabilización de la economía. Nosotros veníamos de un proceso en el que había sectores del poder económico, financiero, dispuestos a producir un golpe de mercado. Estuvimos a días de que estallara todo por el aire. Esos sectores están vinculados a intereses muy poderosos de grupos de derecha que imaginan un futuro para la Argentina donde la reforma laboral liquide los derechos del movimiento sindical, donde se privaticen las jubilaciones, donde se establezca un arancel para las universidades. Todas esas reformas brutales que quieren esos sectores de la derecha neoliberal, del “círculo rojo”, del poder económico y financiero de este país, solamente se pueden dar en el marco de una especie de estallido, implosión económica de la Argentina que lleve a la gente a una situación de desesperación en la que puedan aceptar este tipo de ajustes brutales. Entonces, lo de Massa es necesario porque hay que tratar de corrernos de esa zona de desastre en la que la derecha intentó poner el país. Ahora, hay que completar eso con medidas que hagan que el poder adquisitivo de los sectores populares se pueda recuperar. Hay que tener también una ingeniería novedosa, distinta. Pensar de qué manera recomponemos el ingreso de los sectores populares, porque si solamente aplicamos las medidas de estabilización, evidentemente vamos a estar generando una condición en la que por ahí la macroeconomía se estabilice y el bolsillo de la inmensa mayoría de la gente tenga un agujero cada vez más grande. Me parece que hace falta eso.

Sebastián Cazón: Y cuál sería esa medida, sobre todo pensando en que un porcentaje muy grande de la población trabaja en la informalidad. Cómo hacés para recomponer el poder adquisitivo de ese sector. Porque un bono, las grandes empresas tal vez pueden dar. Ahora, qué pasa con los trabajadores informales.

H.Y.: Ahí nosotros tenemos que seguir discutiendo la posibilidad de algún proyecto como el que se planteaba con un Ingreso Básico Universal. No hay otra salida. Hay que insistir y buscar la manera en que se pueda generar. El sector de la informalidad es un sector que lamentablemente si no vamos a una reforma estructural profunda, es un sector que queda como la mayoría de los países de América Latina, absolutamente a la intemperie. Creo que hay que buscar por ese camino, intentar el camino de algo parecido o similar a lo que fue el IFE durante la pandemia, pero a través de un soporte legal que garantice la continuidad del financiamiento. No hay otra salida, no la veo.

Paula Sabatés: No pertenece a tu Central esta discusión, pero te hago esta pregunta igual, porque no sé si sabés que a estas horas hay rumores, lo voy a poner en esos términos, de que se fracturaría la CGT por una posible renuncia de Pablo Moyano. Cómo ves eso, y sobre todo cómo afectaría eso a todo esto que estás hablando.

H.Y.: La verdad es que no tengo noticias de la decisión de Pablo, pero está claro que la conducción de la CGT hoy expresada en esa mesa chica que no ha tenido la posibilidad de asumir una sola decisión que tuviera que ver con mejorar la situación de los trabajadores, en un conflicto como el del Neumático, le pide al gobierno que tenga una actitud enérgica en lugar de para apoyar la solución del conflicto a favor de los laburantes, al revés, me parece que eso evidentemente representa una conducción que para el movimiento sindical escupe contra el viento y estoy absolutamente seguro que hay muchos sectores de la CGT, como el sector de Pablo Moyano, el sector del Frente Sindical, la UOM, la Corriente Sindical, y muchos otros gremios, regionales, que no se sienten identificados con ese tipo de posiciones. De ahí a cómo se termine de resolver, yo entiendo que sería necesario un reagrupamiento del movimiento sindical con una conducción que sea capaz de expresar no solamente las demandas, sino también los cambios profundos que hacen falta en la Argentina, porque sino vamos a estar permanentemente haciendo que el movimiento obrero, sindical, esté en una especie de actitud de lejanía, de ajenidad, de distanciamiento de no solamente de los conflictos, sino también de los cambios que hacen falta sostener en un país donde la derecha intenta seguir avanzando, aun cuando gobierne el Frente de Todos.

Periodista: Dos cuestiones, por un lado obviamente, sigue habiendo mucha repercusión y se reconfiguró todo el panorama político luego del atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner por un lado y cómo estás viendo esta reconfiguración también ligado a la posibilidad de que haya un tipo de movilización, que creo eso es lo que se viene hablando desde hace tiempo, en la previa de salir a las calles y poner en discusión todo lo que está pasando.

H.Y.: Creo que lo que sucedió a partir del intento de magnicidio, el atentado contra Cristina Kirchner, es un hecho gravísimo. Hubiese arrojado a nuestro país a un verdadero infierno. Hay mucha gente que se hace la distraída, que mira para otro lado, muchos sectores de la política que alentaron con su discurso de odio y muchos sectores vinculados a los grandes medios de comunicación que ahora pretenden tomar distancia, como diciendo “no tengo nada que ver”. Creo que hay que tirar del hilo para llegar a los actores intelectuales, a los que están atrás de estos personajes que nosotros vemos y que algunos les dicen “la banda de los copitos”.
En realidad son una banda terrorista, que intentó ni nada menos que el asesinato del principal referente de un movimiento popular en la Argentina y es Vicepresidenta de la Nación. Así que acá, nadie se haga el distraído.
Creo que es necesario que el pueblo sea capaz con su presencia en las calles, su movilización, tener la energía que hace falta para que nuestro país no termine en una actitud en la que aceptamos con naturalidad que la Justicia a través de una farsa intente condenar a Cristina. Aceptamos con naturalidad que un grupo al que se llama “los copitos” haga la travesura de intentar pegarle dos balazos en la cabeza. Aceptamos con naturalidad que haya diputados que quieran la pena de muerte. Me parece que el pueblo tiene que movilizarse y el 17 de octubre el pueblo tiene que estar en la Plaza de Mayo.
Creo que esta decisión de que el 17 de Octubre se traslade a Tucumán, la verdad creo que es simplemente el intento de impedir que nuestro pueblo se movilice, para que se ponga en la calle un programa donde todos estos hilos sueltos formen parte de una misma demanda: Vivir en un país más democrático, más justo y con menos intoxicación de las instituciones que tendrían que estar al servicio de los ciudadanos. Hablo de la Justicia y de los medios de comunicación.

Periodista: Ustedes como CTA tienen definido movilizarse el 17 de octubre.

H.Y.: Estamos trabajando junto con otros sectores y por eso yo no quiero adelantar nada porque esto tiene que surgir de una gran convocatoria en la que estamos trabajando, somos un pedacito más de un gran rompecabezas que se está armando para que el 17 de Octubre la Argentina muestre que el pueblo no está paralizado ni está tampoco de rodillas.

Audio entrevista: https://ar.radiocut.fm/audiocut/hugo-yasky-haria-falta-un-reordenamiento-conduccion-sindical/