Hugo Yasky en el 4to Congreso de la CSA.

Nuestro Secretario General hizo una encendida defensa de la democracia

21 de abril 2021 – Hugo Yasky. Discurso en CSA (Audio incompleto)

… los movimientos populares, los partidos populares y el poder concentrado, el poder fáctico, de los grandes multimedios y de la clase dominante.

Por eso, ayer, cuando lo escuchamos hablar a Alberto Fernández, nuestro Presidente, sentíamos orgullo, el mismo que me imagino sentirían ustedes cuando hablaba Lula en un congreso sindical.

Tenemos que recuperar el papel del sindicalismo -y paso a otro eje- como núcleo convocante de una alianza social muy grande, porque necesitamos la unidad del campo popular. Con la necesaria amplitud como para construir en los nuevos tiempos, en base a resistencias sociales pero también a batallas políticas que tendremos que dar y que tendremos que ganar.

Quien les habla es diputado en el Parlamento Nacional en representación del Frente de Todos, la fuerza que hoy gobierna la Argentina. Hemos votado el impuesto a las grandes fortunas personales, otro de los ejes. Estamos discutiendo la ley para que se construyan los Comités Mixtos de Seguridad e Higiene, para que los delegados de los trabajadores, en los lugares de trabajo, tengan el derecho por ley de discutir las condiciones de salud en este momento de pandemia.
Estamos apoyando la necesidad de que se resuelva el tema de las vacunas. Ayer en mi país se fabricaron las primeras 20 mil vacunas de Sputnik V que van a permitir que desde América Latina se pueda expandir y dar alguna respuesta y creemos que es necesario avanzar mucho más.

Compartimos la necesidad que hemos planteado el 7 de abril y que nos tocó también en la Cepal, encontrar una solución para que las vacunas sean patrimonio de quienes las necesitan.

Creo que es clave en todo lo que planteamos la defensa de la democracia. La clase dominante, el poder fáctico, los grandes grupos financieros y el mismo imperialismo, es decir, la Casa Blanca, demostraron una vez más que el desprecio por la democracia sigue siendo el mismo que tenían en la época del Plan Cóndor. Fueron parte del movimiento que los desplazó a Lugo, a Zelaya de sus gobiernos; después arremetieron en Brasil contra Dilma; después utilizando a la justicia y a los grandes medios, hicieron lo mismo en la Argentina.