Hugo Yasky: “El aumento salarial marca un cambio de época”

El aumento anunciado en el día de hoy por el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, elevando el salario en $3000 para enero y $1000 para febrero a cuenta de futuros aumentos en las paritarias, marca claramente un cambio de época. Es una señal positiva para los trabajadores, ya que pasamos del Estado que aplicaba su energía para reducir el costo laboral, a un Gobierno que comienza a revertir esa tendencia, a partir de la fijación por decreto de un aumento salarial para todos los trabajadores del sector privado del país.

Esto significa, además, una iniciativa congruente con la decisión de comenzar a reactivar la economía a partir de devolverle poder de compra a los sectores más postergados. Está claro que por tratarse de una suma fija que se incorpora al salario, es decir, que no es un bono que se paga por única vez, esto permitirá todos los meses una inyección de cientos de miles de millones de pesos, que claramente incentivarán la capacidad de consumo de los que han sido más castigados por el ajuste permanente de los últimos cuatro años.

Este incremento salarial con el que se pretende elevar el piso de la discusión de las futuras paritarias, va a significar además, una masa de recursos monetarios que no se va a ir por la canaleta de los paraísos fiscales, afuera del país, sino que van a quedar en los comercios de cada barrio, de cada centro urbano, de cada centro poblacional, como un elemento reactivador de la economía.

No podemos dejar de señalar que el promedio de la pérdida en los salarios de los trabajadores a lo largo de estos cuatro años, ronda el 19,4%, pero en esa cifra promedio hay actividades laborales que cayeron por debajo de esa cifra, de manera tal que tenemos el caso de los textiles, como expresión de uno de los sectores que más perdió, en una cifra que prácticamente duplica a ese 19% de regresión salarial.

Por eso valoramos como un hecho positivo, antes de la constitución del Consejo Económico y Social, que deberá crearse por ley, para que los trabajadores, los empresarios, los distintos sectores sociales nos sentemos a discutir en una mesa el futuro de una Argentina basada en la producción, el salario digno y la justicia social, que se haya iniciado con un gesto claro del Gobierno que apunta a señalar el camino que se inicia, que es el de la recomposición gradual y progresiva del ingreso de todos los argentinos. Trabajadores en actividad, jubilados, desocupados.

Creemos que el camino que hoy se inicia debe ser sostenido con obstinación y convicción, para poder transitar este momento tan difícil de una Argentina cuya economía está dañada y paralizada, sin que sigan pagando los más vulnerables, los más frágiles.

Por último expresamos nuestra expectativa en el sentido, que tal como lo dijera el Ministro de Trabajo, el día lunes se anuncie el aumento salarial que le corresponderá a los trabajadores del sector estatal. Creemos que los trabajadores y trabajadoras del sector público, deben ser considerados como parte de ese mundo del trabajo que necesita ser resarcido de la pérdida y el sufrimiento de los últimos años.