“Hay una deuda histórica con las trabajadoras que es urgente empezar a saldar”

8M PARO Y MOVILIZACIÓN FEMINISTA

En el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, las compañeras organizadas en las centrales sindicales y de la economía social y popular realizaron una conferencia de prensa frente al Monumento al Trabajo y manifestaron: “La deuda es con nosotras y nosotres. Que la paguen los que la fugaron”.

Reafirmando la unidad construida al calor de la resistencia a las políticas antipopulares del gobierno de Mauricio Macri, las trabajadoras subrayaron “que el peso de la crisis debe descargarse sobre los sectores que no han dejado de enriquecerse, mientras el pueblo aún sufre las consecuencias de las ’dos pandemias’: la macrista y la sanitaria”.

Para dar inicio al encuentro, las compañeras Micaela Polak, secretaria de Mujeres y Géneros del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) y Silvia León, secretaria de Género de la CTA Autónoma, leyeron el documento consensuado entre las organizaciones convocantes y que adjuntamos a pie de página. Luego fue el turno de las referentas de cada una de las centrales sindicales y de la economía social presentes, quienes coincidieron en la importancia de la unidad que han sabido construir, en la necesidad de erradicar la violencia y el acoso en los lugares de trabajo, y en el reclamo de que paguen la deuda quienes la contrajeron y fugaron.

La primera en tomarla palabra fue Yamile Socolovsky, secretaria de Formación,Investigación, Proyectos y Estadísticas de la CTA de les Trabajadores y referenta de la Conadu, quien remarcó que “hay una deuda histórica con las trabajadoras que es urgente empezar a saldar, que está planteada en el conjunto de nuestras demandas, pero que sólo puede ser respondida si nosotras, nosotres, nosotros logramos salir de esta situación crítica, avanzando en una reconfiguración del mundo del trabajo que implique claramente, su democratización, su despatriarcalización, su desprecarización”.

A continuación, Claudia Baigorria, secretaria adjunta de la CTA Autónoma, señaló que “esta pandemia nos largó más pobres, más desocupadas, más endeudadas, con mayores pesares sobre nuestras vidas. Es una injusticia que el hambre siga siendo un crimen. Nuestros pibes y nuestras pibas también están atravesando situaciones de muchísima penuria. Y no hay acuerdo bueno o acuerdo malo con el Fondo Monetario Internacional. Quienes hemos transitado la historia en nuestra Argentina sabemos que no ha habido acuerdo con el Fondo, ni con ninguno de los especuladores de la banca acreedora, que haya traído felicidad para nuestro pueblo”. También manifestó la necesidad de poder avanzar en la legislación del Convenio 190 de la OIT, de erradicación de la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, y que pueda aplicarse plenamente en los sectores públicos y privados.

Claudia Lázzaro, referenta de Género de Mujeres Sindicalistas de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT – CGT) y directora de Políticas de Equidad, Formación Laboral y Políticas de Cuidado del Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual bonaerense, llevó el saludo de la diputada Vanesa Siley, quien se encuentra en el Congreso debatiendo el tratamiento del preacuerdo con el Fondo.Recordó que “fuimos nosotras las mujeres, en las calles yen unidad, quienes le hicimos el primer paro al gobierno neoliberal de Mauricio Macri”. También,“quienes en el Congreso de la Nación volteamos la flexibilización laboral que nos proponía el macrismo, con cara de mujer, siguiendo precarizándonos y poniéndonos en los sótanos más oscuros del trabajo”.

“No importa si estamos informalizadas, si estamos en los trabajos formales. Importa que nos sentimos y somos todas trabajadoras. Lasque estamos trabajando en los hogares,en las escuelas, en las fábricas; las que bancamos en la pandemia a todos los comedores populares. Fuimos nosotras también quienes en pandemia salimos a los vacunatorios, fueron las enfermeras, las trabajadoras del Estado, fuimos lxs trabajadorxs esenciales, las trabajadoras del Cuero y toda la industria. Estuvimos ahí, al pie de la batalla. Y principalmente fuimos las mujeres quienes estuvimos y bancamos en la pandemia”,enumeró Lázzaro y recordó a “íconos en nuestra vida que han marcado un sindicalismo que quisieron invisibilizar como el de Mary Sánchez, María Bernaviti de Roldán y Eva Duarte de Perón”.

A su vez, Marina Joski, secretaria nacional de Mujeres y Diversidad de la UTEP (Unión de Trabajadores de la Economía Popular), afirmó: “con el 50% de pobreza, seguir hablando de pobreza es un contrasentido. Decimos que la deuda es con nosotras y nosotres porque tenemos que empezar a ver por dónde se fuga y quién concentra la riqueza. Cambiar la matriz productiva de este país, despatriarcalizar la matriz productiva de este país. Empezar a reconocer a quiénes construimos día a día la riqueza de este país es central”. Y concluyó: “Arriba las que luchamos. Libres, vivas, reconocidas y desendeudadas nos queremos”.

Nené Aguirre, responsable nacional de Trabajo de Mujeres de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), resaltó la alegría de poder salir a las calles luego de dos años de pandemia. Recordó a su vez cómo “la violencia recrudeció en los hogares” en los meses de aislamiento preventivo y obligatorio, y en ese sentido resaltó el rol de las promotoras en prevención de violencia y la necesidad del reconocimiento económico de su labor. Señaló también que es urgente promover una ley de emergencia en violencia, “porque no podemos seguir escuchando cada día cómo mueren y seguir haciendo un registro”. También se refirió al hambre que continúan padeciéndolos sectores populares, como así también el alto precio de los útiles escolares y el calzado. Dijo que “no es justo pagar la deuda porque es una estafa, como bien dijo el presidente de la Nación. Porque no ha habido un peso para un semáforo, una escuela,un hospital. No se vertió en nada. Se la fugaron, se la comieron los amigos de Macri. Por lo tanto, que la paguen y que vayan presos”.

Por otro lado, la referenta de la CCC expresó, respecto de la guerra entre Rusia y Ucrania: “Vemos con terrible dolor lo que está pasando en Ucrania.Lloramos frente al televisor por lo que está pasando. Reclamamos:Fuera la invasión rusa a ese país como también estamos en contra de la intervención de la OTAN y de los Estados Unidos”.

Cerró la conferencia Ana Lemos, secretaría de Interior de la Unión Obrera Ladrillera de la República Argentina (UOLRA - CGT). “Nosotras también venimos de la periferia, del barro, de los lugares más profundos de nuestra Argentina. Cada una de las palabras reflejadas en el documento tienen un fundamento, una verdad que tiene cara de mujer trabajadora y sindicalista”.

“Nos necesitamos en la calle, nos necesitamos en la lucha y nos necesitamos para seguir planteando una agenda estratégica. Porque nosotras sabemos cuál es el camino, lo han dicho mis compañeras. Ahora lo vamos a seguir construyendo en las calles”, concluyó la dirigenta de Ladrilleros.

El paro y movilización por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora se desarrolla en todo el país. En Ciudad de Buenos Aires, la convocatoria de las centrales sindicales y organizaciones de la economía social es en la intersección de las avenidas de Mayo y 9de Julio, para marchar a las 16:00 hacia el Congreso de la Nación.

Intervención completa de Yamile Socolovsky, secretaria de Formación,Investigación, Proyectos y Estadísticas de la CTA de les Trabajadores y secretaria de Relaciones Internacionales de la Conadu

“Es una alegría enorme estar reunidas aquí. Esta reunión tiene una potencia increíble. Nos da mucha alegría y mucha fuerza volver a encontrarnos, volver a reunirnos. Nosotras queremos subrayar eso, que hemos construido esta unidad en la lucha, que hemos estado durante muchos años marchando juntas, volviendo a encontrarnos, encontrando la manera de pronunciarnos en conjunto.

Nosotras tenemos un trabajo político, un trabajo de construcción de unidad, un trabajo de construcción de estrategias de crecimiento para las compañeras, mujeres y diversidades organizadas en los sindicatos, y de posicionamiento de nuestras demandas y de nuestros reclamos, que es importantísimo, que ha sido fundamental en la resistencia. Como dice el documento, en la resistencia durante los cuatro años del gobierno de Mauricio Macri, y seguimos estando presentes para decir que la deuda es con nosotras y nosotres.

Hay una deuda histórica con las trabajadoras que es urgente empezar a saldar. Hay una deuda histórica que está planteada en el conjunto de nuestras demandas, pero que sólo puede ser respondida si nosotras, nosotres,nosotros logramos salir de esta situación crítica, avanzando en una reconfiguración del mundo del trabajo que implique claramente, su democratización, su despatriarcalización, su desprecarización.

Necesitamos poder construir un mundo del trabajo donde el reconocimiento pleno de nuestros derechos vaya de la mano con el reconocimiento de todas las tareas que realizamos, que son invisibilizadas, que no son reconocidas como trabajo y que carecen del reconocimiento debido delos derechos. La organización de las trabajadoras de todos los sectores que estamos aquí presentes se encamina en ese sentido. Y,al mismo tiempo, quiero decir que es muy claro que nosotras no solamente tenemos capacidad de construir unidad, capacidad de movilizarnos, de pronunciarnos juntas y de plantear nuestras demandas, sino también de plantear propuestas.

Nuestro documento también plantea que claramente, para resolver esta situación necesitamos avanzar en una reconfiguración del mundo del trabajo y del modelo productivo en nuestro país, que permita poner otra clave en la distribución de la riqueza, construir soberanía y construirla posibilidad de una patria justa, libre y soberana para todos,todas y todes”.