“Los jueces del lawfare quieren encadenar la democracia al tutelaje del poder fáctico”

El Diputado Nacional y titular de la CTA, Hugo Yasky, se refirió al alegato de Cristina Fernández de Kirchner en la mañana de hoy en la causa conocida como “dólar futuro”.

Según el secretario general de la CTA, “marca el punto más alto de la disputa contra un poder judicial que está al servicio de las grandes corporaciones financieras y económicas del país. Ni siquiera podemos decir que esos sectores judiciales representen a la oposición. La deuda externa y el enjuague financiero que nos convirtió en el país con más fuga de capitales de América Latina, el hambre que esparcieron por toda nuestra patria y esta crisis de la que nos cuesta levantarnos tiene que ver con mucho más que la mera oposición política”. Y explicó, “estos jueces actúan como blindaje de intereses muy poderosos. Estos intereses minoritarios requieren la erosión permanente del poder político elegido por el voto popular, necesitan la persecución judicial de dirigentes sociales y políticos”. Por eso afirmó que, “es imperioso resolver este problema para no tener una democracia de baja intensidad, una democracia sometida a la tutela del poder económico que le resta margen de maniobra al gobierno para desarrollar y defender los intereses de las clases populares”.

En relación a los tribunales federales, Yasky sostuvo que: “Este estamento de la justicia en particular está fuertemente alineado y predeterminado por ese poder real de los grupos corporativos. Hoy plantean una especie de “que se vayan todos” y cuestionan a la política porque lo que buscan es ponerle límites a la voluntad popular. Dicen “tenemos que parecernos a los otros países de la región para ser competitivos, desarrollar la economía”, pero vienen de gobernar durante cuatro años y dejaron a la Argentina endeudada y convertida en el monumento mundial a la fuga de capitales”. El dirigente gremial profundizó su análisis: “Para esa operación necesitan de jueces como fue Bonadio y estos otros personajes que hoy ni siquiera podían mirar de frente a Cristina. Necesitan erosionar al gobierno y someter a los argentinos al agobio de las tapas de sus periódicos, de sus periodistas mercenarios para evitar que salgamos de esta crisis de la única manera posible, generando trabajo y dignidad”.

En declaraciones a distintos medios, Yasky comparó: “este engranaje del lawfare también funciona en otros países para condicionar o destruir los procesos democráticos. Lo vienen perfeccionando desde que derrocaron a Mel Zelaya en Honduras, a Fernando Lugo en Paraguay, lo sofisticaron luego con la destitución de Dilma Rousseff y el encarcelamiento de Lula en Brasil, lo expresaron brutalmente en el golpe a Evo Morales, lo siguen utilizando con la persecución a Correa y otros dirigentes en Ecuador”. En este sentido, el docente fue más allá y expresó que “para estos sectores, atacar a CFK es una obsesión que no pueden abandonar. Pero no sólo por ella sino porque quieren tener presa a la democracia. Igual que cuando atacan a quienes representamos a los trabajadores. Su intención es tener de rehenes a los trabajadores para que les cierren sus negocios de hambre. En definitiva, quieren ponerle un cerrojo a la democracia, encadenarla al tutelaje de las grandes corporaciones para que estas digan qué es posible y qué no. Y lo imposible siempre es dejar atrás la desigualdad, el desempleo, los privilegios que favorecen a los fugadores seriales y después nos dejan la deuda a todos”.

Por último, aseguró que, “si no desatamos ese nudo será muy difícil romper el equilibrio de impunidad que han logrado instalar en la justicia con el impedimento de cubrir cargos claves para evitar que este engranaje siga funcionando”. Y avanzó con cuestiones concretas como “resolver el tema del tribunal de casación, del nombramiento de los jueces como primera medida en el corto plazo”.