Portada del sitio > Noticias > Por nuestros gremios > Escrache al supermercado Vital

Comercio - CTA

Escrache al supermercado Vital

Durante la actividad se denunció ante los clientes de la firma Vital Maycar la conducta empresaria.

Los trabajadores solicitaron la reincorporación del compañero despedido, Daniel Barboza, y una anunciaron un nuevo escrache para el sábado 22 de no prosperar con la medida.

El escrache se llevó a cabo en la línea de cajas del supermercado mayorista ubicado en Tronador al 400, allí mismo donde Daniel Barboza fue objeto de la brutal discriminación.

Desde el área de Comercio-CTA se inició un plan de lucha para que el derecho a la igualdad e inclusión que tiene cada persona, comience a ser respetado en los lugares de trabajo, porque el respeto a la individualidad representa uno de los pilares fundamentales de lo que se entiende por "Empleo decente".

El acto fue convocado por la Central de Trabajadores de la Argentina. Además estuvieron presentes el cuerpo de delegados gremiales de la sucursal, Jorge Otondo y Marcos Corvalán.

También acompañaron el acto de repudio distintas organizaciones defensoras de los derechos de gays, travestis y lesbianas, -que tuvieron un protagonismo fundamental para la aprobación de la ley de matrimonio igualitario.

El sábado los soberbios que lo discriminaron y lo maltrataron se refugiaron en los depósitos de Vital, sus ex compañeros de trabajo se acercaron a saludarlo aún a sabiendas de que pueden correr la misma suerte que Daniel.

Luego de 2 horas iniciada la protesta y cuando ya concluía la misma, llegó a la sucursal la representante legal, arguyendo un rosario de motivos por el cual habrían despedido al trabajador.

El puesto en Vital fue el primer empleo de Daniel. Por los dichos homofóbicos de su jefe directo, decidió mantener el secreto en los primeros meses: “Siempre escuchaba comentarios descalificativos y una vez mi superior me preguntó si uno de los repositores ‘era putito’ para echarlo. Este sábado una de las consignas que podía leerse en las pancartas coloridas era; "Soy Putito...y qué!!!"

El despido de Daniel Barboza sucedió hace un mes, cuando el joven cansado de los comentarios homofóbicos de sus jefes, blanqueó su relación con el repositor de un frigorífico. Desde ese momento, denunció, comenzaron a perseguirlo.