EL MTR Santucho y el MTL se suman a la CTA

En una conferencia de prensa realizada en el local del MTR-Santucho, en Hipólito Yrigoyen y Brandsen, Quilmes, los dirigentes de esa organización social, junto a los del Movimiento Territorial de Liberación (MTL), anunciaron su incorporación a la Central de Trabajadores que encabeza Hugo Yasky.

Asamblea y conferencia de prensa en Quilmes

En una conferencia de prensa realizada en el local del MTR-Santucho, en Hipólito Yrigoyen y Brandsen, Quilmes, los dirigentes de esa organización social, junto a los del Movimiento Territorial de Liberación (MTL), anunciaron su paso a la Central de Trabajadores que encabeza Hugo Yasky.

“Pensamos que la CTA de Micheli era una Central sin patrones y que tampoco era el furgón de cola de un partido político. Nos equivocamos, porque Micheli nunca nos incluyó y hasta nos despreció. Y esta decisión de acercarnos a la Central de Yasky fue tomada en asamblea, la pidieron los compañeros. Nosotros no cambiamos”, afirmó la concejal Susi Paz, líder del Movimiento Santucho y ex secretaria Adjunta de la CTA Quilmes de Pablo Micheli.

En la conferencia de prensa, en la que hubo unos 200 militantes, estuvo Yasky; Silvia Almazán, integrante de SUTEBA y de la CTA bonaerense; Juan Vita, presidente de la Federación de Movimientos Sociales de la CTA; Walter Ormazábal, del SUTEBA Quilmes; Laura Lombardi, de la agrupación Violeta del SUTEBA y la concejal Stella Maris Silvera, además de los dirigentes e integrantes del Movimiento de Trabajadores Revolucionarios Santucho y el MTL. Ambas organizaciones sociales cuentan con presencia territorial en la provincia de Buenos Aires, Corrientes y Santiago del Estero a través de comedores y cooperativas, y participaron de la resistencia, muchas veces realizadas a tientas bajo la novedosa modalidad de los piquetes, contra las políticas de ajuste de los noventa. De hecho, durante el encuentro los dirigentes repasaron la historia de lucha común durante la década menemista.

"Hemos compartido marchas y luchas con los compañeros de las organizaciones sociales de Quilmes. Peleamos por el salario y por los que no tenían el beneficio de un convenio, y la lucha fue posible gracias a los movimientos sociales, porque el sindicalismo había quedado relegado", expresó Yasky. Y además destacó el doble mérito que implicó fundar una lucha desde cero, "porque no existían libros para ver cómo armar una organización social".

Entre banderas de los mártires de Trelew, de SUTEBA y de la CTAYasky dijo que "si miramos para atrás, estamos mucho mejor, pero si miramos para adelante vemos que todavía falta mucho"; y destacó que el actual gobierno levantó e incorporó banderas históricas de la CTA, como la Asignación Universal por Hijo, la estatización del sistema jubilatoria, la recuperación de YPF y los juicios a genocidas y sus cómplices civiles, como el empresario Pedro Blaquier.

A la hora de destacar el contraste entre el panorama actual y el que explotó en la crisis de 2001, los presentes concluyeron que la principal diferencia es el hambre. Al respecto, la secretaria de Cultura del SUTEBA, Silvia Almazán, destacó que "en el proceso de los noventa se constituyeron saberes y esos saberes hoy hay que expresarlos en políticas públicas".

Sobre la experiencia en la Central que conduce Micheli, Elsa Benítez, del MTL, aseguró que “nunca nos atendieron ni hablaron con nosotros después de las elecciones”. “Se dieron cuenta que no estábamos más cuando no les cortamos el Puente Pueyrredón”, exclamó Susi Paz, en rereferencia al último paro del 19 de diciembre encabezado por Micheli y Hugo Moyano.

La reunión incluyó una especie de asamblea con preguntas de los integrantes del Santucho y el MTL, mujeres con sus hijos en abrumadora mayoría, para Yasky, Susi Paz, Almazán y Juan Vita.

A su turno, Vita informó que la CTA nuclea doce organizaciones sociales, en muchos casos integradas por trabajadores desocupados o sin empleo formal, recordó que "cada una mantiene su propia identidad y presencia". Sobre el rol que cumplen, Yasky opinó que “los movimientos sociales no deben estar sólo para nutrir las marchas de algunos sindicatos, deben tener su propio espacio y programa”. Y agregó que “no estamos contentos con la CTA fracturada, pero es importante recomponer la unidad del movimiento popular en Quilmes”.