El Comité de Crisis del Barrio Padre Mugica pidió declarar la Emergencia Sanitaria

ENTREVISTA A JUAN MANUEL SUEIRO – SECRETARIO GENERAL ADJUNTO CTA CIUDAD

Luego de las trágicas muertes de dos referentes y a partir de la multiplicación de casos positivos de COVID-19, lxs vecinxs del Barrio Padre Mugica reiteraron la urgente necesidad de la declaración de la Emergencia Sanitaria, Habitacional y Alimentaria en la ex Villa 31 de Retiro, así como en otros barrios populares de CABA donde la situación es igualmente grave.

Ante los oídos sordos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y luego de las lamentables y evitables muertes de la comunicadora de La Garganta Poderosa y militante popular Ramona Medina y de Víctor “El Oso” Giracoy, referente del Comedor ‘Estrella de Belén”, lxs integrantes del Comité de Crisis del Barrio Padre Mugica exigieron, en conferencia de prensa, la conformación de una mesa de trabajo “seria y real”. La misma, señalaron, debe estar integrada por autoridades de la Secretaría de Integración Social y Urbana, de los Ministerios de Desarrollo Humano y Hábitat y el Ministerios de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, junto al Ministerio de Salud de la Nación y demás ministerios competentes, con los representantes del Comité.

“Desde el 20 de abril, cada día se duplica la cantidad de contagios”, señalaron, los cuales superaron los 900 en el barrio en el que habitan más de 50.000 personas. Además, la falta de agua por 12 días, que había sido denunciada por la misma Ramona, complicó más el panorama en el marco de la pandemia.

El secretario general adjunto de CTA Ciudad, trabajador del Conicet y secretario administrativo de ATE Capital, Juan Manuel Sueiro, participó el lunes por la mañana de la conferencia de prensa frente a la Parroquia Cristo Obrero, donde descansan los restos del Padre Carlos Mugica. “Hay mucha bronca, mucha indignación, mucha impotencia. Esto forma parte de una desidia política, de un estado de abandono literalmente, en un lugar donde habitan más de 50 mil personas con una exigencia estructural, que hoy en la Pandemia destaca muy trágicamente. Se combinan deficiencias sociosanitarias, habitacionales, de desigualdad estructural, una combinación de factores que hacen que la demanda que se venía planteando desde las organizaciones sociales, territoriales y obviamente de la CTA, constituyera un Comité de Crisis. No hoy, esto se viene planteando hace más de 20 días, previendo, tratando de evitar lo que lamentablemente no se pudo evitar”.

Lxs vecinxs demandaron “infraestructura, dispositivos y protocolos para poder no sólo realizar detecciones, sino además poder garantizar el aislamiento del núcleo familiar en una población muy vulnerable, ya que se trata de compañerxs con mucha precariedad informal, con mucha preocupación. Si salen de la casa, quién les garantiza que podrán volver. Es muy complejo todo, lo que produce mucha bronca porque no es que no hubo un planteo hacia el Gobierno de la Ciudad, pareciera que con mucha ironía, mucha sorna, tanto (el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez) Larreta como (el vicejefe del gobierno porteño, Diego) Santilli, miraron para un costado y prefirieron escuchar la voz de aquéllos que planteaban la apertura de joyerías, concesionarias de auto, otros sectores, otros factores, sin contar la combinación que hay con dengue que tiene un nivel de contagio transversal en todos los barrios de Capital”, detalló Sueiro.

-Estamos hablando del Barrio Padre Mugica, pero es alarmante en todos los barrios populares de la Ciudad.
 Se combina de manera muy drástica, sobre todo en los sectores más vulnerables. Lo veníamos advirtiendo, sobre todo en el caso de nuestros compañeros de trabajadorxs del sistema de Salud, que son unxs 26700 compañerxs en la Capital Federal, en trece hospitales generales, casi 40 centros de salud, hospitales infantiles, que tienen que cumplir su tarea, no con las mejores condiciones, no con la provisión de elementos de protección personal y lo más grave de todo es que mientras todo esto ocurría, veíamos cómo se compraban barbijos a sobreprecios, vencidos, a más de 3 mil pesos, como había dificultades con algunos hoteles que fueron contratados para aislar a aquellos turistas que llegaron durante los primeros días de marzo y poder someterlos al aislamiento preventivo. Mientras tanto había un reclamo muy profundo de la comunidad educativa, de los trabajadores de la Ciudad de Buenos aires, de los comedores, de las organizaciones sociales, desde las organizaciones efectoras y preventoras de salud, aquéllos que están en el territorio.
La verdad es que es muy preocupante y no hay otro camino que el de responsabilizar directamente al Gobierno de la Ciudad y al Jefe de Gobierno de esta situación que no tomó cartas en el asunto, por más que hayan dimensionado. Han tenido una actitud deplorable y casi canalla porque no se puede plantear que hay que lavarse las manos cuando durante casi 10 días el Barrio Carlos Mugica estuvo sin servicio de agua potable.

-¿Hubo alguna autoridad del gobierno porteño presente en la conferencia de prensa?
 No, absolutamente nadie. Hubo compañeras y compañeros de organizaciones sociales, territoriales, legisladores del Frente de Todos, no hubo nadie del Gobierno de la Ciudad y por el contrario esta es una demanda que nosotros, desde el Comité de Crisis vamos a potenciar, articular, y a esta altura tratar de garantizar la asistencia alimentaria, la infraestructura que pueda resguardar sobre todo a los más chicos, a una población que está viviendo situaciones de zozobra, angustia, incertidumbre, al igual que los demás barrios de la Capital, en el Bajo Flores, es decir, en todos los sectores más vulnerables que tiene la sociedad de la Ciudad de Buenos Aires.

-Lxs compañeros que hablaron, durante la transmisión que hizo Radio Gráfica, decían que no buscaban culpables sino soluciones. Estuvieron 12 días sin agua. ¿Volvió en todo el barrio? ¿Qué dijeron los vecinos?
 Sigue habiendo un vasto sector del barrio con dificultades para acceder al agua. No sólo el agua. Por más que haya una intencionalidad desde Aysa de poder abastecer, las calles son angostas, la asistencia que dan de manera intermitente, del gobierno de la Ciudad, del Ministerio de Desarrollo del Gobierno de la Ciudad, no puede acceder al abastecimiento en el primer piso. Hay construcciones verticales, entonces, con la dificultad que implica requerir de una presión considerable para que haya acceso a ese elemento básico, esencial para garantizar la vida, estamos hablando del agua, concatenado con la necesidad alimentaria, son cuestiones básicas y elementales.
El Gobierno de la Ciudad va a quedar en la historia como uno de los responsables más trágicos de la Pandemia. Quizá habría que revisar en los libros de historia y compararlo con aquella etapa en que Buenos Aires tuvo que transitar la fiebre amarilla. Me parece que estamos ante la posibilidad de torcer el rumbo. Las organizaciones, los movimientos sociales, no podemos reemplazar al Estado, un Estado que ha decidido innegablemente tener una actitud ausente, de abandono y desidia.

-El compañero y colega Lucas Molinari, de Radio Gráfica preguntó a lxs presentes quiénes eran los funcionarios responsables y nombraron al secretario de Integración Social y Urbana de la Ciudad, Diego Fernández, que justamente en 2018 les prometió que la infraestructura del barrio iba a ser igual a la de CABA. También se refirieron al subsecretario de Integración Social y Económica, Tomás Galmarini.
 Diego Fernández era responsable del programa de urbanización que estaba planteado en la Villa 31, en el Barrio Carlos Mugica. Es el responsable del desmantelamiento de la Subsecretaría de Programación que había ahí, donde había compañeros de ATE organizando, justamente denunciando ese tipo de cosas porque hay que decirlo. El crédito del Banco Mundial, hay desembolsos de más de 150 millones de dólares destinados al proyecto de urbanización del barrio. La verdad que esto ha ocurrido y hay que interpelarse, desde dónde están esos recursos, adónde fueron destinados, el funcionario Diego Fernández desmanteló todo el área, no solamente despidió a la totalidad de los trabajadores que estaban organizados, vaya casualidad en ATE Capital, despidió a toda la Comisión Interna, es decir, desmantelar el área, que fue una decisión del Gobierno de la Ciudad para este Programa de Erradicación y reinserción del barrio.
Ése es uno de los principales responsables. Lo que estamos diciendo los compañeros de todas las organizaciones es que Horacio Rodríguez Larreta es responsable de la tragedia de tener varixs compañerxs fallecidxs y de lo que ocurra de aquí en adelante, porque no es que el gobierno de Larreta asumió hace poco, porque el macrismo, y Horacio Rodríguez Larreta es Mauricio Macri, lleva más de una década gobernando la Ciudad, administrando la ciudad, uno de los distritos más ricos de la Argentina y con un nivel de desigualdad estructural y no han hecho absolutamente nada para modificarlo.

-Nacho Levy también también se refirió al subsecretario de Atención Primaria, Ambulatoria y Comunitaria de la Ciudad, Gabriel Battistella, quien les había prometido una vivienda, a Ramona Medina y a su familia, en 2016. Cabe recordar que ella era diabética insulino dependiente, una de sus hijas también y otra, con discapacidad.
 Es así. Hay una rotación de funcionarios intermitentes. Uno a veces se pregunta si es parte de un dispositivo de cinismo, de perversión. La verdad que jugar con la vida de compatriotas, de sectores tan vulnerables, en un momento tan difícil, creo que uno puede compararlo solamente con lo que está ocurriendo en Chile con (Sebastián) Piñera, en Brasil con (Jair Messias) Bolsonaro, en uno de los distritos más ricos de la Argentina, con una desigualdad estructural tan profunda y aunque de manera coyuntural uno podría decir ‘bueno, descomprime la situación, asiste a los sectores más vulnerables’. No, tiene desprecio por la salud, por la educación, con los sectores sociales que están más postergados y en definitiva y sin lugar a dudas, por estas razones tiene que plantearse en la Ciudad de Buenos Aires un gravamen impositivo, para que tengan que tributar aquellos sectores sociales onerosos, opulentos, ociosos, dueños de la riqueza y que pueden someterse a un aislamiento. Ese gravamen tiene que permitir priorizar políticas destinadas a los sectores más vulnerables. Cuando lo haga Rodríguez Larreta, quizás haya un segmento de la sociedad porteña que hay que interpelar y fundamentalmente una clase política, social, que pasada toda esta situación se van a decantar niveles de responsabilidad y complicidad, además del blindaje mediático que de alguna manera intentan invisibilizar esta situación. Pero, por suerte, tenemos otros dispositivos, y entre ellos los distintos medios de comunicación de nuestra central que de alguna manera permiten visibilizar lo que está pasando hoy en la Ciudad de Buenos Aires.

-Las viviendas que dicen lxs compañerxs, ubicadas a 500 metros del Barrio Padre Mugica, podrían dar solución momentánea para paliar la emergencia en el marco de la pandemia.
 Sí, están a escasos metros, yendo para Salguero. Es una estructura edilicia, que tranquilamente podría descomprimir la situación de este volumen de habitantes, que ya están contagiados, para poder garantizar cierto aislamiento. Lo que hablábamos al principio, detección, separar los niveles de contagio, tratar de aislar, romper de alguna manera la propagación del contagio.
Hasta ahora no hay ningún tipo de respuesta, y no sólo eso, también el reclamo urgente de asistencia alimentaria. El mismo gobierno que deja con desidia y abandono, que dice que asiste, del mismo modo, con el mismo cinismo que con lo de las viandas educativas, las viandas destinadas a chicxs, familias de madres, padres, que están deambulando, recorriendo escuelas, haciendo colas para poder recibir una vianda para poder alimentarse, y esa misma emergencia está en los barrios.
Son cuestiones con múltiples factores que hay que abordar rápidamente y con mucha urgencia porque sino esto se va a agravar y nos va a obligar a tomar decisiones más profundas.

-Aquellas viviendas, ¿fueron construidas especialmente para el barrio o tienen otro destino?
 Son viviendas de un programa de urbanización. Lo que pasa es que se construyen, no se adjudican, es parte de lo que reclamaba Ramona. ¿Cómo se plantea un plan de urbanización? Están ociosas, y en emergencia hay que destinarlas rápidamente para descomprimir la situación y el foco de contagio y de emergencia que hay dentro del Barrio Padre Mugica.

-Desde CTA Ciudad de Buenos Aires están participando activamente y van a sumarse entonces a esta mesa de trabajo que pide el Comité de Crisis del Barrio Padre Mugica, junto con autoridades de CABA y nacionales.
 Sí, desde la Mesa de CTA Ciudad se está participando, articulando con compañeras y compañeros nucleados dentro del Frente Barrial de CTA, tratando de canalizar, de tener un canal de transmisión de las distintas realidades que hay en los barrios. Es muy preocupante en todo sentido. Crisis socioeducativa, sociosanitaria y social que ya no se puede tapar. Es como querer tapar el sol con las manos, que es imposible, y digo lo que repito siempre, Horacio Rodríguez Larreta es responsable de aquí en adelante de lo que ocurra en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en esta coyuntura, en este contexto de Pandemia. Ya es responsable desde hace mucho tiempo, porque es el mismo gobierno que mientras quería hacer negocios inmobiliarios, que proponía juntar en un solo edificio, en un solo hospital, meter cinco hospitales monovalentes. Detrás había un negocio inmobiliario muy importante y estamos convencidos que en el mismo esquema está este nivel de desidia y abandono de una zona que sin lugar a dudas, es una zona en la que hay mucho interés económico, hay negocio inmobiliario en puerta, en desprecio de la vida, de la sociedad, de los más débiles.
Es un gobierno muy fuerte con los más débiles y más débil con los poderosos.