El 25 de Mayo: unidos, solidarios, fraternos y libres

En declaraciones a la AM 740, Carlos Girotti, ratificó la voluntad de realizar un banderazo en la próxima fecha patria.

Durante el programa “Volver a las 17”, que conduce Leonardo Cofré en Radio Rebelde, nuestro Secretario de Comunicación manifestó:

Como Secretario de Comunicación de la CTA de los Trabajadores, quisiera transmitir aquello que suponemos debería ser una voz diferente, en el sentido de que todo lo que tiene que ver, y se vincula con la pandemia, pareciera ser que oculta, que invisibiliza, deja de lado, subordina, un aspecto central de la cultura de nuestro pueblo y de nuestra clase, la clase que vive del trabajo propio y no del trabajo ajeno. Y ese aspecto es, ni más ni menos, la solidaridad.

Es conmovedor, realmente, ver, participar, asistir, cuando el Frente Barrial de la CTA, en distintos lugares del conurbano bonaerense y en distintas regiones del país, acomete la tarea de organizar los comedores, los merenderos, distribuir los alimentos, garantizar que los más chicos y los más veteranos tengan acceso a una ración mínima y elemental de comida en una situación en la que es materialmente imposible conseguirla. Estamos hablando de compañeras y compañeros, de familias enteras, que no tienen posibilidad de ir a un supermercado, llenar el changuito y retirarse con la comida para toda la semana como ocurre con otros sectores de la población.

También se da, a nivel de otros gremios de nuestra Central, el caso de los Telefónicos, la solidaridad como bandera. Los telefónicos, siendo trabajadores esenciales, en virtud de la necesidad de la comunicación en tiempos de pandemia, también han desarrollado y desarrollan continuamente una tarea solidaria. Son compañeros esforzados, porque al tiempo que realizan las tareas técnicas, que cuidan que las comunicaciones funcionen de la manera más afiatada y eficiente posible, al mismo tiempo, digo, se afanan por llegar a los lugares más humildes, más vulnerados, no quiero decir vulnerables, porque son vulnerados por la codicia, por la mezquindad, por la brutalidad del capitalismo más salvaje del que se tenga memoria, y que los arrincona en la miseria, en el olvido, en la subordinación. Allí están los trabajadores telefónicos, el Frente Telefónico que integra nuestra Central.

Y qué decir, o qué no decir, de las docentes y los docentes que, en todo el país y en todas y cada una de las escuelas, son parte activa, sujetos protagónicos de la distribución de alimentos a las familias que integran la comunidad educativa de cada escuela en particular; que sostienen la actividad escolar, mostrando un compromiso que, en tiempos de pandemia, repito, resulta encomiable.

Y las y los estatales, para seguir con la enumeración, aquéllos y aquéllas que trabajan en los hospitales, en el frente de lucha más avanzado de lucha contra la pandemia, poniendo en riesgo su propia salud y la salud de su propia familia. Esto hay que decirlo con toda claridad. El personal que trabaja en los hospitales públicos, sean estos provinciales, municipales, o los pocos que hay a nivel de Nación, es gente esforzada, sacrificada, que no duda un instante en acomodarse el barbijo y salir a pelearle a la pandemia con las únicas armas que tiene, que conoce, que son las de la solidaridad, la fraternidad y la experiencia profesional de la tarea que realizan, aun cuando en la mayoría, en la abrumadora mayoría de los casos, carecen de los elementos indispensables para protegerse del avance de la pandemia, cuando tratan con enfermos, cuando tratan con personas que están contagiadas, infectadas o, simplemente, cuando tienen que hacer los chequeos correspondientes.
Quiero decir, entonces, que hay una actitud que recorre el espectro de los trabajadores y trabajadoras, en tanto que movimiento organizado, que es necesario poner de relieve.

Estamos en las vísperas del 25 de Mayo y nosotros queremos que este 25 de Mayo, cada una de nuestras compañeras, cada uno de nuestros compañeros, en el lugar donde esté, aun en su propia casa, pueda hacer flamear la celeste y blanca, pueda recuperar para sí y para los demás un mensaje de solidaridad, un mensaje de soberanía, de independencia y, sobre todo, la determinación de pelear contra una crisis que supone una crisis dentro de la crisis. Porque la pandemia -digámoslo de una vez para todos- la pandemia es una crisis dentro de una crisis global que nos impone la financiarización del capital, esta brutalidad salvaje que supone que en una milésima de segundo, simplemente pulsando la tecla enter de una computadora, se desplacen de una cuenta bancaria a otra miles y miles de millones de dólares.

Esa gente ha provocado la gran crisis mundial, sino no sería pensable que en los Estados Unidos, en el corazón duro, de hierro, inoxidable, de este capitalismo brutal, haya miles y miles de muertos, miles y miles de contagiados, más de 35 millones de desocupados, y tengan un presidente que no duda en mandar a la muerte, a decenas de miles de conciudadanas y conciudadanos, simplemente por esgrimir un argumento en defensa de lo que es la ganancia para el capital. Lo mismo pasa con Bolsonaro, para poner otro nombre.

Nosotros contamos en la Argentina con un gobierno nacional, popular, que desde el primer momento ha enfrentado con valentía, determinación y, sobre todo, con una conciencia extrema de la responsabilidad política y social que tiene, y ha dado una respuesta que, creemos, la mayoría de la sociedad le reconoce, respeta y acompaña.

Entonces, en el marco de este 25 de Mayo, nosotrxs, las mujeres y los hombres de la CTA de los Trabajadores, queremos decir esto: salgamos con nuestras banderas a los balcones, a la puerta de calle, hagamos un gran aplauso, aplaudámonos a nosotrxs mismxs, por la pelea que estamos dando, impidamos que el egoísmo, la mezquindad, esta brutalidad del sálvese quien pueda, reine y gobierne en aquellos lugares en donde todavía el Estado no ha podido llegar. Porque estamos hablando de un Estado que ha sido eviscerado durante los cuatro años del macrismo.

Quien les habla, que es un trabajador estatal de la Ciencia y la Tecnología -mi lugar de trabajo es el Conicet, y con orgullo lo digo- es un lugar en donde se pelea a brazo partido contra la pandemia. Desde este lugar, pues, me permito convocar a todxs lxs compañerxs y decirles: Estamos unidos, no olvidemos esto. Somos solidarios, hemos recuperado lo mejor de nuestra fraternidad en nuestra historia, en nuestra memoria de luchas históricas y hoy lo estamos poniendo en práctica, y lo vamos a hacer el 25 de Mayo con la celeste y blanca en alto, como corresponde.-