Congreso por la Producción y el Trabajo provincia de Corrientes

Por la Soberanía de la Cuenca del Guaray. Del 29 de junio al 12 de agosto de 2021.

Declaración

9 de Julio de 2021

Desde el Congreso Provincial de la Producción y el Trabajo por la Soberanía de la Cuenca del Guaray reivindicamos la Declaración de Independencia económica realizada desde Tucumán el 9 de julio de 1947, iniciando con ella, el proceso constituyente que culminó con la aprobación de la Constitución de 1949.

De la Soberanía política, independencia económica y Justicia Social de los pueblos. De los Derechos laborales y sociales de las y los trabajadores; de la función social de la Tierra; y, de la Comunidad Organizada por la ciudadanía popular.

Constituyente identificada con el proyecto histórico del Congreso de los Pueblos Libres del 29 de junio de 1815 donde nuestra región de la Cuenca del Guaray compuesta por seis provincias, Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba y la Banda oriental del Uruguay, declaró la independencia de todo poder extranjero, aprobando el sistema político republicano democrático federal con la Soberanía particular de los pueblos unidos en Confederación; y la primera Reforma Agraria de América Latina con el Reglamento de Campaña.

Proceso constituyente que revive con la lucha de los pueblos en este tiempo del Siglo XXI, logrando derrotar al proyecto ALCA del imperio de EEUU, con su pretensión de neocolonización liberal a todo el continente americano. A partir de aquella III Cumbre de los Pueblos de América de noviembre del 2005 en Mar del Plata, asumimos el gran desafío de realizar el sueño de la Patria Grande, con una segunda y definitiva independencia de nuestros Pueblos.

Durante una década logramos avanzar con UNASUR y hasta la CELAC en la descolonización de los estados. Aunque fue parcial, se logró realizar reformas constitucionales con un nuevo sujeto social ciudadano, de cultura mestiza, plurinacional, de trabajadores, campesinos e indígenas.

Pero, la contraofensiva imperialista, de violencia antidemocrática, atacando la conciencia popular, con la manipulación cultural del neoliberalismo individual extremo; de la competencia de todos contra todos, que incentiva el egoísmo, al envidia y el odio en las sociedades; que profundiza las desigualdades sociales, el empobrecimiento y la miseria humana; llevándonos a la degradación moral, destructiva de la convivencia política social.

Contraofensiva neocolonial planificada, que se expresa en los grandes medios de la (in) comunicación y de la desinformación. Pero, con un arma institucional, el poder Judicial, representado por la Corte Suprema de Justicia, el Superior Tribunal de Jujuy y la justicia correntina, que atenta contra la democracia; convirtiéndose en el instrumento de tortura política, cuyo objetivo es el quiebre ético de la dignidad humana. Estos dos instrumentos son los ejecutorios de la estrategia del “lawfare”. No hay posibilidad de soberanía popular sin democracia y no hay democracia sin restitución de la justicia basada en la recuperación de la ética política y social.

Por ello, ratificamos nuestra lucha por la soberanía de los pueblos de la Cuenca del Guaray. Reafirmamos la profundización de nuestra acción, definida por la recuperación de la:

• Soberanía de los servicios públicos, del agua y la energía; el transporte, de la totalidad de nuestros ríos de la Cuenca; del desarrollo tecnológico imprescindible para derrotar al gran instrumento de la disputa cultural, de descolonización de la consciencia popular. En nuestro Alto Paraná seguiremos avanzando en la recuperación del Estado en cuanto al control de las vías navegables, dragado, señalización y tráfico.

• Soberanía territorial, para comunidades organizadas por el nuevo sujeto social ciudadano, por nuestros pueblos libres. Comunidades productivas y culturales de las y los trabajadores, que nos garanticen la soberanía alimentaria. Para ello, nos convocamos al reinicio del plenario del Congreso de la Producción y el Trabajo de la Provincia de Corrientes, con proyección regional, para el día 14 de julio; para seguir avanzando en proyectos concretos encaminados al logro de la soberanía popular.

• Nada será posible si no recuperamos el funcionamiento ético de la Justicia. La independencia económica será viable en la medida que terminemos con la planificación sistemática del “lawfare” y sus responsables sean castigados de acuerdo a la Constitución y las Leyes, para que no sigan haciendo daño al conjunto social.

Debemos, no solo repudiar sino, condenar a los genocidas de ayer y de hoy.

¡¡¡Libertad a MILAGRO!!! Y a todos los presos políticos.