Colocación de baldosa en el Ministerio del Interior

Con la presencia del presidente de la Nación, Alberto Fernández, y del ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, la CTA participó de la actividad convocada por la Junta Interna y el cuerpo de delegadxs de ATE, donde se emplazó, en la puerta del Ministerio del Interior, una baldosa en homenaje a Roxana Verónica Giovannoni y Gustavo Américo Varela, trabajadorxs de dicha cartera detenidxs desaparecidxs por la última dictadura cívico militar.

Durante el acto en 25 de Mayo 101, a metros de la Casa Rosada, participaron referentes de los organismos de Derechos Humanos, Barrios por Memoria y Justicia, integrantes del Espacio para la Memoria de la ex ESMA e HIJOS Capital. También estuvieron presentes familiares de lxs trabajadrxs desaparecidos: El hijo de Gustavo Américo Varela, Martín, quien compuso una canción en homenaje a su papá y que se escuchó a través de los parlantes mientras descubrían la baldosa. Y por parte de Roxana Verónica Giovannoni, participó la sobrina, María, quien leyó al micrófono un escrito de su tía que recibió entre una serie de documentos.

Roxana Verónica Giovannoni era trabajadora del Ministerio del Interior, estudiante de Medicina y militante de la Juventud Universitaria Peronista (JUP). El 28 de febrero de 1977 fue secuestrada en la vía pública, en la zona de Villa Urquiza, en un operativo ilegal de detención y posterior desaparición forzada. Tenía 23 años. Por testimonios de ex detenidos y detenidas su caso fue incluido en causas judiciales en las que se investigaron, juzgaron y condenaron delitos de lesa humanidad. Gustavo Américo Varela, trabajador del Ministerio del Interior, en la Dirección de Asuntos Jurídicos. Estudiaba Derecho en la UBA y militaba también en la JUP. El 16 de junio de 1977 lo secuestraron en la vía pública, en Capital Federal. Tenía 28 años. Militó en el Movimiento Social Cristiano y desarrolló su militancia social en los barrios populares compartiendo las propuestas del Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo, junto con el Padre Carlos Mugica. Fue docente en la Facultad de Derecho y empleado de la Justicia. Desde la Dirección de Asuntos Jurídicos del Ministerio del Interior realizó una labor silenciosa y solidaria que consistió en borrar de los listados los nombres de compañeros y compañeras investigados y que podían ser secuestrados.

Con la voz entrecortada, Martín Gustavo Varela, hijo del trabajador desaparecido, relató a lxs presentes: “Yo tenía un año y medio cuando desapareció mi viejo, no lo llegué a conocer. Para mí lo que pasó fue una injusticia muy grande, que alguien por creer, por ideales, por justicia social, haya tenido que desaparecer. Un día se fue de casa y nunca más volvió con nosotros. Estos actos, a pesar de ser difíciles, son importantes. Es importante recordar y que esto no vuelva a pasar. Que sirva un poco para que no se vuelva a repetir nunca más”.

A continuación, la sobrina de la trabajadora desaparecida, María, de 32 años, nacida con posterioridad al secuestro de Roxana Verónica Giovannoni, leyó una composición que escribió su tía cuando tenía 9 años titulada ’Si yo tuviera un palacio hecho de piedras blancas’. En ese momento, salió el sol que iluminó su rostro y leyó: “Me gustaría tener un gran palacio en el cual vivieran hadas y yo ser una de ellas. Poder entender el lenguaje de los animales, plantas y todas las cosas buenas que tiene la naturaleza. Ayudar a los animales a ser felices, curar los dolores físicos y espirituales de las personas y así hacer una gran obra de caridad, la cual hasta nosotros mismos podamos hacernos, y que en ese palacio sólo exista la verdad, la justicia y el amor”.

Una de las principales impulsoras de esta iniciativa, Soledad Santellan, delegada general de ATE en el Ministerio del Interior, miembra del Consejo Directivo de Capital y responsable de Área SINEP (Sistema Nacional de Empleo Público) de ATE Capital, contó que comenzaron a pensar en la confección de la baldosa durante la pandemia, cuando se empezó a investigar y a entregar los legajos de las y los compañerxs detenidxs desaparecidxs. “Fue una tarea colectiva. La baldosa la construimos entre los trabajadores y las trabajadoras del Ministerio del Interior con lxs integrantes de Barrios por Memoria y fue muy emotivo. La idea es conmemorar a estxs trabajadorxs que eran parte del movimiento obrero, de ese colectivo que resistió como resistimos nosotrxs al macrismo”. Al lado de la baldosa de Giovannoni y Varela había otra que colocaron en el 2018 en homenaje a Elena Graciela Vacas, ’Pepa’, militante popular detenida desaparecida el 21 de abril de 1976.

“No eran solamente militantes políticos. Eran compañeros y compañeras que brindaron todo en un marco solidario y que hicieron todo lo que estaba a su alcance para poder generar situaciones de vida digna, que eligieron el camino de la resistencia”, expresó nuestro secretario general adjunto y titular de ATE Capital, Daniel Catalano, y agregó: “Eran revolucionarios y revolucionarias que soñaban con una Latinoamérica libre de capitalismo, que dieron su vida por un proyecto político”.

Nuestro dirigente estatal se refirió también a los discursos demonizantes y negacionistas. “En este momento en que parece que la única palabra que va avanzando es la de la derecha, donde se nos quiere demonizar por nuestra pertenencia y se vandalizan nuestros ex centros clandestinos de detención recuperados por los organismos de derechos humanos, que abrieron la puerta para que todos y todas podamos llenarlos de vida, en una Argentina donde parece que esa derecha viene con mucha prepotencia, le decimos que acá hay compañeras y compañeros que estamos dispuestos a dar la vida por un proyecto político. Y que lo demostramos también porque tanto Wado como Alberto fueron a recuperar a nuestro hermano Evo Morales. No solamente lo protegieron en nuestro país, generaron las condiciones para que vuelva la democracia en Bolivia y lo llevaron también abrazándolo a cruzar a Bolivia para recuperar esa dignidad colectiva que él había construido”.

“Por eso, que no nos engañe la derecha. Que el discurso de los ’libertarios’ no se apropie de nosotros y de nosotras. Por eso, todo nuestro piberío tiene que levantar la bandera de los 30000, porque son esas las banderas las que levanta nuestro gobierno. Por eso estamos acá con nuestro Ministro del Interior, con nuestro Presidente de la Nación, con los organismos de Derechos Humanos, con nuestras compañeras nietas restituidas por la pelea de todos y todas, con los hijos y con las hijas. Y nos sentimos realmente orgullosos de esas banderas porque son nuestras y vamos a dar todo. No vamos a especular, no nos vamos a guardar, porque sabemos que tenemos todo para perder si nos descuidamos. Y vamos a acompañar a este hombre (por Alberto) a ir a los sótanos de la Justicia a darlos vuelta y a poder generar condiciones que nos permitan vivir en una Argentina para todos y todas”, concluyó Catalano, vitoreado por los compañeros y las compañeras de ATE Verde y Blanca, con sus remeras negras con las consignas de ’Paz, Pan y Trabajo’ y ’Son 30000’ .

El dueño de casa, Wado de Pedro, también hijo de desaparecidxs, contó que Gustavo, además de ser empleado del Ministerio del Interior pasó por la Facultad de Derecho de la UBA y había sido compañero de su padre en la lista de los Judiciales desaparecidxs y en la lista de los estudiantes de abogacía desaparecidxs. “Quedate tranquilo que lo conociste - le dijo a Alberto, egresado de la misma universidad -. Ese año y algo, seguro que lo conociste. Estos compañeros transmitieron mucho, y un montón de compañeros y compañeras, que son puente con nuestra generación, que hoy están vivos, y que seguramente te han comentado. Esas personalidades fuertes, esas ideas, esos sueños, y nuestros famosos 30000 están vivos en los sueños y están vivos en una patria justa y soberana”.

“Nada es más importante que no olvidar”, subrayó Alberto, quien aceptó la invitación de Wado y se acercó luego de haber participado en la reunión del Consejo Económico y Social en el Centro Cultural Kirchner. “Si nosotros sufrimos la tragedia que sufrimos y dejamos que otros tergiversen la historia, sean negacionistas del horror que vivió la patria y nos ganan imponiéndonos el olvido, nosotros no tendremos perdón de Dios. Por lo tanto, cada vez que en Buenos Aires, en cualquier lugar de la patria, alguien ponga una baldosa como la de hoy, que recuerdan a Roxana y a Gustavo, allí hay que estar, porque son parte de los 30000 que no sabemos donde están y que todavía siguen reclamando Verdad y Justicia”.

“Esto no es un eslogan político nuestro, es una convicción. Yo no olvido el día que Néstor me llevó a su despacho y me dijo ’arreglá con el Almirante Godoy y andá a ver la ESMA. La vemos a recuperar’. Y allí fui solito y por primera vez entré a ese lugar, que era un lugar de horror para todxs nosotrxs. Y cuando me llevaron a ver el Casino de Oficiales, donde funcionaba ’capuchita’ y vi lo que era ese edificio me di cuenta de que nadie de los que estaban ahí podía ignorar lo que estaba ocurriendo. No estoy pidiendo venganza, ninguno de los que estamos acá estamos pidiendo venganza. Pedimos Justicia. Pero antes, pedimos algo más importante: Memoria. Recordar cada día, que hubo una Argentina en donde los que pensaban, por el hecho de pensar, podían terminar como terminaron Roxana y Gustavo. Que no pasaron por esta tierra sin dejar huella. Hoy los estamos recordando. Ellos militaban en la JUP cuando yo militaba en la UES, no tuve el gusto de conocerlos”, aclaró Alberto y agregó: “¿Qué tenía esa generación maravillosa? Tenían por sobre todas las cosas convicciones. ¿Qué querían? Querían por sobre todas las cosas Justicia. ¿Qué soñaban? Libertad. Demasiados pecados para los conservadores de este mundo. Por cada uno de ellos, por Gustavo, por Roxana, ¡Presentes! ¡Ahora y Siempre!

Participaron también la nieta restituida Victoria Montenegro, diputada de la Ciudad por el Frente de Todxs y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos en la Legislatura porteña; Graciela Lois, integrante de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas y militante de la JUP en Arquitectura en los 70; Silvina Batakis, secretaria de Provincias; la vocera presidencial Gabriela Cerruti. Por la CTA de les Trabajadorxs participaron el secretario de Organización, Gustavo Rollandi; el secretario de Comunicación, Carlos Girotti; el secretario de Relaciones Internacionales de la CTERA y de Finanzas de la CTA, Eduardo Pereyra; el secretario general adjunto de CTA Ciudad y secretario Administrativo de ATE Capital, Juan Manuel Sueiro, entre otros compañeros y compañeras.

Foto número 21: Presidencia de la Nación