Axel Kicillof: “Lo que se viene necesita un pueblo unido, organizado, con trabajadores discutiendo movilizados, activos”

Intervención del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, durante el Congreso Ordinario y Plenario Nacional de Delegadxs de la CTA y el acto en conmemoración de los 16 años del No al ALCA en Avellaneda.

“Buenas tardes CTA, buenas tardes trabajadores y trabajadoras, buenas tardes Avellaneda. Qué lindo poder compartir este Congreso con ustedes. Quiero empezar, aunque hizo lo imposible por acompañarnos hasta el final del acto, dándole un inmenso aplauso al compañero Rafael Correa, de Ecuador, un patriota de su patria y de la nuestra.

Agradecerle a Hugo, a Robi, a Sonia, a los compañeros y compañeras de la CTA por esta invitación, a Alejo, a Magda, a Jorge, por recibirnos de nuevo en Avellaneda. Miren, se ha hablado mucho de la unidad, se ha discutido mucho de qué se trata esta etapa y este gobierno. Cuento a cuatro ministros del gobierno nacional, tres ministros del gobierno provincial, el intendente, la compañera jefa de Gabinete, Nación, Provincia, Municipio. Invencibles.

Primero quería hacer un comentario sobre ese video que vimos. Tal vez por lo que nos costó como sociedad, como pueblo, llegar a un momento así de nuevo, un momento donde nuevamente nos podamos encontrar, reunir, discutir, podamos vernos la cara, sentir el calor de los compañeros y compañeras después de esa época tan difícil de la pandemia.
Vengo ahora justamente de Mar del Plata. Tal vez por eso y por lo gigantesco que es lo que ocurrió hace 16 años en Mar del Plata. en la República Argentina, donde Latinoamérica, la Patria Grande se paró, se puso de pie y le dijo a las principales potencias eso es tuyo, pero esto es nuestro. Tal vez por eso sea tan emocionante poder compartir esas imágenes, pero lo que importa no es el sentimiento, la nostalgia de las imágenes que vimos. Lo importante es que esas imágenes, y eso que ocurrió hace 16 años definen nuestro presente y defina eso mismo nuestro futuro.

Compañeros y compañeras, nunca más oportuno una reunión de los trabajadores en ocasión de la conmemoración del NO al Alca, porque hoy en la Argentina estamos enfrente de una situación también complicada, que tiene que ver con lo que recién mencionaba Hugo, con la deuda con el FMI que nos dejaron Macri, Vidal, que nos dejó Larreta, que nos dejó Santilli, que nos dejaron después de cuatro años de entrega, de endeudamiento. Es ahí, no es solo como una postal del pasado que importa lo que ocurrió hace 16 años. El presidente de la Nación, Alberto Fernández, dijo que no nos van a ver arrodillados negociando con el Fondo Monetario Internacional. Ahí está vivo el espíritu del NO al Alca, ahí hay un pueblo que comprendió que no era una vez sino para siempre.

Es importante también esta reunión, la deliberación, la discusión y la reflexión en la coyuntura en la que estamos. No sólo porque en poquitos días se produce una elección. No solo porque en poquitos días estamos ante ese momento sagrado, donde de nuevo nuestro pueblo se expresa democráticamente, sino porque venimos, decían recién, de dos años muy difíciles de pandemia. Venimos de haber hecho un esfuerzo extraordinario. Venimos de haber contrarrestado un día después del otro, esa campaña de boicot, de desánimo, de miedo y de incertidumbre con la que se opusieron a los cuidados primero, a la vacuna después, y a las medidas que estamos tomando. Compañeros y compañeras, estamos en un momento fundamental, en un momento históricamente importante.

Fíjense, nos dijeron que no servían los barbijos, que no servía cuidarnos, que no servía tomar los recaudos, hacer los protocolos. No sé si no esperaban un fracaso o lo querían producir. Lo que sé es que no fue el mercado, no fue esa mano invisible lo que garantizó que durante la pandemia a nuestro pueblo no le faltara una cama, un respirador, atención médica. No fue el Dios del mercado, fuimos los hombres y mujeres de la provincia de Buenos Aires, de la República Argentina, con solidaridad, con conciencia, con esfuerzo, sin egoísmo, tendiendo la mano, fue así que luchamos contra el virus.
De la misma manera que dijeron que íbamos a fracasar, también dijeron que las vacunas eran veneno, dijeron que no servían las vacunas que venían, dijeron que iban a venir el año que viene, dijeron que no se podían vacunar los pibes. Les contestamos nosotros como pueblo que así como no faltó ni una cama, ni un respirador, hoy no le falta una vacuna a ningún argentino, a ninguna argentina, a ningún bonaerense, a ninguna bonaerense. Hubo atención para todos, hubo vacunas para todos y para todas y así llegamos al día de hoy.

No fue magia, no fue un milagro, no fue una casualidad, por eso es importante reflexionar hoy. Por eso es importante reunirse hoy. Por eso es importante discutir hoy, por eso la importancia de este congreso y sobre todo la importancia está en generar más organización política, más construcción política. Lo que se viene necesita un pueblo unido, un pueblo organizado y eso se hace con los trabajadores y con las trabajadoras, discutiendo movilizados, activos y eso era imposible sin este trabajo y sin ese esfuerzo que se hizo. Esto era imposible hoy sin una cantidad de vacunas que supera ya a algunos de los países más ricos y desarrollados del mundo.
Ha sido un esfuerzo enorme, pero quiero decir que el problema no es solo la pandemia. Quiero decir que lo que estamos discutiendo hoy, que es lo que hace crucial a este momento histórico, es que nosotros no venimos únicamente como pasa en todo el planeta, de dos años de lucha contra una epidemia desconocida y mortal. Venimos además de cuatro años anteriores de saqueo de nuestra patria, de destrucción de nuestra provincia. De pelea contra la educación pública, contra la salud pública, contra las maestras, contra los maestros, contra los trabajadores, contra las trabajadoras. Venimos de cuatro años que se dedicaron a llevar adelante un programa económico, político y social que la Argentina había conocido varias veces. Vinieron acá y llegaron con una estafa electora. Es importante volver a reflexionar sobre eso. Una estafa electoral.

Cuando en el 2015 se presentaron a las elecciones y ganaron esas elecciones, era porque venían con esa cantinela del podemos vivir mejor, del no van a perder ningún derecho, con eso de que iban a subir las jubilaciones, sacar el impuesto a las ganancias, hacer 3000 jardines, invertir en educación, en salud.
Vinieron asesorados, vinieron coucheados, vinieron con consultores, con marketing, con globos y engañaron a nuestro pueblo. Fue una estafa electoral que quedó clara porque desde los primeros días mostraron que venían a aplicar el programa económico del FMI. Vinieron a mostrarnos que eso es lo que querían hacer. Pero escuchen, porque estamos cerca de otra elección y de nuevo vienen a tratar de hacer una estafa electoral en la Argentina y en la provincia.
Hablan como si nunca hubieran gobernado. Les vamos a hacer ver que nuestro pueblo tiene memoria, que sabe quiénes son, qué hicieron, que ya andan con los carteles “Macri 2023”. Quieren volver a hacer una estafa electoral, quieren volver a manotearse el Estado para sus propios intereses, para que propios sectores y están valiéndose de la pandemia.

Por eso digo que no venimos solamente de dos años de pandemia. Venimos de dos años de pandemia después de 4 años de neoliberalismo de Macri y de Vidal. Fueron seis años de peste en la Argentina. Seis años de caída, seis años de problemas y seis años de pérdida de derechos y condiciones. Compañeros, compañeras, en esta elección lo que se discute es cómo queremos salir de esos seis años de crisis de Vidal, Macri, de coronavirus. Qué queremos hacer como sociedad y como pueblo.

Por eso me parece central poder juntarnos de nuevo. Fuimos a elecciones en las Paso con niveles de contagio elevados, con protocolos, con problemas para desarrollar el acto electoral. Fuimos todavía en plena pandemia. Se había intentado correr la elección y que no coincidiera con una situación sanitaria comprometida y no pudo ser en la elección de Septiembre. Fue así que tuvimos que ir a votar con protocolos, que tuvimos que votar sin poder reunirnos, que tuvimos que hacer una campaña electoral con limitaciones, sin contacto, sin poder vernos, sin poder escucharnos, abrazar y recorrer.
Compañeros y compañeras, quedan pocos días, pero gracias a la vacuna las condiciones sanitarias hoy nos permiten hacer lo que tenemos que hacer, lo que hicimos todas las elecciones del campo popular, lo que hicimos siempre, lo que nos gusta, lo que queremos, que no es andar por las redes con los trolls, no es tampoco andar recorriendo canales de televisión, no es tampoco andar con la cibermilitancia. Lo nuestro es otra cosa y lo tenemos que demostrar. Lo nuestro es ir casa por casa, barrio por barrio, fábrica por fábrica, escuela por escuela. Tenemos que hablar con todos, tenemos que entusiasmar a todos, tenemos que convencer a todos, tenemos que explicarles a todos que en esta elección también se juega el futuro de nuestro país y de nuestra provincia.

De la pandemia, de los seis años de crisis, vamos a tener que salir decidiendo para qué lado vamos. Eso es lo que estamos viendo hoy, para qué lado vamos después de seis años de crisis y hay una posibilidad que es la que tenemos que demostrar, que no es la que queremos, la que nos interesa ni la que necesita nuestro pueblo. Nosotros no podemos salir de estar pandemia yendo para atrás y para abajo. Tenemos que salir de la pandemia para adelante, mirando para arriba, mirando el futuro, construyendo el futuro, construyendo una sociedad más justa, más igualitaria, para todos y todas con más trabajo, más educación, más salud Es así como tenemos que salir de esta pandemia.

Ya han dicho que si ganan las elecciones van a tratar de impedir en el Congreso, a través de tomar la presidencia, ha dicho Macri también que si ganan nosotros nos tenemos que ir, sin respetar, como no han hecho nunca, la democracia y sus tiempos, pero miren, ellos ya han dicho que si ganan las leyes que van a pasar y van a llegar con su mayoría en el Congreso, van a ser las viejas de la flexibilización laboral, van a ser las viejas leyes que sacan indemnizaciones, derechos, que saca estabilidad. Ya sabemos, nunca ninguno de ellos, después de gobernar cuatro años ha dicho que estaban mal los tarifazos. Qué esperamos que hagan si tienen mayoría en el Congreso más que empujar y votar por tarifazos. Ya escuchamos que nadie de ellos dijo que estaba mal la timba financiera, la fuga de capitales, el sobreendeudamiento. Usar nuestro Banco de la Provincia de Buenos Aires como una mesa dinero como usaron.
Ya lo han dicho, ya lo vimos, pero pretenden que con la pandemia, con el shock, con la conmoción que nos generó a todos la pandemia, con las pérdidas, con la dureza, con las complicaciones, nos olvidemos de lo que hicieron. Pretenden que no se hable de esos años en los que gobernaron. No hace 20 o 30 años, hace poquito, hace 2 años y si hablamos dicen, “ah, pero Macri”. Por más que digan “ah, pero Macri; ah, pero Vidal; ah, pero Larreta; ah, pero Santilli, no nos vamos a olvidar, ni vamos a dejar de hablar de los desastres que hicieron en la Repúbica Argentina, todas las veces que sea necesario, con toda la complicidad mediática que tengan, de los organismos de afuera, vamos a seguir machacando con lo que hicieron, con lo que dejaron y con lo que destruyeron, porque fueron por nuestras vidas y nuestros derechos.

Por eso hoy, que gracias a la vacunación la economía vuelve a crecer, hoy, que gracias a la vacunación y la baja de casos, tenemos ya niveles parecidos a los de la prepandemia, creo que es clara la agenda que debemos tener. Nunca pensamos que el crecimiento o la recuperación podía ser de cualquier manera. Nosotros necesitamos que ese crecimiento, esa recuperación de la economía, llegue a todos y a todas. No puede ser que unos pocos vivos se quieran quedar con el ingreso de nuestero pueblo. No puede ser que los precios aumenten sin lógica. No puede ser que los medicamentos, los alimentos salgan cualquier cosa. Se quejan si vamos en la provincia de Buenos Aires a controlar lo que es una resolución y entonces es una ley.
Escuchen bien, cuando se trate de cuidarle la vida, la salud, el bolsillo, el bienestar, el futuro a nuestro pueblo, vamos a controlar a quien tengamos que controlar. Vamos a pelearnos con el que tengamos que pelearnos. No tenemos ninguna duda, no tenemos ningún miedo.

Y hablando de tener miedo escuchábamos ayer a Patricia Bullrich decir, osó hablar de algo tan delicado como la salud de la Vicepresidenta de la Nación. Más allá del mal gusto, más allá del odio, más allá de la crueldad que expresa, ha hecho el ridículo de decir que Cristina no se la banca.
Cristina se ha bancado las peores persecuciones, Cristina se ha bancado a los medios, a muchos empresarios, a los intereses extranjeros, a los fondos buitre, que se laven la boca antes de hablar. Por eso compañeros, compañeras, son esas coyunturas históricas donde está en juego el futuro de nuestra patria. No vamos a escatimar esfuerzos, no vamos a reservar nada.
A militar, a militar, a militar, uno por uno vamos a ir a buscar a los compañeros, a explicarles que la solución está del lado del Frente de Todos. Muchísimas gracias, compañeros y compañeras, mucha fuerza, entusiasmo, garra, alegría, felicidad, así vamos a ir a ganar estas elecciones”.