Alejandra Darín: “Perdimos el 52% de los puestos de trabajo con Macri y ahora más con el Covid”

La presidenta de la Asociación Argentina de Actores, Alejandra Darín, fue entrevistada por Antonella Bianco para Subteradio. Entre otros temas, se refirió a la situación económica que atraviesa el sector que representa, producto de la pandemia pero también de las políticas del gobierno de Macri que redujeron en un 52% los puestos de trabajo.

Antonella Bianco: Contanos un poco cuál es la situación que está atravesando el gremio, lxs trabajadorxs actores y actrices, a partir de la situación pandémica y sus consecuencias.

Alejandra Darín: No se puede soslayar la situación de actrices y actores de este hecho extraordinario que el mundo está viviendo que nos somete a vivir momentos muy duros para todos. La falta de trabajo por un lado, el tema de la salud, tanta gente comprometida, tantos contagios, muchas personas que han fallecido lamentablemente, que nos provoca una tristeza básica y en una especie de incertidumbre a todos por igual.
Si nos referimos a lo que tiene que ver con el Sindicato y el trabajo de las actrices y actores, desde el principio de la cuarentena en nuestro país, el trabajo estuvo imposibilitado para todos, en líneas generales. Lo único que se hizo fueron publicidades con un sistema que encontraron, para que lxs actorxs se grabaran en las casas, con sus teléfonos, pero el gran porcentaje del trabajo se paralizó. Nosotros sufrimos dos pandemias, la anterior pandemia ha sido el gobierno de Mauricio Macri, le guste a quien le guste, que nos dejó con el 52% menos de puestos de trabajo. Nuestra actividad, que históricamente tiene un alto nivel de desempleo, ya con lo que hemos vivido durante los cuatro años del gobierno anterior todo es muy duro. Empezó a resentirse toda nuestra estructura y obviamente los salarios de lxs compañerxs, de la posibilidad de trabajar y llevar el alimento a sus casas, a sus familias, y esta especie de golpe de gracia, que espero que no lo sea, de la pandemia y también la necesidad, no está puesto en duda, de cuidarnos, única manera de cuidarnos y evitar que los niveles de contagios y muerte fuesen más altos.
Específicamente, como sindicato tenemos una particularidad que no todos los sindicatos la tienen. Nosotros no tenemos ningún aporte patronal a la estructura del sindicato. Somos los propios actores y actrices quienes mantenemos nuestra estructura, de manera bastante independiente con un porcentaje mínimo del salario que recibimos cuando realizamos un trabajo y también nuestra Obra Social. Al no haber nada de trabajo, sumado el factor tiempo, porque no es solamente la falta de trabajo, sino que cuando comenzó esta situación, todos pensábamos que iba a durar, como algo salido de la ciencia ficción, dos meses. Ya estamos en el año y medio y obviamente agrava la situación muchísimo. Hemos salido desde el primer momento a paliar una situación para la que no estamos preparados ninguno de nosotros a nivel sindicato, gobierno, personal. Se redoblaron los esfuerzos, sin haber dejado nunca de hacer lo que hace un sindicato que es defender los derechos laborales de sus trabajadores y siempre con la esperanza de que esto se termine de una vez por todas.
Ha pasado que en el verano y las vacunas, hubo una especie de volver a empezar con la vida que conocemos. Esos procesos son muy lentos. Son muchos factores, por eso es complicado, pero con la llegada del frío, volvemos a estar en esta misma situación muy preocupados pero básicamente muy ocupados en tratar de solucionar lo que podemos solucionar y lo que no podemos también tratamos de solucionarlo.

A.B.: ¿Cuáles son las iniciativas que desde el Sindicato pusieron en marcha a partir de esta situación extraordinaria? Me parece un datazo importante que muy pocos conocen, lo que mencionaste respecto a que durante la pandemia del macrismo se produjo la pérdida del 52% del trabajo, que hablando siempre de la comunicación, es algo que no sale a la luz. No es que veníamos de una situación ideal más lo que tiene que ver con el ingreso de las latas del exterior y la falta de trabajo que generó durante esos cuatro años. A eso se le suma, como decías, esta situación. ¿Qué iniciativas concretas están llevando adelante desde el Sindicato para poder sostener a lxs compañerxs?

A.D.: En un primer momento, a fines de marzo del año pasado, fue salir a gestionar alimentos con el Ministerio de Cultura, con el Ministerio de Desarrollo Social, la Secretaría de DDHH estuvo dándonos una mano. Esto lleva mucho tiempo y una logística compleja y también embolsar esos alimentos en el sindicato con nuestros compañeros dirigentes, no los empleados, que podían ir, arreglándonos porque no teníamos los permisos de la esencialidad. Con mucho cuidado, siguiendo las reglas que nos bajaban para cuidarnos y cuidar a los demás, ir repartiendo. Se hizo de una manera federal, porque nosotros tenemos delegaciones en el país y ellas llevaron a cabo este trabajo. Luego comenzar a gestionar lo que iba a ser nuevo. No gestionamos para alimento. La tarea normal del sindicato no es esa. Gestionar no solo para los alimentos sino para sostener también el trabajo cotidiano que teníamos, con todas las imposibilidades de reunión. Se cerró el sindicato y comenzamos a aprender, como todos, de manera un poco alocada por momentos a contactarnos y comunicarnos por estos medios. Por los Zoom y todas estas formas que llevan su dificultad. Por un lado es buenísimo porque te permite la comunicación a grandes distancias, pero es arduo y muy aislado y no es lo mismo resolver las cosas de forma presencial.
Luego comenzamos a gestionar los IFES, con el Ministerio de Cultura de la Ciudad una ayuda que salió al toque, por principios de abril que se comenzó a gestionar eso, pero tardó cuatro meses en llegar al bolsillo de los compañeros, una cantidad que era la que se podía. Estar en el trabajo respetando con los protocolos para volver a la actividad cuando todavía no sabíamos cuándo. Tenemos cinco convenios colectivos de trabajo, cinco ramas, cada una de esas ramas es un espacio distinto. Son empresas distintas, cámaras de empresarios distintas y eso lo hace un poco más arduo. Creo que las actrices, los actores, como personas no creo que seamos especiales, sí con respecto a la sensibilidad, a la visión. Lo que tiene características especiales es nuestra actividad, pero en todos los planos, no sólo en el trabajo que uno hace sino es un poco por lo que el sindicato viene luchando, que es encuadrar nuestro trabajo.
En el año 2015 se promulgó la Ley del Actor. Nuestro Sindicato tiene hoy 102 años y recién hace seis años atrás, pudimos tener nuestra Ley del Actor, teniendo convenios colectivos de trabajo y teniendo deberes, y no todos los derechos como tenía el resto de los trabajadores.
Nuestra situación es complicada y hoy por hoy financieramente es muy complicada por el motivo que te comentaba, que nosotrxs, actores y actrices, somos quienes sostenemos la estructura del sindicato con el porcentaje que aportamos y al no tener trabajo es imposible.
Es por eso que estamos muy complicados y sobre todo nuestra Obra Social que sigue dando las prestaciones a lxs compañerxs en este momento tan difícil.